Isla de Pascua

Isla de Pascua (en idioma rapanui: Rapa Nui, «Rapa grande»​) es una isla de Chile ubicada en la Polinesia, en medio del océano Pacífico a 3700 km de Caldera.​ Tiene una superficie de 163,6 km², lo que la convierte en la mayor de las islas del Chile insular, y una población de 5035 habitantes, concentrados en Hanga Roa, capital y único poblado existente en la isla. La tierra habitada más cercana es el territorio británico de las Islas Pitcairn.

La isla es uno de los principales destinos turísticos del país debido a su belleza natural y su misteriosa cultura ancestral de la etnia rapanui, cuyo más notable vestigio corresponde a enormes estatuas conocidas como moái. Para preservar dichas características, el gobierno administra a través de Conaf el Parque nacional Rapa Nui, mientras que la Unesco declaró este parque como patrimonio de la humanidad en 1995.

 

 

La isla está ubicada en las coordenadas geográficas 27°7′10″S 109°21′17″O, localizándola aproximadamente en la latitud de la ciudad chilena de Caldera, aunque el punto del continente más próximo a la isla se ubica al sur, en la Punta Lavapié, VIII Región del Biobío, a 3526 km de distancia. Además, se encuentra a 2075 km al este de las islas Pitcairn y a 4251 km de Papeete, la capital de la Polinesia Francesa. A 415 km de distancia, al noreste, se encuentra la también chilena isla Sala y Gómez.

 

 

TOPONIMIA

En su idioma autóctono, la isla antes era conocida como Te pito o te henua, que significa «El ombligo de la Tierra» y Mata ki te rangi, «Ojos que miran al cielo». La denominación de Rapa Nui se hizo posteriormente extensiva en otros idiomas para denominar al pueblo aborigen y a su idioma, pero como una única palabra, «rapanui».​

El nombre de isla de Pascua le fue dado por el navegante neerlandés Jakob Roggeveen, que en un largo viaje iniciado en Texel y tras navegar por las costas chilenas, la descubrió el 5 de abril de 1722, fecha correspondiente al día de Pascua de Resurrección. Recibió así el nombre de Paasch-Eyland en el neerlandés de la época, que luego fue traducida al español como «isla de Pascua». Con este nombre y sus traducciones es como se conoce a la isla en la actualidad. Los habitantes de este lugar, con independencia de su origen étnico, reciben el gentilicio de pascuenses.

En su momento, también recibió el nombre de isla de San Carlos​ por el navegante español Felipe González Ahedo, que la denominó así en honor al rey Carlos III de España. Sin embargo, dicho nombre cayó en desuso.

 

 

HISTORIA

De acuerdo a la información del Museo Antropológico de Isla de Pascua hay tres etapas de poblamiento de la isla de Pascua:

Poblamiento temprano: Poblamiento entre los años 400 y 1200, en que construyen los centros ceremoniales ahu con o sin moái.​ Estudios recientes descartan la existencia de este periodo.

Fase ahu moai: Del 1200 a 1680, en que empiezan los conflictos entre linajes y el culto al tangata manu u hombre pájaro.1​ Estudios recientes consideran que este periodo es cuando se colonizó la isla.

Fase huri moai: Desde 1680 hasta el contacto con los navegantes occidentales.

Esto es coherente con los estudios antropológicos, arqueológicos, genéticos y lingüísticos. Hacia 1200 comienza la etapa de mayor refinamiento de los ahu. Sigue mucha discusión respecto de fechas pero que Hotu Matua haya llegado en 1200 no parece estar acorde a lo que se sabe hasta ahora

 

 

Desarrollo de la cultura pascuense

Según la tradición oral, el pueblo rapanui habría llegado desde una mítica isla llamada Hiva, siendo guiados por Hotu Matu’a, su primer ariki, o rey, hacia principios del segundo milenio d. C. De acuerdo a las investigaciones arqueológicas, el origen de esta etnia provendría de la Polinesia, posiblemente desde las islas Marquesas. Teorías recientes postulan que la isla de Rapa Iti sería la mítica Hiva,​ de la cual habrían provenido los ancestros de los nativos de isla de Pascua, según la mitología pascuense.

La sociedad Rapanui, gobernada por el ariki, que reclamaba ascendencia directa de los dioses, estaba dividida en tribus y con clases muy estratificadas. Cada tribu ocupaba una zona, siempre con franja costera (denominada en idioma rapanui Kāinga). La mayor parte de la población vivía hacia el interior, junto a las áreas de cultivo. En el litoral establecían centros religiosos, políticos y ceremoniales (como en Anakena y Akahanga) y adoraban a los ancestros casi deificados representados por los moái. Todavía no se sabe cómo se realizó la construcción y desplazamiento de aquellas esculturas, de las que existen cerca de un millar.

