Los Ha (seres de Vega V)

LOS HA 

Los Ha son una civilización extraterrestre de tipo reptiloide o reptiliano, gris e híbridos que lleva visitando la Tierra desde tiempos inmemoriales. Es la raza que más influencia ha tenido en la historia de la humanidad -por delante incluso de Orión III- y se los relaciona con diversas escenas plasmadas en los textos sagrados de varias religiones. Proceden del quinto planeta de la estrella Vega, en la constelación de Lyra.

Enlace a la sesión sobre Vega V

Descargar audio


Sesión sobre los Ha – 18/11/2016

Médium: Raúl Caballero

Interlocutores: Adrián y Luis

Se realizaron distintas preguntas sobre la civilización conocida como los Ha.

Raúl: Sesión con Nori-El sobre los Ha. Tenemos un cuestionario y Adrián va a hacer de interlocutor.

Nori-El: Nuevamente con vosotros, ya casi me siento como el protagonista de una de vuestras películas.

Adrián: (Ríe) ¿Qué tal Nori-El? ¿Cómo estamos?

Nori-El: Siempre bien y siempre aquí, siempre aquí con vosotros dilucidando pequeños misterios que tanto os gustan a vosotros y que a veces me planteo si os gustan más que a mí incluso (ríe). Esa connotación que vosotros le dais al misterio, para nosotros no es tal, puesto que tenemos respuestas y si no las tenemos directamente las buscamos. De todas maneras, hay varios enigmas que -de alguna manera, les llamo enigmas porque para vosotros son enigmas- son como atrayentes porque sé de alguno de vosotros que ama la historia antigua o similares, pero es como que la gente nota con fuerza qué tipo de situaciones están sucediendo ahora con vosotros, que están sucediéndose, y creo que ahí es donde reside la fuerza de estos enigmas.

Adrián: Bueno, sabe que tenemos algunas preguntas, no sé si quiere dar algún mensaje sobre este tema de los Ha que queríamos hablar esta noche.

Nori-El: No, puedes disparar directamente

Adrián: Vale, vamos directos. ¿Cuándo llegaron los Ha a la Tierra por primera vez?

Nori-El: Hace varios, varios milenios. Varios, varios, varios. Sé que os parece muy genérica la contestación, porque buscáis siempre cifras exactas, pero son prácticamente visitantes tan antiguos como vosotros como especie y cuando digo como vosotros como especie me refiero a cuando comenzasteis a pensar de forma abstracta.

Adrián: ¿Antes de la Atlántida pues?

Nori-El: Sí.

Adrián: ¿Nos siguen visitando a día de hoy? Bueno, está claro que sí.

Nori-El: Sí y aparte son unos seres muy curiosos y muy estudiosos y es como que han estado estudiando todo lo que tiene que ver con vuestro planeta, con vuestra civilización, con vuestra especie y con vuestra historia. Han analizado con profundidad todo lo que tiene que ver con vuestra historia. Vuestra historia está teñida de sangre, eso ellos lo saben perfectamente. Y para algunos escépticos que puedan pensar de alguna manera: “Bueno, somos el ombligo del mundo, somos el ombligo del universo y todo el mundo nos visita”. Estamos hablando de una especie -estamos hablando de una civilización- que está expandida por mundos y mundos y mundos y mundos. Es decir, está superpoblada la galaxia de seres que tienen algún tipo de relación con los seres de Vega.

Adrián: ¿Pero son millones como se dijo en la sesión de Vega V?

Nori-El: Sí, sí, sí. Aparte es como que lo veis un poco extraño o diferente. No es extraño. Hay muchísimas civilizaciones en vuestra galaxia, en galaxias vecinas y a lo largo de toda la creación. Hay muchísimas especies y hay muchísimas civilizaciones que se van expandiendo mediante mundos, ya no solamente que colonizan, sino que directamente van dejando descendencia en los distintos mundos. Algo que se va terminando cuando, por algún motivo, comienzan a quedar estériles.

Adrián: ¿Pero cuando dicen que expanden su ADN por distintos mundos quiere decir que combinan su ADN con otras especies o que directamente son ellos los que se reproducen allí y se quedan allí viviendo?

Nori-El: Realmente ambas cosas, realmente ambas cosas. Tienen la tecnología capaz de alterar y modificar el código genético de las especies a las cuales visitan, de la misma manera que van reproduciéndose, también generando seres “híbridos”… y es algo muy habitual. Insisto, no es solamente en esta especie, sucede en casi todas las especies. También ha sucedido a lo largo de su historia con los seres de Orión III, lo que sucede es que se fueron quedando estériles. Y es algo que sucede en muchísimos mundos, en muchísimas civilizaciones avanzadas tecnológicamente. Aparte, que la tecnología de modificar el ADN e incluso de modificar el ARN es muy, muy sencilla, que prácticamente cualquier ser con capacidad para viajar a las estrellas es capaz de utilizarla.

