13/08 Tarde primera parte

Tercera grabación del día 13 de agosto de 2011

 

Raúl: Muchos de vosotros ya habréis tenido ideas, pensamientos sobre Dios. Antes hablábamos de Dios, hemos hablado de Dios, quien se comunicó como Eón. Y muchos de vosotros pensaréis y seguro que más de una vez lo habéis pensado ¿quién es Dios? No voy a nivel de nombre, voy a nivel de qué es lo que realiza. Hay muchísima gente que en su vida diaria tiende a echar las culpas a Dios cuando algo no sale, sucede habitualmente. Bueno esto me ha salido bien… Y si sale bien algo, gracias a Dios. Nunca se lo atribuyen a ellos mismos, nunca. ¿Por qué Dios permite tanta miseria, guerra, hambre? ¿Por qué?

Bien, la explicación es muy lógica y esto es algo que la gente no toma en cuenta. Hay culturas, hay religiones en las que se habla de un Dios vengativo, un Dios que por encima de todo guarda rencor y si no haces algo como lo que él dice te castiga. Eso no existe, no existe porque Dios es amoroso, no existe porque Dios quiere lo mejor para cada uno de nosotros y no vamos a entrar a nivel teosóficos, trato de hablar a nivel de lo que aporta Dios a cada uno de nosotros en nuestra vida diaria, ¿qué aporta? Él no interactúa, no él no interactúa. Él es un observador, él observa, pero a su vez crea una ley en la que cada uno de nosotros caemos que es la de la libertad, libre albedrío. Algo que él crea y que incluso él ha de respetar por encima de todo. Y la gente no entiende que Dios es todo amor, entonces caen en culpas hacia él y toda la culpa es para Dios si pasa algo en el mundo. Esta es una idea introductoria sobre lo que quería explicar.

Hay distintos temas y es muy complicado para muchos creer en esa entidad llamada Dios porque para muchos no está demostrado, entonces mucha gente duda, pero hay gente que pese a todas las comprobaciones que queramos hacer antes a medida que vamos hablando de la veracidad de las canalizaciones. La veracidad de las canalizaciones, cuando haces una canalización y más tarde se demuestra. Esto hay mucha gente que pese a todo lo dudan, son escépticos, cierto, pero hay muestras en el día a día de que el plano suprafísico existe, hay muestras en el día a día, pero ellos nunca van a poder creer, pero hay muestras en el día a día. Por ejemplo, una de las muestras más importantes a tratar, que sería con respecto a cómo podemos interactuar cada uno de nosotros con el plano suprafísico, porque podemos, incluso se pueden visualizar entidades y a cada uno de nosotros nos ha pasado, además seguro. Pero es que la gente atribuye todo a la ficción, tenemos el caso de Tolkien como escritor que no ha inventado, ¡ha canalizado! Ha canalizado otro mundo. Sucede habitualmente en escritores o incluso en productores de cine, sucede en muchísimas producciones de cine que la gente ve habitualmente y parecen ficción, pero ya se dice que la realidad supera con creces esa ficción, se ha visto de todo en las canalizaciones; entonces esos escritores de alguna manera están captando la idea que le está transmitiendo su tethán y tenemos muchísimos ejemplos, muchísimos. Siempre parcialmente, porque la mayoría de los escritores ponen una parte de sí ya sea para vender más, porque es así, muchas veces se aporta una parte mágica, una parte sobrenatural, ¿no? Más hollywoodiense tal vez, pero de todas maneras la base está bien canalizada, luego aportan de sí, pero está bien también. Es una muestra de que las canalizaciones existen, es una muestra, porque esos escritores que plasman esas ideas y muchas veces a muchos de vosotros os puede haber sucedido que cogéis un papel, os ponéis a escribir algo, cualquier cosa, una idea, una historia, lo que sea y no dejáis de escribir y no paran de llegaros ideas y escribimos y escribimos y escribimos y cuando llevamos cinco, seis páginas decimos: pero, pero, ¡si tengo para otras veinte! ¿Y de dónde vienen esas ideas? Que alguien lo explique. Evidentemente del Yo superior que nos lo transmite o de cualquier otra entidad que pactamos en ese momento.

J.C.: Eso también se puede llamar escritura automática o así…

Raúl: Sí, dentro de la mediumnidad. A todos nos ha pasado alguna vez, porque a mí me ha pasado antes de canalizar, ponerme delante de un papel, rellenar páginas, páginas, páginas sobre algo teóricamente imaginado, teóricamente, porque para tener uno imaginación tiene que pensar, pero cuando no te da tiempo de pensar y te llegan ideas, ideas, ideas, ideas… Es una canalización, es lo mismo que cualquier canalización telepática a lenguaje hablado como la que habéis visto esta mañana y que volveréis a ver esta tarde de nuevo. Y he podido constatar a lo largo de distintas canalizaciones como ha habido entidades generalmente de los planos dos y tres que desencarnan y aún siendo 100% espíritu tienen un enorme apego y echan de menos una bebida, una comida, un hogar, una persona… Pero sucede en muchísimos, muchísimos espíritus del error y lo podemos ver diariamente. Si siguierais las canalizaciones en vivo –digámoslo- lo podrías ver como hay muchísimos espíritus que al desencarnar, cuando se comunican tienen un apego muy, muy grande, incluso tenemos una canalización de la página de un hombre que recién desencarnó y el espíritu no sabía si quiera que era un espíritu, creía que era un rol, creía que estaba cumpliendo un rol todavía y decía: quiero vino, por favor, vino. No hay vino, le decía, jeje. No hay vino, ¿entiendes dónde estás? Y esto sucede, sucede y lo hemos podido ver en canalizaciones. Y eso sucede habitualmente sobre todo en espíritus del planos 2 y 3 y les cuesta adaptarse a ese rol y luego capaz que viven atormentando a la persona con la que se han dejado algo y viven atormentándola aplicando foco energético, que ahora lo explicamos. Las entidades del error tienden a proyectar mediante foco energético, incluso pueden hacer ver siluetas, imágenes. ¿Qué sucede con los espíritus? ¿Se pueden ver? No, aquellos que digan que un espíritu lo pueden visualizar en forma humana es mentira, el espíritu no se visualiza en forma humana, porque el espíritu es un trazo de luz, entonces si lo intentáramos visualizar solo veríamos un trazo de luz, el resto no existe. Explico, lo que se ve es un trazo de luz, los que ven silueta son foco energético producido por espíritus del error, foco energético, que muchas veces por apego a su anterior rol generan foco para que les vean como en su anterior rol, entonces se les ve igual, pero no son espíritus, es una creación del espíritu, porque el espíritu es un trazo, nada más, un trazo de luz que no podemos visualizarlo, no podemos visualizarlo o no propiamente dicho, pero hay maneras de visualizarlos, hay maneras y nosotros percibimos a muchos. Hay una parte del ojo que es el costado, el rabillo del ojo que puede captar entidades, porque captan lo que no capta la parte frontal. Esto lo podemos ver en un ventilador si pones a toda potencia y las aspas giran, si las miras de frente no las ves, pero por el costado sí, ves como van pasando. Entonces y a más de uno os puede haber sucedido estamos con la vista enfocada en un punto escribiendo lo que sea, de repente vemos que pasó algo. ¡Uy! No hay nada. Bueno seguimos, será mi imaginación, decimos muchos. Lo que se ha visualizado es una entidad en ese momento. Nos ha pasado además a muchos, sucede habitualmente. Entonces sí hay maneras de tener constatada la presencia espiritual, hay maneras, lo que pasa que la gente no se quiere dar cuenta, pero maneras hay. Pero muchas veces subconscientemente pensamos: bueno, esto será imaginación. Y no alcanzamos a darnos cuenta porque estamos en el plano físico, entonces estamos limitados.