Decadencia y dominio extranjero

Diversas expediciones llegaron a la isla de Pascua. En la imagen, el barco ruso Rurik es recibido por los pocos habitantes supervivientes.

Se estima que la población de Rapa Nui sufrió una crisis de sobrepoblación en los siglos XV y XVIII, lo que pudo haber provocado guerras entre las tribus con la consiguiente destrucción de los altares ceremoniales y el abandono de las canteras en que se tallaban los moái. Los nativos debieron de padecer periódicamente la escasez de alimentos y comenzaron a vivir en cuevas para protegerse de las incursiones de grupos enemigos, que en ocasiones se realizaban con el objeto de practicar el canibalismo.

Otras fuentes consideran que las tribus de la ínsula iniciaron una especie de competición por eregir el mayor número de estatuas moái, utilizándose grandes cantidades de madera para transportarlas. Este hecho pronto desembocó en la deforestación del lugar, lo que impidió construir canoas con las que poder pescar, provocando así una guerra civil que culminó con la llegada de la facción golpista al poder.

Surge un nuevo ceremonial, el del Tangata manu (‘hombre-pájaro’), en que los representantes de diferentes clanes competían para ser el primero en volver del islote Motu Nui con un huevo de manu tara (el gaviotín pascuense) para el jefe de su clan y así convertirlo en «hombre pájaro» por un año y darle al clan una posición preeminente durante ese periodo.

 

 

Lo poco que se conoce de las tradiciones y costumbres rapanui se debe básicamente a los relatos de las diferentes expediciones europeas realizadas en el pasado. El primer contacto europeo documentado con la isla corresponde al realizado por el holandés Jacob Roggeveen en 1722. La segunda ocasión en que los europeos visitaron la isla no ocurriría hasta 1770, cuando una expedición española bajo el mando de Felipe González de Ahedo arribó a la isla y llevó a cabo el primer mapa cartográfico de la misma, bautizándola como isla de San Carlos, en honor al rey Carlos III de España, y tomando posesión de la misma para la Corona de España. En la documentación elaborada por González de Ahedo, aparecen por primera vez dibujos de los moáis. De la toponimia elaborada por González de Ahedo, sólo se conserva en la actualidad el nombre de Punta Rosalía. Posteriormente, la isla fue visitada por otros europeos que utilizaron los mapas españoles, entre los que se encuentran James Cook (en 1774) y Jean-François de La Pérouse (en 1786). La isla de Pascua acabó convirtiéndose en un punto de recalada para los marinos que partían de Sudamérica en ruta hacia Oceanía.

Esclavitud y enfermedades

Especialmente dura para los isleños fue la visita de esclavistas peruanos que vendían a los rapanui en el puerto del Callao.​ Entre 1859 y 1863, unos veinte barcos se llevaron más de 1500 isleños para venderlos como esclavos.​ El exterminio de la clase sacerdotal significó una enorme pérdida —entre otras cosas, la única escritura de la Polinesia (rongo rongo) ha quedado inexplicada desde entonces—.

Otras expediciones realizadas posteriormente trajeron enfermedades a la isla, lo que generó un despoblamiento masivo. Las epidemias de tuberculosis y viruela, así como la partida de unos 250 isleños con los misioneros católicos a Tahití, redujeron la población a un mínimo de 110 personas en 1877.

ECOLOGÍA

La isla de Pascua, junto con su vecino más cercano, la pequeña y deshabitada isla Sala y Gómez, conocida entre los rapanui como Motu Motiro Hiva, y ubicada 415 km hacia el Este, está reconocida por biólogos como una ecorregión única. La escasez de precipitaciones ha podido contribuir a la eventual deforestación. Los bosques húmedos de árboles de hoja ancha tropicales y subtropicales originales han desaparecido completamente al día de hoy; sin embargo, estudios paleobotánicos de fósiles y polen y el descubrimiento de moldes de árboles dejados por corrientes de lava indican que la isla estaba forestada, con un amplio espectro de árboles, arbustos, helechos y hierbas. Una gran palmera (Paschalococos disperta), emparentada con la palma chilena (Jubaea chilensis), era una de las especies dominantes, junto con el árbol toromiro (Sophora toromiro). La palmera se ha extinguido, sin embargo tanto el Real Jardín Botánico de Kew como el Jardín Botánico de Gotemburgo están intentando reintroducir el toromiro (extinto en la naturaleza) en la isla.

 

 

Diversos estudios botánicos han demostrado que antes de la llegada del humano, durante cientos de miles de años, y al menos durante los primeros tiempos de la colonización humana, la isla estuvo cubierta de bosques con árboles altos. A la llegada de Jakob Roggeveen sin embargo, estaba convertida en un terreno árido y baldío. Actualmente hay pocos árboles en la isla, y los que hay forman pocas veces pequeños grupos. Parece ser que el bosque de palmeras original fue deforestado por los nativos, usando su madera para erigir las estatuas de los moáis.