Adrián: Muy bien. Cuándo vinieron aquí, ¿qué buscaban en principio?

Nori-El: En principio simplemente observar, investigar y estudiar. Sabían del potencial que había en el código genético de varias de las especies en el momento en el que ellos vinieron y que era cuestión de tiempo de que se desarrollara pensamiento abstracto en una o más de una y simplemente se quedaron asombrados con la joya que tenéis como mundo, que no valoráis. No lo valoráis porque directamente lo vais devastando. Cuando ellos llegan se quedan asombrados con la variedad de clima, con la variedad geológica, con la vida acuática, etc., etc.

Adrián: ¿Cuánto tiempo convivieron con humanos?

Nori-El: Han estado miles de vuestros años y en distintas civilizaciones.

Adrián: ¿Han combinado su ADN con humanos de aquí de la Tierra?

Nori-El: Realmente sí, realmente sí.

Adrián: ¿Y cómo?

Nori-El: De forma natural, sin tecnología, pero estamos hablando de hace muchísimos milenios.

Adrián: ¿O sea, que es compatible -digamos- el ADN como para reproducirse?

Nori-El: Es compatible en cierta manera, en cierta medida, porque de alguna manera es como que hay… Te hago una pregunta como interlocutor: ¿Por qué actualmente ya no lo hacen? Bien, pues ya no lo hacen porque es como que se dieron cuenta que la probabilidad de que la reproducción saliera correcta era bastante, bastante escasa y que no les compensaba. Aparte, habéis de tener en cuenta que en vuestro mundo tenéis un apego enorme por los seres queridos, es un apego mucho más allá del que tienen ellos como especie, con lo cual han tenido varias complicaciones en distintos momentos para “reclutar” los hijos suyos y han tenido problemas tiempo atrás en la historia.  Y es como que -aparte de por incompatibilidad en muchos casos- salía un ser deforme o con cualquier tipo de malformación. Era habitual que eso sucediera y muchos de los que en otras épocas se han denominado monstruos, algunos tenían sus mutaciones lógicas, habituales de la naturaleza, algo que también sucede entre vosotros a pesar de esa compatibilidad total entre ADN. Imagínate lo que puede llegar a suceder con otra especie. Muchos de los autodenominados monstruos por vuestra sociedad, por eso digo auto, porque no eran ellos lo que se denominaban monstruos, sino que vosotros mismos los habéis denominado monstruos a varias criaturas que han nacido. Los varones no sabían o la gente no sabía, pero directamente tenía que ver con algunos contactos con estos seres o con incluso otros seres, pero de todas maneras es algo que se ha dado en muy pocos casos porque observaron la incompatibilidad en un porcentaje x. Es decir, es compatible para la vida, pero no es una compatibilidad demasiado habitual para que se geste correctamente un ser. En vosotros solamente por grupo sanguíneo ya hay incompatibilidades muchas veces, imaginad con otras especies.

Adrián: Sí.

Luis: Maestro, ¿ha habido alguna modificación genética que haya perdurado hasta nuestros días fruto de las relaciones de la raza de los Ha o de otras?

Nori-El: Es que hasta vuestros días, habría que analizar a qué te refieres concretamente ese hasta vuestros días, porque va por años y va por épocas. Hasta día de hoy, hoy, la respuesta es no.

Luis: ¿Y qué me podría decir de lo que conocemos como el Rh- y el Rh nulo? ¿Son modificaciones que tienen que ver con este tipo de alteraciones genéticas?

Nori-El: No, no, no. No, para nada, son alteraciones que directamente tienen que ver con alteraciones que se dan en según qué circunstancias en vosotros mismos como especie, es decir, no tiene nada que ver con algo externo. Sí tiene que ver con algo que se podría analizar con profundidad, pero tiene que ver directamente a vosotros y cómo distintos hábitos, costumbres, incluso engramas, maneras de pensar, son capaces de modificar tales cosas como el código genético o incluso ciertas propiedades dentro de vuestro grupo sanguíneo. De alguna manera se va transmitiendo. Esto es algo que tiene que ver con otras historias que daría para otras sesiones.

Adrián: Okey, ya de paso que estamos con este tema del ADN.

Nori-El: Déjame hacer un pequeño apunte nada más.

Adrián: Sí.