Se pueden visualizar espíritus del error, ángeles también. ¿Cómo son los ángeles? No, los ángeles no tienen alas, ni tocan el arpa, no, esto es imaginación, esto es invención o esto es concretamente como mucha gente lo visualiza debido a la necesidad de visualizarlo así, porque los ángeles son trazos de luz también, por lo que es imposible visualizarlos con figura como la nuestra. ¿Por qué lo visualizamos así? Por la necesidad que tenemos de darle a todo una explicación que nosotros podamos entender, entonces es nuestra propia necesidad. Hay muchísimos grupos de contacto angélico que visualizan ángeles o dicen que visualizan ángeles y los ángeles tienen formas muy habituales, son ángeles pero que los adaptan a sus necesidades, porque un ángel es un trazo de luz. Pero también hay elementales, que capaz que muchos no sabéis qué son los elementales, los elementales de la naturaleza que son entidades paralelas a los ángeles que habitan en una vibración muy similar a lo que es el plano 6 angélico, pero que es paralelo, o sea, no se mezclan con los ángeles a nivel de vibración, no es un mismo plano, es un plano distinto, pero que vibra igual que el plano 6. Los elementales de la naturaleza los percibimos como gnomos, elfos… Y lo que sucede es que nosotros los visualizamos muchísimas veces también y los visualizamos con esa apariencia, siendo que también son entidades espirituales como cualquiera. Lo que sucede que los elementales suelen divertirse, generan foco a nivel de diversión como para confundir y eso es lo que sucede mucho con los elementales, lo que pasa que muchos desconocen todo prácticamente sobre los elementales, pero los niños suelen visualizar elementales, como también ángeles y a medida que nos vamos haciendo mayores vamos perdiendo esa capacidad para visualizarlos por el entorno, etc. Y vamos a ir perdiendo la capacidad, pero de pequeños, prácticamente todos nosotros hemos visualizado ángeles y elementales. ¿Alguna duda sobre el tema?

Interlocutor: ¿No encarnan?

Raúl: Los elementales de la naturaleza no encarnan.

Interlocutor: ¿Protegen la naturaleza supuestamente?

Raúl: Los elementales de la naturaleza son entidades que interactúan con la naturaleza en nuestro plano físico y tienen un plano que pese a tener un nivel vibratorio muy, muy similar a ese plano angélico, es un plano que está pegado al plano físico como sucede con el plano 2, entonces es muy fácil que interactúen con el plano físico, interactúan totalmente con el plano físico y de alguna manera se encargan de la naturaleza, pero siempre están provocando jugarretas que no son para nada importantes porque ahora hablaremos de los demonios, otras entidades que siendo paralelas al plano angélico, porque fueron ángeles, por lo tanto, tienen que ver con el plano angélico y esos demonios pueden provocar duda en cada uno de nosotros, muchísimos temores, pero lo peor de todo de los demonios es que incluso pueden provocar foco para generar combustión espontánea y la persona se incinera por dentro y esto se ha visto en algunos casos de enigmas. Muy llamativo, los demonios se aprovechan de todo lo que es la confusión y los demonios son ángeles que perdieron la memoria porque se les borró, entonces de alguna manera hacen el mal inherentemente porque no tienen capacidad para razonar, para decir: ah bueno, lo siento, para que evolucionen. No, no. Pese a que esa es teóricamente la intención ellos eso no lo saben porque no tienen memoria a diferencia de Luzbel que muchos conocéis como Lucifer, que sería la única entidad demoniaca que conserva la memoria. Ese es el tema de los demonios. ¿Alguna duda?

Interlocutor: El demonio en sí es mente reactiva pura, ¿no?

Raúl: Sí, totalmente. Es muy complicado porque los demonios influyen en todo. Tenemos un caso de personas que al venir a mi consulta tienen problemas a la hora de asistir, ¿verdad Jesús? Jeje. Y suceden cosas que nosotros podemos asumir a la casualidad, pero como sabemos que nada es casual, algo hay detrás eh y constantemente y un problema y otro y otro y otro para que el encuentro no se dé, esto sucede porque los demonios buscan tentar y nosotros teóricamente nuestro deber es o “deber” superar esa tentación, así como lo hizo el Maestro Jesús hace dos mil años.