Arqueología experimental ha demostrado claramente que algunas estatuas fueron erigidas en la cantera sobre marcos de madera con forma de “Y” llamados miro manga erua, para después ser transportados a sus destinos finales en ahu ceremoniales. Sin embargo, consideraciones como la latitud de la isla dejan entrever que efectos climáticos de la Pequeña Edad de Hielo (entre 1650 y 1850) pueden haber contribuido a la deforestación, aunque no está demostrado que así haya sido. La isla es citada como muestra del daño que el hombre puede hacerle a sus hábitats con la deforestación intensiva, lo que termina destruyendo al ecosistema por completo. Un ejemplo de este empleo ocurre en la película documental Home.

 

 

MITOLOGÍA

La mitología de la isla de Rapa Nui presenta características únicas; producto de que esta isla es la más aislada de las islas polinésicas, que era originalmente transmitidas en forma oral, y posteriormente registradas en forma escrita luego de la llegada de las expediciones que la visitarían. Tal como ocurre en otros lugares de Chile, en Rapa Nui la mitología también ha desarrollado una cosmovisión particular, que ha llevado a sus habitantes a explicaciones muy singulares sobre la creación del hombre y de su territorio. Entre los mitos más importantes encontramos el de la llegada del pueblo rapanui desde el continente de Hiva, el culto al dios Make-Make, que está representado en Rapa Nui como el creador del mundo, y el posterior culto al Tangata Manu (hombre pájaro), también conocido como la historia de Hotu Matu’a y los siete exploradores.

 

 

CONSTRUCCIÓN DE LOS MOAI

Un moái (del rapanui: moai, ‘escultura’ o “para que exista”) es una estatua monolítica que solo se encuentra en la Isla de Pascua o Rapa Nui, perteneciente a la Región de Valparaíso (Chile). Los moáis son el principal atractivo turístico de dicha isla.  La estatua de mayor tamaño mide 21,6 metros de largo y aún está adosada a la roca en las canteras exteriores; se estima que su peso (terminada) fluctuaría entre 250 y 300 toneladas. Entre aquellas que fueron transportadas a un ahu, las de mayor tamaño son el moai Paro del ahu Te Pito Kura, localizado en la costa norte con 9,8 metros de largo y un peso aproximado de 82 toneladas y en la costa sureste uno de los moai del Ahu Hanga Tetenga de casi 10 metros de largo, pero no se aprecia a primera vista su tamaño ya que está quebrado en cuatro fragmentos.

 

 

Los más de 900 moái conocidos esculpidos por los antiguos rapa nui están distribuidos por toda la isla. La mayoría de ellos fueron labrados en toba del cono volcánico Rano Raraku, donde quedan más de 400 moái en diferentes fases de construcción. La data histórica de todo el desarrollo de las diversas técnicas constructivas se desarrolló en la isla entre el 700 d.C y el 1600 d.C. Todo indica que la cantera fue abandonada repentinamente y quedaron estatuas a medio labrar en la roca. Prácticamente todos los moái terminados, originalmente situados sobre una plataforma, llamada “ahu” en idioma rapa nui, fueron posteriormente derribados por los isleños nativos en el período siguiente al cese de la construcción, en el siglo XV. Desde 1956 unos pocos de ellos han sido restaurados.

En un principio, estas estatuas gigantes llevaban también unos copetes o moños de piedra roja de más de 10 toneladas llamados pukao, que se extraían del cráter de Puna Pau, a veces muy lejos de las estatuas. Además, después debían elevarse hasta la debida altura para colocarlos sobre las cabezas.

 

 

Con la restauración del Ahu Nau-Nau en la playa de Anakena en 1978, se descubrió que, en las cavidades oculares, solían colocarse placas de coral a modo de ojos. Estas fueron retiradas, destruidas, enterradas o arrojadas al mar, en donde también se han encontrado. Esto concuerda con la teoría de que los mismos pobladores los derribaron, quizás durante guerras tribales.

Los primeros navegantes europeos que, a comienzos del siglo XVIII, llegaron a la Isla de Pascua no podían creer lo que estaban viendo. En esa pequeña área de tierra, descubrieron cientos de estatuas enormes por la superficie de toda la isla.

 

 

El significado de los moais es aún incierto, y hay varias teorías en torno a estas estatuas. La más común de ellas es que las estatuas fueron talladas por los habitantes polinesios de la isla, entre los siglos IX y XVI, como representaciones de antepasados difuntos, de manera que proyectaran su mana (poder sobrenatural) sobre sus descendientes.