Nori-El: Vosotros como especie… y esto que lo digo, lo digo muy por encima porque no quiero alarmar ni asustar a nadie y ahora de repente todo el mundo desconecta el internet y me quedo aquí hablando con la querida Laura, que está al lado del receptáculo. Incluso la radiación excesiva a la que estáis sometidos en muchos de vosotros, con el tiempo, genera cambios, modifica patrones en los biorritmos de las células, en los genes. No en un corto período de tiempo, pero tras varias generaciones, “imbuidas” -vamos a decirlo así- a esa radiación constante, fetos imbuidos en radiación constante, madres imbuidas en radiación constante, etc., durante las generaciones. Ya se ha dado y se puede volver a dar, pueden llegar a generar no solamente lo que vosotros llamáis malformaciones, sino alteraciones en los comportamientos habituales de vuestras células y de vuestro código genético. Estáis sometidos a un ritmo de vida absolutamente distinto al que estaban sometidos vuestros antepasados hace, qué diría yo, setecientos (700) años. Absolutamente distinto, para bien y para mal. No domináis todos los entresijos de toda la tecnología que utilizáis. Toda tecnología puede ser negativa también y tiene su contraparte y no la habéis estudiado a fondo la contraparte. No conocéis lo perjudicial que puede llegar a ser para vuestra salud algunas de las máquinas o tecnologías que utilizáis hoy en día. Y cuando algo no se conoce a fondo, nacen nuevos misterios. ¿Os acordáis al principio de la sesión con los enigmas? Para nosotros no son tales.

Adrián: Bueno, maestro, existe un gen llamado AR1 que nos distingue y diferencia realmente de todos los animales. Muchas veces hemos oído aquello de que el ser humano comparte con el delfín o con el chimpancé más del 90% de su información genética, pero el gen AR1 solo lo posee el ser humano, nadie sabe cómo ha llegado ahí. Los genes evolucionan, mutan, menos el AR1, que permanece inalterable, ¿cómo ha llegado hasta ahí? AR1 significa Región Humana Acelerada 1 y esto es porque se trata de un gen que afecta de forma directa a la evolución de nuestro cerebro y lo hace de una forma muy rápida, demasiado rápida para la evolución, dicen algunos. ¿Qué nos puede decir sobre esto?

Nori-El: Lo de demasiado lo dejamos para que unos tengan algo de qué hablar, lo digo porque a veces generáis misterios -no lo digo evidentemente por vosotros, lo digo por vuestra especie- de donde no los hay, a veces por no prestar atención y a veces directamente por desconocimiento y casi, casi está en vuestro ADN el generar misterio de donde no lo hay. Se trata de algo que…

Adrián: Natural.

Nori-El: Sí, totalmente, totalmente. Aparte se muestra naturalmente para vosotros ahora y en vuestra observación natural ahora, pero ¡obvio, obvio que ha mutado! Y obvio que se ha modificado con el paso de los milenios. No tiene nada que ver con esas especulaciones que se lanzan en lo que vosotros llamáis Internet, que muchos ya comienzan a considerarlo divino o se van por otros lugares.

Adrián: Perfecto, cambiamos un poco de tema. Independientemente de los pactos actuales con la Confederación Galáctica, ¿tiene algo que ver que algunas familias adineradas de origen judío tuvieran el poder hasta el día de hoy por algún pacto antiguo con la raza de los Ha y otra raza extraterrestre? Y si fuera así, ¿en qué consistía dicho pacto? ¿Qué contraprestación habría?

Nori-El: No, no, no, para nada, no existe y no tiene nada que ver. El único pacto que hay hoy vigente es uno que firmaron unos hombres con traje y corbata que se sentaron a negociar en una mesa con un gris de otro mundo. (Ríe) Lo digo de forma teatral como para que lo entendáis. Voy a decir una cosa y que no se malentienda, porque voy a copiar el tono de Ron, el tono del maestro Ruan-El. A veces sois tan ingenuos como especie, que llegáis a pensar que un tratado, que un pacto, que una negociación -llamadlo como queráis- acordado hace milenios puede llegar hasta vuestros tiempos, cuando rompéis de un día para otro los tratados sobre consumo y repartición del agua, los tratados sobre la desnuclearización del mundo, etc., etc., etc. Me resulta muy de ciencia ficción, copiando palabras vuestras.

Adrián: Pero ha habido pactos en la antigüedad, ¿el más próximo después de este cuál era?

Nori-El: Ha habido pactos en la antigüedad y depende para lo que tú llames antigüedad. Porque de ser antigüedad, no puede ser para mí antigüedad. Ha habido pactos en todas las épocas, métetelo en la cabeza. Ha habido pactos en todas las épocas.

Adrián: Sí.

Nori-El: ¿Pero pactos entre quién? ¿Entre alguna elite? ¿Entre algún pequeño grupo? Hoy en día está todo interconectado y aún hoy en día no hay ningún pacto, ninguno, que pueda afectar a todo un mundo, a todo vuestro planeta directamente, ni siquiera los pactos que puedan haber sobre el Área 51 afectan directamente a todo el globo, estáis absolutamente equivocados. Quiero decir con eso, vuestro mundo siempre se ha dividido en muchísimas regiones, países, etc., y a día de hoy… (ríe) cada día es como cuando vosotros consultáis un diaro, yo consulto las mentes conceptuales de vuestros políticos y veo nuevos países que se crean, nuevas fronteras que se crean, nuevos idiomas o dialectos que se gestan y os separáis cada vez más de la unidad. Eso hace que sea muy difícil influir en un colectivo.