Lo que sucede con los espíritus del error, no con los demonios porque es otro tema aparte, pero los espíritus del error, que tienen conciencia como cada uno de nosotros, tienen un tema y es que por eso se apegan al plano físico porque piden, reclaman como siempre lo hace el ego y los espíritus del error encarnados –porque también encarnan los espíritus del error, ¿y por qué no?- buscan molestar y los vemos a diario, los vemos a diario porque solo hay un uno por ciento de los seres que están en la luz, el resto no. Hay muchísimos espíritus del error que buscan molestar al ser encarnado provocándoles foco energético y algunos de vosotros habéis tenido experiencias, lo sé, con espíritus del error que puedan perturbar, molestar, como poner trabas a la persona, que lo nota, incluso a nivel de foco energético notando algún pinchazo, algún dolor, incluso como que te tocan, eso ellos lo pueden hacer mediante foco energético, pero es como que también son muy infantiles y es cierto que todavía hay un grado de discernimiento que tienen que llegar a alcanzar porque el plano 2 es un plano de crueldad pura, algo que no sucede con el plano 3 que es un plano de indiferencia, pero nosotros mismos en nuestra vida diaria nos acostumbramos a reclamar, nos acostumbramos a pedir y un niño cuando es pequeño precisa de reclamar y de pedir, está bien, lo precisa, precisa alimento, etc. ¿Pero qué pasa cuando el niño crece? El niño que crece sigue reclamando, porque es más cómodo reclamar y porque a medida que reclaman reciben y va pasando el tiempo y el niño ya tiene veinte y treinta y cuarenta y cincuenta, sesenta y sigue reclamando, ya se acostumbró a reclamar, se acostumbró a pedir y porque es muy cómodo sentarse y pedir y reclamar y sucede diariamente con cada uno de nosotros. Entonces el secreto es tomar conciencia de que no es pedir, es dar. El ego siempre, siempre va a reclamar una y otra y otra vez, el ego nunca va a dar y si lo haces es para recibir algo a cambio, eso también lo busca el ego. Bueno te doy esto y mañana: oye, ¿me prestas cien euros? Mañana te los devuelvo. Ya no le vuelves a ver el pelo. Y sucede habitualmente, esto sucede habitualmente. Por eso es importante tomar conciencia de que lo importante es el otro, pese a que nosotros también somos importantes, pero nunca pedir para sacar algo a cambio, eso es traicionero, muy traicionero. Como el halago, que también es traicionero el halago, esta mañana hablábamos del halago a nivel de pareja, que está bien, ¿pero cuanta gente veis en el día a día que sea tan de halagar para sacar algo a cambio? Y la otra os lo contaba fuera de conferencia. Me fío mucho más de una persona que de frente te dice: mira, no me caes bien, no quiero saber nada. Que de una persona que te hace sonrisas, te dice que todo está bien y te halaga: Oh pero qué bueno eres, eres el mejor, vamos eres lo más, cuéntame más, cuéntame más. Dice la persona. Cuéntame más. Cada vez te infla más: Oh pero qué diría, no he visto persona tan importante. Y la persona se infla y la persona se infla y así sucesivamente. Pero yo no me fío del halago porque es piel de zorro, porque capaz que el otro está buscando algo y tú no lo ves, por eso es tan importante de una persona que te halague autoanalizarse a sí mismo y analizar al otro, a la persona que te está halagando porque si no precisas del halago estás bien contigo mismo, porque si uno se quiere, si uno se acepta, si uno se valora, no precisa del halago del otro, porque tiene su propio halago y está bien que así sea porque se auto acepta, no busca la aceptación de los demás, algo que muchísima gente olvida; lo olvida casi todo el mundo, casi todo el mundo busca que lo halaguen, que le digan qué bueno es, eso es lo más. Pero hay un eufemismo que es muy importante que dice: no permites que la derrota te derrote, pero tampoco que la conquista te conquiste. Eso quiere decir que no nos tiene que afectar caer en determinado problema, no. No debemos dejarnos afectar por las críticas, no, pero tampoco por el halago, tenemos que tener nuestro propio criterio y amarnos nosotros mismo por encima de los demás. Por encima de los demás que no se malentienda.

Esta mañana hablábamos de las relaciones afectivas a nivel de pareja, se quedó una cosa pendiente, las cuatro patas que muchos ya conocéis. En una relación de pareja siempre hay cuatro patas que tienen que estar bien firmes, con que una se rompa la mesa se cae, siempre. ¿Cuáles son? En una relación de pareja tiene que haber respeto, ante todo tiene que haber respeto, si no te respeta la pareja córtala ya, porque el respeto es amor y tenemos que respetar a la persona, tenemos que respetar a la pareja. La otra de las cosas es el diálogo, si yo amo a mi pareja dialogo con ella, dialogo, ¿por qué no? Voy a tener un buen diálogo. Hay muchas parejas que no tienen diálogo, que viven una rutina siempre es lo mismo y lo más que se hablan es: bueno te preparo la ducha, ya tienes la cena, ¿estás cansado de trabajar?… Aburre. Eso no es diálogo, diálogo es profundidad y la profundidad es siempre importante en la pareja. Otra de las patas es el deseo, ¿por qué no? Muchísima gente toma el deseo como algo negativo, ya bastante nos han implantado las creencias religiosas de culpas con el deseo, el deseo no está reñido con lo espiritual, ¿por qué lo tiene que estar? El deseo es correcto. ¿Cuántos pseudoespirituales conocemos que por complejos de culpa implantados y que implantan a los demás se autocensuran y censuran a los demás? Y entonces no hay deseo y el deseo forma parte de una de esas cuatro patas de la mesa que es el amor, es importante. Y antes, esta mañana os contaba un caso de una persona que decía que no podía amar a su pareja porque la veía impersonalmente y yo le decía:

-¿Pero tienes deseos en la persona?

– No.

El deseo es importante siempre, si amas a tu pareja vas a desearla, sino córtala.

Interlocutor: Es un juego físico que produce bienestar.

Raúl: Claro, hacia las dos partes, siempre que sea mutuo es correcto, siempre que sea mutuo. Obviamente forzar no hace falta que diga que es un acto hostil. ¿Y cuál es la cuarta pata? La más importante para mí. La más importante no porque sea la más importante porque en una mesa las cuatro patas son importantes, sino porque es la que la gente olvida: la admiración. ¿Qué pasa con la admiración? Hay muchísimas parejas que no se admiran y la relación se cae y se cae en la rutina y en el olvido. ¿Cómo no voy a admirar a mi pareja si la amo? ¿Cómo no voy a admirarla? Voy a admirar sus cualidades físicas, voy a admirar su forma de hablar, su forma de pensar, su forma de caminar, su forma de cocinar, ¿por qué no? Eso es admiración y tal vez no compartas los mismos gustos y los mismos puntos de vista que tu pareja y está bien que así sea porque sois dos personas distintas, está bien que así sea, no tiene tampoco por qué compartir los mismos gustos con la persona. De repente a ti te gusta la literatura y a tu pareja le gusta el arte y bueno, está bien, está bien, pero si admiramos a la persona vamos a tratar de que nos guste un mínimo lo que le gusta a la persona, vamos a tratar de interesarnos por lo que le gusta la persona porque la amamos y vamos a admirar lo que ella admire y es eso importantísimo que muchísimas parejas olvidan y dicen: bueno, tú a lo tuyo y yo a lo mío. Y entonces se rompe la relación porque entonces no se empatiza el uno con el otro y al final al no haber relación, se rompe, por eso es importante la interacción en una relación de pareja y por eso es importante la admiración que todo el mundo olvida, es la pata que más olvida la gente, admirar a la pareja. Al principio sí, al principio hay mucha admiración, hay mucho enamoramiento. Vale, perfecto, pero eso pasa, a lo sumo dura un año. ¿Y después qué? Nos olvidamos y caemos en la rutina y “no me molestes” y no queremos saber nada de la persona, pero ¿entonces por qué estás compartiendo la vida con esa persona? Es importante también que la gente tome eso como sugerencia, cuando uno decide que tiene que compartir la vida con una persona es una decisión que la tiene que tener muy clara porque es una responsabilidad, obvio, uno tiene que estar seguro de que ama a la pareja, ¿de qué manera? Comprobando que las cuatro patas están sólidas, ¿qué mejor manera? Si yo respeto a la pareja, dialogo con la pareja, deseo a la pareja y además admiro a la pareja, ¿qué problema voy a tener yo? Y tengo que asegurarme de que la pareja hace lo mismo conmigo, ya está, eso es amor. Y hay mucha gente que “bueno, no la admiro, prácticamente no dialogamos…”, ¿y por qué estás con esa persona? Si no te está aportando nada.