Debían situarse sobre los ahu (plataformas ceremoniales) con sus rostros hacia el interior de la isla (excepto los siete situados en el Ahu Akivi y un moái de 4 manos señalizando el solsticio de invierno en el Ahu Huri A Urenga) y, tras encajarles unos ojos de coral con pupila de obsidiana o roca volcánica roja, se convertían en el aringa ora (rostro vivo) de un ancestro. Por lo que el nombre completo de las estatuas en su idioma local es Aringa Ora O Te Tupuna, que significa “Rostros vivientes de los Antepasados”.

Hipótesis sobre su construcción

La roca volcánica se podía cortar con relativa facilidad con herramientas de basalto y obsidiana, dándoles su forma básica en la propia cantera. Posteriormente eran extraídas y semienterradas en las cercanías para esculpirles los detalles.

Aún más controvertida es la manera en que eran transportados por la isla hasta su ubicación definitiva. No se sabe exactamente cómo eran trasladados, pero es casi seguro que dicho proceso exigió el uso de trineos o rodillos de madera. Una segunda teoría de 1982 del ingeniero checo Pavel Pavel, propone la solución más simple y práctica al traslado hasta el momento, balanceando su peso erguido y haciéndolo “caminar”, (según la tradición, los moái “caminaban”) teoría puesta en práctica con un modelo de hormigón en la ciudad checa de Strakonice, y posteriormente experimentada en 1985 en la isla junto a Thor Heyerdahl y a Sergio Rapu, con un moái real, y usando materiales de la isla, posteriormente el arqueólogo Carl Lipo y el antropólogo Terry Hunt prueban nuevamente esta teoría con un modelo de hormigón rudimentario.​

Durante el verano del año 2000, un equipo arqueológico norteamericano descubrió datos que sugieren la utilización de máquinas complejas en la isla hace siglos. El geólogo Charles M. Love y un equipo de 17 estudiantes excavaron secciones de las tres principales carreteras que sirvieron para transportar las estatuas gigantes. Parte de estas carreteras fue excavada originalmente en el lecho de roca de la isla, formado principalmente de roca volcánica de un tipo conocido como pahoehoe.

 

Cantera de moais

 

Curiosamente, las carreteras no son planas sino que su sección muestra una forma característica en “V” o “U”. Su anchura media es de 3,5 metros y se requiere un alto nivel de conocimiento ingenieril. En algunos tramos, las carreteras están flanqueadas por líneas de rocas.

Pero quizá lo más sorprendente es que estas rocas no están simplemente colocadas allí, sino encajadas en agujeros tallados en el lecho de roca que forma el suelo de la isla. Un detalle relevante es que este tipo de agujeros se da en los tramos en los que la carretera discurre cuesta arriba. El Dr. Love especula con la posibilidad de que estos agujeros fueran colocados allí para acomodar algún tipo de mecanismo ideado para ayudar a mover las gigantescas cabezas de piedra y salvar desniveles que, de otra manera, requerirían un notable esfuerzo.

Estos agujeros, así como la curiosa forma en “V” de las carreteras nos indican que aún existen importantes incógnitas sobre el sistema que emplearon los nativos de la isla de Pascua para erigir sus misteriosos moáis.

LUGARES DE INTERÉS

Aunque la isla es vista en sí misma como un museo al aire libre, llena de moái, sitios ceremoniales, ahu y petroglifos, el Museo Antropológico Padre Sebastián Englert posee una gran colección (unas 1500 piezas) que representan el legado cultural de la isla. El museo, fundado en 1973, posee además una importante colección de fotografías, archivos de música tradicional, una biblioteca con 3000 publicaciones y el único moái femenino encontrado.´

 

 


MISTERIO REVELADO: LA ISLA DE PASCUA

Médium: Raúl Caballero

Interlocutor: Adrián Tardío

Entidad: Noriel (maestro del 5º plano de luz) 

Se reveló el misterio de la Isla de Pascua mediante canalización telepática dando detalles sobre quiénes y cómo construyeron los moais y sobre su historia y sucesos en general.

Descargar


ENLACES RELACIONADOS:

Planetas al descubierto – Imm III

Percy Fawcett y la ciudad perdida Z


BIBLIOGRAFÍA Y REFERENCIAS:

Isla de Pascua: https://es.wikipedia.org/wiki/Isla_de_Pascua

Centro de Estudios Isla de Pascua: http://www.isladepascua.uchile.cl/

Moais: https://www.youtube.com/watch?v=spbrwhiZtvo&spfreload=10

Moais II: http://www.isladepascua.uchile.cl/moai.html

Documental sobre la historia de la isla: https://www.youtube.com/watch?v=Gsu4XmO_Hhs



Compartir