Adrián: ¿Cómo está Raúl para seguir?

Nori-El: Podemos seguir un par de preguntas más, la temperatura corporal es bastante alta, pero no está teniendo ningún tipo de problema todavía en traducción de conceptos. Podemos continuar un par de preguntas más.

Adrián: Okey, ¿la raza de los Ha en qué otros conflictos a través de la historia han estado involucrados o ha sido responsables directamente y que no tengamos idea?

Nori-El: Me vas a disculpar que directamente no te los nombre.

Adrián: Sí, van a ser muchos, ¿no?

Nori-El: Sí, sí, porque son muchos y directamente olvidaos de los Ha después de la época bíblica, no existen, desaparecen. Es decir, continúan estando, continúan observando, pero prácticamente no interactúan, no participan directamente.

Adrián: ¿Eso a qué se debe?

Nori-El: Bueno, daría para tema, pero tiene que ver con que ya tuvieron bastante (ríe) durante vuestra época bíblica en las que los “pobres” se las vieron de todos los colores a todos los niveles y entonces decidieron no volver a interceder. Prácticamente no interceden, simplemente observan. Algo distinto sucede a los hermanos de Orión, que han estado intercediendo en distintas fases constantemente.

Adrián: ¿Pero los de Sodoma y Gomorra quiénes eran? ¿Los Ha?

Nori-El: Sí, sí, directamente y varios conflictos más que tienen relación, pero estamos hablando de hace muchísimo, muchísimo tiempo.

Adrián: Bien, cambiando un poquito de tema, hablábamos en la sesión de que en Vega V, el cuatro planeta suyo, de su planeta de origen, ellos era el cinco, pues el cuarto (Vega IV) era positivo, eran seres de luz y tal. Y si son tan belicosos los Ha, ¿por qué no se han expandido al cuarto planeta? ¿Por qué no los han dominado?

Nori-El: Tienen un acuerdo, es un acuerdo un tanto… vosotros lo llamaríais amenazante, más que un acuerdo. Los seres de Vega IV participan en la Confederación y a cambio no los devastan. Es casi una amenaza, más que un pacto, pero bueno. Lo llamamos pacto, porque ellos lo llaman así.

Adrián: ¿Y para pertenecer a la Confederación tienes que aportar algo a la Confederación?

Nori-El: Ellos aportan cosas que no todo el mundo cree o que no a todo el mundo le interesa, pero que algunas especies en la Confederación lo consideran valor fundamental, como puede ser la filosofía o incluso la mediumnidad. Son cosas que se valoran muchísimo en la Confederación, aunque no todas las especies lo valoren. Tienes que tener en cuenta que hay muchísima información dada a través de maestros que se da en la Confederación a través de distintos mundos que directamente les sirven para saber con quién aliarse y con quién no y es como que les sirve de brújula por el enorme cosmos. Evidentemente, luego hay seres como los Ha que directamente van a todos los sitios sin ton ni son y directamente no creen en estas cosas, pero no olvidéis que no se puede generalizar. No se puede decir “los seres de Sol III no creen en la espiritualidad”, porque sería tildar a todos. Hay seres en Vega III y en Vega V que sí tienen interés. Caéis en el error constantemente de meter a todos en el mismo saco. “Los romanos eran conquistadores” o “los nórdicos eran conquistadores”. ¡No todos! ¡No todos!

Adrián: ¿Para cuándo ve usted más o menos que entremos en la Confederación Galáctica?

Nori-El: Eso es algo que no depende de mí, de todas maneras es un tema complicado el tema de vuestra política con un país del norte, recientemente, así que va a ser seguramente y lo dejo solo como una posibilidad y me retiro… Seguramente vais a tener más problemas dentro, que fuera, así que no hace falta que miréis a las estrellas de momento. No, mientras tanto no hace falta que miréis fuera, porque cosas más difíciles se están cocinando dentro. Voy a dejaros ya porque está muy, muy agotado y desestabilizado el receptáculo.

Adrián: Está bien, maestro. ¡Muchas gracias!

Nori-El: ¡Hasta todo momento!


SESIONES RELACIONADAS:

El misterio revelado de los Extraterrestres

El misterio revelado de la Atlántida

El misterio revelado de las Pirámides

ENLACES DE INTERÉS:

Estrella Vega – Wikipedia

Constelación Lyra – Wikipedia



Compartir