Pero hay otro rol que es incluso más pernicioso si cabe, que es el rol de víctima y sucede habitualmente, diría que es el rol con el que más cómodo se siente una persona haciéndose la víctima, porque es la pobrecita, entonces espera que los demás tengan compasión, lástima. Una de las cosas más claras es que la lástima no atrae, la lástima no atrae, lo que atrae es la seguridad, lo que atrae es valorarnos a nosotros mismos, no atrae para nada la lástima, la gente no quiere estar al lado de una persona que dé lástima, evidentemente que no, no vamos a ninguna parte. ¿Y qué es el rol de víctima realmente? ¿Cuántas veces hemos visto el caso? Me marcho, he quedado con los amigos, la madre o la pareja, da igual:

-Oh, bueno, vete, ya me quedo yo aquí sola.

-Eh, bueno, pero vengo enseguida.

-Sí, ve tranquilo no pasa nada, cuando vuelvas ya estaré aquí tirada en el suelo, no pasa nada.

Te implanta ese sentimiento de culpa:

-Tranquila, llamo a los amigos y les digo que no quedo.

A los dos minutos que estás con la persona se pone a ver la tele. ¿Y ahora que hago yo aquí? Ya no puedo salir. Y sucede habitualmente y lo veis habitualmente además este rol de víctima, habitualmente, todos y cada uno de vosotros, porque la persona se siente tan a gusto con ese rol de víctima haciendo sentir al otro culpable y echando las culpas a los demás como había dicho también esta mañana, echando siempre las culpas a los demás.

Pero el rol de víctima es otra manera distinta a un rol por ejemplo de pedantería, porque el rol de víctima echa la culpa a los demás pero de manera mucho más sutil y la persona se siente culpable y “bueno, se va a sentir mal por mí” y te censura siempre. No podemos permitir que nos censuren en ningún caso. Incluso en las relaciones de pareja, esto lo voy a explicar, se suelen poner condiciones, condiciones quiere decir condicionar a la persona, ¿y por qué tengo yo que quedar condicionada por el otro? Yo como persona no quiero, ¿por qué? El secreto es pactar, en toda relación el secreto es pactar. SI yo pacto con la persona estoy bien con la persona, el tema es no invadir el espacio del otro, cierto, pero si hay pactos no se va a invadir el espacio de nadie, porque si yo tengo la pareja y la pareja está pensativa o está viendo un programa de televisión, bueno pues no le voy a decir “quítate”, o sea, respeto su espacio. “Me voy a trabajar en el ordenador” y le respeto el espacio. Si tengo algo importante que decirle sí, le digo “oye, un momentito, tengo una cosa importante que decirte”. Está bien, pero son pactos, son pactos, o sea, las relaciones se pactan, no se condiciona “mira, te pongo esta condición”. Eh, no. Las condiciones son negativas porque condicionan a la persona. “Bueno, vale, lo tengo que hacer pero con esta condición”, ¿y por qué no se pacta? Bueno, vale, yo quiero ir a la biblioteca. Pues yo quiero ir al centro comercial… Vale, bien, pactamos. Hoy te acompaño yo, mañana me acompañas tú. Es un pacto, está bien pactar, el pacto es sano porque lo han elegido en un común acuerdo ambas partes y esto, bueno, ¿cuánta gente también lo olvida? Porque poner condiciones parece que la gente piense que si no pones unos límites o unas condiciones te van a invadir el espacio y no tiene por qué, porque si la persona te respeta no te tiene por qué invadir. ¿Por qué poner condiciones? Sí a los niños, porque hay niños que… Los niños no tienen la capacidad de pensar, recién empiezan a aprender y tienes que poner unos límites, ¿no? Hay que ponerle unos límites, “mira esto no lo hagas que está mal”, “por aquí no pases”. Hay que ponerle unos límites, porque el niño no razona y hay que enseñarle, pero el problema es que haya que ponerle unos límites a una persona teóricamente más madura y hay que pactar con ese tipo de personas. Pero el rol de víctima el problema más serio que tiene es que manipula porque la persona que queda condicionada por ese rol de víctima al ser afectada directamente queda manipulada, entonces el problema también está siendo nuestro, si el otro tiene un rol de víctima, yo no le puedo consentir el rol de víctima, entonces no me debo dejar enroscar por esa culpabilidad que me envía. En el caso que había puesto pues no, pues yo me marcho con los amigos, no me dejo manipular con ese rol de víctima.

-Bueno pues me encontrarás muerta.

Ni caso. ¿Y cuánta gente lo olvida? ¿Cuánta gente? Se dejan manipular por ese rol del víctima, entonces se están dejando manipular también por el manipulador que es el que ejerce, señala al otro dándole culpas y lo señala sutilmente porque lo señala con un rol de víctima y se hace la pobrecita y:

-Oh, yo me voy a quedar aquí sola…

Y ya estamos. Pero es peor todavía el rol de víctima sutil porque es una variante del rol de víctima que es incluso más manipulador, es peor, porque por lo menos el rol de víctima bueno, te lo dicen claro, te envía las culpas de forma clarísima. Es mucho peor el rol de víctima sutil porque el sutil de alguna manera es cuando se dice:

-Bien, tú has hecho esta acción a tu manera, tú haces tal cosa. Bueno, pero está bien que lo hagas así, que a mí no me hagas caso de lo que te digo. Total, yo no importo, yo no valgo. Está bien, pero bueno de todas maneras, no lo haces porque tampoco me valoras. Por eso lo haces a tu manera, no te importo.

Transfiriendo culpas a los demás de manera mucho más sutil y te hace sentir mal pero encima de forma sutil, no le puedes decir nada. Es mucho más complicado ese rol, mucho más complicado, pero son variantes del rol de víctima; son variantes, es lo mismo al final.

Pero si bien antes hablábamos de la gente que se sube a un pedestal y espera a que lo adoren, hay otras personas que caen en complejos de inferioridad. Eso también es ego. ¡Cómo! Sí, también es ego. ¿El ego no era el que se creía por encima? No, también es el que tiene complejos de inferioridad porque ese ego es el que nos hace creer que no somos capaces de conseguir algo cuando todos somos absolutamente iguales y a la vez todos somos totalmente diferentes porque todos somos únicos, todos somos únicos. Y veremos diariamente gente que tiene complejos de inferioridad y se autoexcluyen y no son capaces de cumplir las metas y como no las cumplen vuelven a lo mismo:

-Bueno, pero no las cumplo porque no valgo para nada.

Y otra vez. Y se enroscan. El ejemplo que puse esta mañana:

-Bueno, pero con tanta gente que hay ¿cómo se van a fijar en mí? Pero míralos, todos van mejor vestidos. Físicamente no estoy capacitado.

Y se autoexcluye. Pero el no ya lo tenemos, vamos a por el sí. ¿Por qué no le vamos a interesar a esas personas? ¿Por qué no nos pueden coger a nosotros en ese empleo? Nos autoexcluimos y automáticamente pensamos:

-Esto no lo hago porque no va para mí.

O:

-Yo soy demasiado mayor, lo que ve, hace y escucha mi hijo. Bah, esto no es para mí, yo soy mayor.

¿Por qué? No hay edad, no hay edad para la juventud, no hay edad. ¿Por qué no podemos ser mayores y tener una amplitud de criterio suficientemente grande como para empatizar con el otro aunque sea joven. Está bien. Y eso la gente cuando ya cumple una edad lo olvida.

-Bueno, ¿qué voy a hacer yo aquí? Con mi edad, está todo lleno de chavales jóvenes, me van a mirar mal, van a pensar que, que… No, mira, no voy…

¿Qué pasa? Está bien, no pasa nada, no pasa nada. Pero nosotros nos autoexcluimos constantemente en todas las áreas de nuestra vida, por ejemplo… Se ve mucho. De repente me gusta una mujer.

-Bueno, pero ¿cómo se va a fijar en mí? Si yo no alcanzo su nivel, si mírala es una top model y yo con mi panza ¿Cómo se va a fijar en mí, no? Si…

¿Y por qué no? ¿Por qué nos autoexcluimos? Si lo que importa es el interior de cada uno. ¿Y por qué? SI lo verdaderamente bello es lo interior. ¿Y por qué no vemos nuestra propia valía? ¿Por qué? ¡Todos somos valiosos! ¡Todos! Todos igual de valiosos, no hay nadie que sea más valioso. Todos somos únicos, distintos, pero a la vez todos somos iguales. No hay nadie que sea más que nadie.

-Oh, no, pero este míralo con su descapotable, tiene pasta. ¿Cómo le voy a entrar yo a esa mujer? Va a ir a por el tío que tiene pasta.

Bueno y capaz que no. ¡O no! ¿Por qué no vemos el interior de cada uno de nosotros? Capaz que el otro tiene mucho dinero pero es un inútil, puede ser y que a la chica no le interese. ¿Por qué no? Entonces, ¿por qué no ver nuestra propia valía? Hay tanta gente que dice:

-No, pero el bueno eres tú.

Y no se ven. Mírate al espejo, ¡porque no te ves! Y lo he constatado cientos de veces en consulta, cientos de veces con gente que no se creen capaces de conseguir algo porque no se valoran, porque no se respetan, no saben lo que pueden ofrecer y cada uno de nosotros podemos dar tanto, ¡tanto, tanto, tanto, tanto! Pero además, todos somos únicos, porque si bien todos somos hermanos –hermanos espirituales-, todos somos únicos, diferentes y lo que vas a poder aportar tú no lo puede aportar el otro. Y todos tenemos algo que nos hace diferentes los unos de los otros, no peores ni mejores, distintos. Pero la gente compara, las comparaciones son odiosas. Y uno es mejor que el otro por el dinero que tiene, por la ropa que tiene, porque tiene una relación, porque tiene una mansión o una casa. ¿Y por qué? Porque el mismo vagabundo que está ahí tirado puede aportarme muchísimas cosas, ¿y por qué no? Y constantemente buscamos al otro y al otro y al otro y al otro. ¿Y tú? ¿Y qué puedes aportar tú? ¿Qué eres tú? ¡Tú eres valioso! Podemos aceptarnos a nosotros mismos, valorarnos a nosotros mismos, ver lo importante que somos cada uno, no hay nadie que sea más importante que otro, nadie. Nos tenemos que amar porque incluso, y esto sucede mucho en las relaciones afectivas de pareja. Al principio nos cuidamos mucho, les tenemos que agradar, bien, está bien. Pasan años, dos años, tres años, cuatro años. Llevo veinte años casados con la persona y bueno antes iba bien cuidado y ahora soy un descuidado, he engordado kilos y la gente se empieza a dejar y esa dejadez es precisamente lo que no debe suceder porque es una desidia hacia nosotros mismos. Si nos aceptamos, si nos valoramos, si nos amamos, vamos a intentar cuidarnos, pero tampoco vamos ahora a excedernos de equilibrio y hacer como algunas más que algunos, aunque algunos también, mirándose al espejo a cada minuto.

-Ah bueno, pero tengo que estar listísima.

Tampoco es eso, no nos persigamos, hay que tener equilibrio en todo, hay que tener equilibrio.

Pero, ¿qué es el respeto verdaderamente? ¿Qué es respeto? Porque muchos no saben lo que es respetar o lo que es una falta de respeto porque si yo estoy con mi pareja y mi pareja de repente se ve con su ex, es una falta de respeto y no la voy a tolerar la falta de respeto porque tengo dignidad. No hay que ser permisivo con el error. No hay que permitir que los demás se nos coman, no hay que permitirlo eso, metafóricamente. Eso no hay que permitirlo, pero el problema, y eso lo he podido ver en infinidad de oportunidades, la gente falta al respeto y exige respeto, ¿cómo está eso? Respeto puede ser muchísimas cosas y faltas de respeto muchísimas más. La gente piensa que falta de respeto es atacar a tu persona de forma directa. No, la falta de respeto es no aceptarte. Es una falta de respeto no aceptarte. Si de repente dos, tres, cuatro personas mantienen un debate y te invalidan tu opinión no te están respetando. Okey, no voy a estar de acuerdo, a parte que no voy a estar de acuerdo con la opinión del otro, pero la voy a respetar y la voy a aceptar, no a compartir, pero la voy a aceptar. Y no voy a poner los ejemplos de programas de televisión en los que eso no sucede, faltándose al respeto una y otra vez. Pero eso también es falta de respeto, coger levantarse y agredir al otro, solamente. También eso es falta de respeto y la gente lo olvida. La gente, faltar al respeto, es como lo primero que tienen en mente y eso que no piensan en faltar al respeto, pero lo hacen y entonces, ¿cómo no vamos a faltarle al respeto al otro? Lo primero de todo es pensar en el otro, es amar al otro y la gente piensa en sí misma, no piensa en el otro. Pues no, hay que pensar en el otro, hay que amar al otro y en ese mismo momento llega el respeto porque si amamos al otro lo respetamos, o tiene otra. Entonces hay que amar al otro, antes hablaba de amarnos a nosotros mismos. Amar al otro también. “Amemos al prójimo como a nosotros mismos” y la gente solo toma el amemos al prójimo. Lo que dije antes, a nosotros mismo también. ¿Cómo a nosotros mismos? No más que a nosotros mismos, eso es equilibrio. Pero lo olvida muchísima gente, lo olvida porque no le interesa y es que ¡es tan cómodo el ego! Pensadlo cada uno de vosotros, es tan cómodo quedarse en una postura egoica, lo más cómodo. ¿Cuándo invado a la otra persona? Antes hablábamos de invadir. Pues lógico, no podemos coartar la libertad del otro, coartar su libre albedrío porque la libertad de uno termina cuando empieza la del otro, entonces no le vamos a invadir su espacio, vamos a respetar que el otro tenga su criterio, que le otro tenga su pensamiento, que el otro tenga su forma de actuar y la vamos a respetar, porque si eso no sucede –y no sucede habitualmente- vamos a estar en que ahora yo te quito tu espacio, tú me quitas el mío, yo te quito tu razón, tú me quitas la mía. En Dianética y Cienciología, eso se llama te doy la razón para que sobrevivas.

Vamos a hablar un poco de los karmas, de qué es el karma. Hay distintos karmas más correctos o no, o menos correctos o no, cada uno con su criterio. En muchas civilizaciones se ha hablado del karma, en muchísimas civilizaciones, en muchísimas religiones, en muchísimas prácticas, en muchísimas creencias se ha hablado del karma, pero, ¿qué es realmente el karma? La gente parece que desconozca lo que es el karma. Hay karmas fatalistas en los cuales se justifica todo, todo se justifica mediante el karma. Si ahora de repente un violador va a por ti, vosotros tenéis la culpa, porque tenéis algo que aprender. ¿Cómo entra eso en la cabeza? No tiene sentido ese karma y hay muchísimas filosofías que hablan de ese karma fatalista y verdaderamente no estoy nada de acuerdo con los karmas fatalistas. Se ha visto en muchísimas filosofías distintos karmas, los karmas brahamanistas, hindúes, los karmas budistas. Son distintos karmas, pero hay otra lección importante y es que no existen los lazos kármicos como mucha gente piensa. Si yo ahora te agredo no en otra vida vamos a encarnar juntos para arreglar ese lazo kármico, eso no existe porque el karma es una lección a aprender. Si yo tengo una lección a aprender porque he hecho un daño no le debo nada al otro, ni el otro me debe nada a mí, me debo yo a mí mismo, tengo que aprender la lección conmigo mismo, pero en ningún momento le debo nada al otro ni el otro me debe nada a mí y se habla como si fuera un ajuste de cuentas, entonces será una rueda de nunca terminar y eso no sucede. No sucede porque el karma es eso, una lección a aprender y en cuanto se aprender la lección el karma desaparece. Hay gente que viene con karmas porque en otras vidas han hecho determinada cosa y se marchan con más karmas de con los que han venido porque vuelven a cometer actos hostiles y una y otra y otra y otra. Por eso es importante tomar el karma, pero tomar el karma no de la manera equivocada, sino equilibrada, como una lección a aprender, nada más y en cuanto la aprendemos el karma desaparece. Pero hay gente que vive obsesionada con el karma.

-Oh, fulanito me mira mal, seguro que en otra vida le hice algo y ahora me mira mal.

No tiene sentido, porque no necesariamente tiene que ser así, no existen esos lazos kármicos y el karma es algo con lo que el espíritu aprende constantemente. En el plano 4 y 5 no hay karmas, no hay karmas porque los espíritus son de Luz y se entiende que encarnan para servir, no para aprender. Los que encarnan desde el plano 4 y 5 no tienen ningún tipo de karma a aprender, lo que sucede que luego podemos provocar un acto hostil en esta vida y volvemos a ir para abajo y arriba, abajo, arriba, abajo no terminamos.

Interlocutor: No tienen karmas pero sí tienen la emoción del hecho negativo.

Raúl: La emoción del hecho negativo es otra cosa a parte, totalmente, sí. Totalmente, buena puntualización porque es completamente distinto. La emoción negativa la pudo haber provocado un acto hostil, puede tenerla, porque si tú has hecho un daño y a ti te sabe mal vas a tenerla la emoción negativa, pero el karma ya no está porque tú has aprendido a no repetirlo, a que eso no te va bien, entonces aprendiste la lección, pero sí es cierto que la emoción negativa está ahí, por eso hay una técnica en desarrollo con el tema.

Hay una diferencia y es que en el plano físico nos movemos por palabras y muchos de vosotros estaréis de acuerdo que las palabras, bueno, sobran porque son malentendidos al final y se malentienden las palabras, pero bueno como no nos podemos comunicar telepáticamente pues aquí estoy hablando jeje.

Culpabilidad y responsabilidad no es lo mismo. ¡Cómo! No, no es lo mismo. La culpabilidad es cuando un acto hostil se hace a propósito, la responsabilidad es cuando se hace sin querer, es una diferencia fundamental que mucha gente olvida.

-Oh, se me olvido traerte esto. Soy culpable.

-No, responsable.

-No, no, soy culpable.

Nosotros solos nos autogeneramos culpas, pero no hay culpa, hay responsabilidad en ese caso. Si de repente yo he quedado con Elena:

-Bueno, estoy cansado, no voy. ¿La llamo? Bah, ya se apañará, ya si pasa algo mañana hablo con ella y lo arreglo.

Y capaz Elena se quedó tres, cuatro, cinco, seis horas esperando. Ahí estoy siendo culpable porque pude haber hecho lo contrario, pero decidí que no. Es distinto a cuando uno se equivoca, mete la pata. Todos no equivocamos en nuestra vida, en nuestro trabajo, en todo y todos nos equivocamos y metemos la pata. El tema es asumir la responsabilidad, ASUMIR la responsabilidad, que la gente no la asume; la gente no asume la responsabilidad, sino que tienden a culpabilizarse cuando hacen algo mal y ahí tenemos un problema, porque si ahora de repente –y voy a poner un caso muy extremo- un cirujano se equivoca, puede acabar con una vida, cierto, pero no lo está haciendo a propósito y si se culpa y se culpa y se culpa, entonces está provocando un sentimiento de culpa que se convierte en frustración y que eso se va acumulando, eso es negativo porque la persona no tiene en ese caso ningún tipo de culpa, sino responsabilidad, pero la gente no lo diferencia y todo son culpas y todo son culpas. No, no. Cuando hacemos algo sin querer, responsables. Y asumo la responsabilidad, no huyo, la asumo y las consecuencias que tenga esa responsabilidad, las asumo. Pero soy responsable y no culpable. Y como las palabras son así, hay que explicarlas porque luego la gente piensa lo que quiera, en fin. Como también hay otras palabras malentendidas, dos palabras no por significado sino por obra: servicio y sacrificio. Muchos las relacionan y piensan que es lo mismo, también, como en aquel caso, pero esta vez por obra, se equivocan actuando y piensan que por hacerse daño a ellos mismos, al estar sacrificándose:

-Bueno yo ayuno y con eso estoy sirviendo a mi dios.

¡Cómo! ¿Cómo está eso? No tiene sentido, carece de coherencia, porque para servir a tu dios necesitas obra. Obra, obra, obra, obra. Y si yo tiendo la mano al caído Dios está contento, porque es todo amor y es esa la manera de prestar servicio, aunque muchos no la entiendan y hay gente que sigue sacrificándose y se hacen daño y daño y daño, se flagelan y vemos constantes sacrificios incluso en el nivel de suicidios creyendo que están provocando un servicio, ¿qué servicio? No tiene sentido y lo sabéis, no tiene sentido. El servicio se hace brindándose al otro, poniendo el hombro a quien necesite, ofreciéndole la mano al que lo necesite, unas buenas palabras de consuelo, eso es servicio, lo demás no. Yo puedo dar dinero si tengo, está bien, pero también tengo que pensar en mí, si no puedo no lo haré. Cada uno presta servicio a su nivel y no presta más servicio quien puede dar más y esto lo explicaba fuera de conferencia que si un pobre te da una moneda y un rico te da cinco, no está haciendo más servicio el rico porque capaz que el rico puede dar mil y el pobre te está dando todo. ¿Quién está entonces realizando más servicio? Es coherencia, coherencia pura.

Voy a contar esto y hacemos un descanso. Es extenso, me gustaría contaros con más detalle cómo es el mundo espiritual y angélico con más detalle porque es algo con lo que no hemos podido profundizar del todo esta mañana y quería profundizar ahora. Antes habíamos dicho que el plano 1 es el plano físico. Bien, perfecto. Interactuamos con objetos físicos. Luego están el plano 2 y el plano 3, ¿qué diferencia tienen el plano 2 y el 3? Antes lo había dejado caer un poco la diferencia entre el plano 2 y el plano 3. El 2 es un plano de crueldad, es un plano de crueldad extrema, es un plano que se vive en ese plano aprovechándose de los demás, con dudas, con culpas, incluso los seres del plano 2 provocan foco muchas veces moviendo un objeto, cambiándolo de lugar… Juegan con nosotros, juegan porque nos tratan de molestar habitualmente como los ejemplos de casos fantasmas de poltergeist, los objetos vuelan. Es foco energético provocado por espíritus del error del plano 2 o por demonios. ¿Nunca os ha pasado en casa estar buscando un objeto y no encontrarlo? Capaz que aquí hay más de uno que es un desordenado, ahí no voy. Buscar un objeto que sabes dónde está y no encontrarlo. Y no lo encuentras y no lo encuentras y no lo encuentras. Y luego de repente –sí, sí, lo recuerdas perfectamente que está en ese lugar- pasa el tiempo y estaba aquí delante. ¿Cómo no lo vi? Los elementales y los espíritus del error muchas veces cambian los objetos de lugar y los vuelven a recolocar para confundir, para jugar. ¿Y a quién no le ha pasado eso? A mí me pasó infinidad de veces y a muchos de vosotros seguro.

Interlocutor: ¿Qué lo llevan a su plano para que desaparezca?

Raúl: No, no, lo cambian de lugar. Pueden provocar foco para levantar el objeto y llevárselo, provocando foco energético. Me explico. Foco energético y lo cambian de lugar y de repente, ¿dónde está? A la hora. ¡Uy! si estaba aquí. Ya lo sabía que estaba ahí, pero no estaba. Entonces o lo ha sacado alguien de la casa o han sido espíritus del error o elementales, no puede tener otra. Sobre todo los del plano 2 provocan este tipo de jugadas. En el plano 3 hay una diferencia, en el plano 3 hay indiferencia, mucha indiferencia, el plano 3 es un plano en el que no sabes si vas para arriba o vas para abajo, no lo tienes claro y no sabes si hacer el mal hacia el 2 o ascender hacia el 4 y estás en indiferencia. Hay muchos espíritus con dudas ahí, con ¿qué hago? A ver, ¿qué hago? No quieren salir de esas dudas y es el plano que más pesa, es donde está la mayor parte de la gente, en el plano 3. En el plano 3 no tienen compromiso, no tienen compromiso porque –y este es un problema del plano 3 que lo quiero aclarar- en el plano 3 hay ego y a partir del 3.9 al 4 ya no hay ego, en el plano 4 y 5 los espíritus no tienen ego, no es difícil y el problema de el ego es que no se compromete y en el plano 3 lo que falta es ese compromiso y provoca esa indiferencia, esa dejadez. Me he encontrado con multitud de espíritus del error del plano 3 que canalizándolos no quieren saber nada, dejadme tranquilo, no quiero comunicarme, no quiero decir nada, dejadme. Y se marchan, ya está. Y yo siempre explico que no se puede adornar una canalización, esto siempre lo explico, porque me ha sucedido en más de una oportunidad qué he visto cómo un consultante enojado por una canalización que capaz ha durado ocho minutos o se ha tirado 40 minutos quejándose y no ha descargado ninguna vivencia. Bueno pero uno en una canalización si tiene ética va a dejar que el espíritu se exprese, no va a poner de sí, no va a adornar la canalización, no sería ético. Entonces el espíritu para empezar viene y se va cuando quiere, nadie le podemos forzar, también tiene libre albedrío, no le podemos forzar, ¿qué hacemos entonces? Ha habido en ocasiones en las que el interlocutor la ha forzado a la entidad y por forzarla la entidad se ha marchado, ¿qué hacemos entonces? Y sucede habitualmente hay espíritus que directamente quieren quejarse y ya está y punto y no pasa nada, también descargan eh, de esa manera, también descargan, no solo con vidas pasadas. Eso es algo que mucha gente desconoce, se presentan, se quejan y bueno se alivian como vosotros también os aliviáis y yo cuando nos quejamos, todos nos quejamos alguna vez, nadie está exento de ego. Entonces esa es la diferencia entre el plano 2 y el plano 3. En el 3 no hay crueldad, hay mucha indiferencia y la indiferencia es la peor enemiga del amor, ¡cómo! ¿No es la hostilidad? No, un persona hostil, vamos a poner el ejemplo en que hay una habitación y hay una persona que estaba dentro, nosotros queremos ayudar a la persona, una persona indiferente no le va a abrir la puerta. “No quiero saber nada, déjame”. No la vas a poder cambiar. Una persona hostil sí, te abrirá la puerta, te agredirá en el acto pero la abrirá. Pero ya se puede cambiar a la persona, por lo menos estás dentro, implicado estás. Luego están los planos 4 y 5, luego explicaré la diferencia entre los dos porque hay una levísima diferencia, muy leve, porque en el 4 y en el 5 no hay ego y están comprometidos siempre en servicio. ¿Cuál es la diferencia? Bueno, que en el quinto nivel te puedes desenvolver mejor que en el 4, pero, ¿por qué? Por que se tiene una visión más elevada, visión más elevada en el sentido que lo he explicado en que los planos son planos envolventes, son planos esféricos. Por llamarlos de alguna manera porque no son esféricos, pero para que nos entendamos. Un círculo, otro, otro y así esferas sucesivas. En el plano quinto se puede visualizar todo y puedes además tener contacto con las entidades angélicas del sexto nivel porque viven de la misma manera como he explicado esta mañana, así que está clarísimo, desde el quinto nivel se sirve más únicamente porque se tienen más opciones, más posibilidades, no porque se esté más comprometido, no tiene por qué. Pero si vamos subiendo iremos viendo como distintas entidades que van más allá de los espíritus tienen particularidades como son las particularidades en el plano angélico que son un montón. En el plano angélico el ángel no baja de nivel y también hay subniveles, sí, también del 1 al 9, pero no bajan de nivel por cometer actos hostiles, no bajan de nivel los ángeles. ¿Por qué? Por una ley física no bajan como sí sucede con los espíritus. Lo que sucede es que esa entidad angélica encarnada cuando comete un acto hostil al desencarnar baja de nivel el 10% únicamente, no el 90% que se queda en el plano angélico, el 10% baja y baja al nivel que le corresponde. 2, 3, 4, 5. Entonces baja a niveles espirituales 2, 3 para lograr entenderlo. Si se comete un acto hostil muy grave voy a explicar qué es el limbo. Lo que sucede con las entidades angélicas es que no se unen, porque si el 10% comete un acto hostil es solo el 10% el que baja, entonces no se unen al desencarnar. Y es muy complicado que un ángel cometa un acto hostil desde el plano 6, me explico. El limbo es un subnivel del plano 6 separado que no es ninguno del 1 al 9, es paralelo, está a parte, está separado, es digamos otra “dimensión”. Otro nivel distinto en el que van apartado y lo que sucede es que ahí se les orienta mediante las otras entidades angélicas. Pero es muy complicado que un ángel sin estar encarnado cometa actos hostiles porque las entidades angélicas son muy puras, tienen muchísima Luz. Lo que sucede que esa misma Luz, esa misma pureza, en el momento en el que encarnan casi todas encarnan como femenino además por la sensibilidad porque los ángeles son muy sensibles y precisan desarrollar esa sensibilidad y esto sucede prácticamente siempre, ángeles son femeninos. Siempre, siempre, siempre encarnan en misión, otra cosa es que la lleguen a cumplir porque en el plano físico no hay diferencia hacia otros seres humanos normales y corrientes y se tiende a caer en roles de ego, no se escucha al tethán, no se escucha al guía muchas veces en el plano físico. Entonces al no tener pautas caemos, da igual que seamos una entidad angélica, caemos. Da igual, caemos. Son cosas a entender dentro del plano 6. Me explico. Bajan al nivel 2 o al nivel 3 dependiendo de los actos hostiles que hayan cometido, sí, planos espirituales. El limbo es paralelo al sexto plano. Es el 10 % que cometió el acto hostil el que desciende de plano o va al limbo. El limbo es simplemente para quien cometa actos hostiles, es decir, quien cometa actos hostiles baja, el niño si no ha cometido actos hostiles no va al limbo. El plano 6 es distinto, es una peculiaridad totalmente distinta, pero de alguna manera el 10% puede convivir con los espíritus si comete un acto hostil en el plano físico. Puede suceder y sucede muchas veces porque no conozco a entidad angélica femenina que no tenga altibajos, porque son emocionalmente muy inestables y suben, bajan, suben, bajan, de repente están de buen humor y “¡hola, qué tal!”, te gritan jeje. Abstenerse con los ángeles eh, no os acerquéis jejeje. Encarnan en misión, en el plano físico pueden cumplir una misión como la pueden cumplir en el quinto plano, siempre son misiones de servicio. En el sexto plano no hay diferencias con el quinto, entonces cuando se encarna en misión se encarna con la misma misión que si fuese un espíritu.

Puede tener altos y bajos en su vida privada, pero luego ser una persona que es tan sensible… Los ángeles son tan sensibles que prácticamente todos pueden canalizar a un altísimo nivel, los encarnados, porque tienen una altísima sensibilidad, pero lo que pasa que luego son tan inestables… Pero la inestabilidad sucede porque tienen tanta sensibilidad que ni ellos lo entienden, pero tienen altos y bajos constantemente. Pero como nadie tenemos memoria de lo que somos o de lo que hemos sido… Encarnar siempre es un riesgo desde el plano en el que se encarne porque encarnar al no tener memoria reencarnativa podemos caer en el nivel que estemos, no importa y en el nivel 6 ellos lo saben cuando encarnan. En el plano 6 casi no se encarna, lo aclaro, porque prefieren orientar desde el plano correspondiente para evitar problemas, pero a veces encarnan por cumplir una misión. Pero no suele pasar, ellos suelen orientar desde el plano correspondiente.

Un ángel orienta, guía, pero lo que sí que es verdad es que si tenemos un guía y un ángel guía, el ángel suele ser el que trata de enviar Luz y el guía de orientar. Pero los dos orientan y los dos dan Luz. Entonces eso es lo que sucede.

Plano 7. La peculiaridad del plano de las Energías Divinas son dos. El primero es que no tienen ego en el plano 7, las energías divinas son por ejemplo la Energía Crística o la Energía Búddhica que nos envían… Podemos recepcionar esa energía para incluso proyectarla. Una vez el Cristo se comunicó y como su rayo era tan inmenso dijo que era capaz de cubrir todos los planos y todo el planeta Tierra y le sobraba. La Energía Crística siempre la notamos todos, lo que sucede es que no sacamos que es una energía Crística, pero notarla la notamos, siempre, pero muchas veces no la atribuimos a él y luego las Energías Divinas lo importante es eso que no tienen ego, es una particularidad única, no se entiende el por qué, incluso en el plano 8 lo Elohim sí tienen ego, no así las Energías Divinas, que son neutras, desconocemos el por qué, pero son neutras. Y la otra particularidad son las Energías Lúdicas, ¿qué son las Energías Lúdicas? Las Energías Lúdicas no son Energías Divinas, porque no son Energías Divinas, porque no son divinas, porque son unas energías que se encargan de tentar al ser encarnado mediante lo lúdico, que esas energías existen y de repente una persona se puede gastar en una noche todo el dinero de toda la vida. Lo que pasa es que vibran de una manera distinta también porque no es una Energía Divina, es una energía que tiene particularidades como las Energías Divinas, pero no es una Energía Divina, pero mora en ese plano 7.

¿Dudas?

Luego en el plano 8 la gran particularidad la conocemos todos y es que pese a estar en el nivel en el que están se tiene ego, ya había puesto el ejemplo del Eloah Jehová y más allá no voy a tocar más planos porque prácticamente se desconocen. Esto es solo para explicar un poco el tema. SI tenéis alguna duda con respecto a la formación de los planos… ¿Ninguna? Bien. Pues descansamos un momentito. Cortamos.



Compartir