Jiddu Krishnamurti

Jiddu Krishnamurti o J. Krishnamurti (Madanapalle, Andhra Pradesh, India, 12 de mayo de 1895–Ojai, California, Estados Unidos, 17 de febrero de 1986), fue un conocido escritor y orador en materia filosófica y espiritual. Sus principales temas incluían la revolución psicológica, el propósito de la meditación, las relaciones humanas, la naturaleza de la mente y cómo llevar a cabo un cambio positivo en la sociedad global. Alegaba no tener nacionalidad, ni pertenecer a ninguna religión, clase social, o pensamiento filosófico. Pasó el resto de su vida como conferenciante y profesor viajando por el mundo y enseñando sobre la mente humana, tanto a grandes como a pequeños grupos.

https://es.wikipedia.org/wiki/Jiddu_Krishnamurti – Wikipedia

Descargar


Laura: ¡Bienvenido!

Darvin-El: Es un lujo que me acojas tú como anfitriona y este receptáculo como anfitrión porque sé con el amor con el que hacéis vuestra misión en el planeta tierra,  lo que vosotros llamáis sol 3 (para que las entidades espirituales lo entendamos perfectamente). Sé que vuestra misión es realmente conmovedora aunque a veces siento que… infravalorada, tal vez. De todos modos, os agradezco la oportunidad de estar aquí hoy.

Laura: Es un placer para todos nosotros. ¿Podría darnos su nombre conceptual?

Darvin-El: No, no… no me es importante el nombre, no me es importante el nombre. Si queréis un nombre podéis llamarme Darvin-El, con b baja, pero no me es importante el nombre. Prefiero que me llaméis por mi último rol en vida tal vez, simplemente porque pienso que los nombres espirituales cambian y los nombres de los roles permanecen en la memoria, aunque a veces no es necesaria tanta memoria.

Laura: ¿Y en qué plano vibracional se encuentra actualmente?

Darvin-El: En el 5.9. El mismo nivel que mora el Maestro Jesús, que además es alma gemela mía.

Laura: ¿Y qué edad espiritual tiene?

Darvin-El: Soy bastante, bastante antiguo. Tengo más de 50 millones de años. No creo que sea un dato relevante. Entiendo que es una entrevista y que está para hacer este tipo de preguntas, pero tal vez mi relevancia está en el mensaje, en la idea, más que en atraer miradas de los curiosos.

Laura: ¿Cuántas vidas ha tenido?

Darvin-El:  No he tenido muchas. Apenas he tenido 64 vidas.

Laura: ¿Ha vuelto a encarnar desde su encarnación como Krishnamurti?

Darvin-El: No, y no tengo tampoco ningún interés en encarnar. Creo que ahora mismo puedo servir mejor desde el plano espiritual.

Laura: ¿Ha tenido más encarnaciones relevantes en este u otros mundos?

Darvin-El: No me interesa trascender. He tenido alguna cosa que para vosotros consideréis relevante, pero no me interesa trascender y no me interesa dar nombres.

Laura: Vale. ¿En qué plano encarnó en su rol como Krishnamurti?

Darvin-El: No importa el subnivel. Encarné en el plano 5 y desencarné en el plano 5. No es importante tanto matiz de subnivel. Creo que al final lo cuantificáis todo en números y os olvidáis de lo más importante. No creo que… es el verdadero amor, no creo que haya diferencia tangible entre un plano 5.9 y un plano 5.1; a diferencia de que sí pueda haberlo, tampoco voy a ser hipócrita, entre un 5 y un 2… un plano 5 y un plano 2. Pero no creo que los subniveles sean realmente importante. Lo importante es ir hacia la luz y más importante aún es llegar a ella, aunque considero que el llegar a ella es algo teórico. No se puede nunca llegar a la luz porque siempre estamos en la búsqueda de la misma, en la perfección de la misma, en la perfección de todo. Hasta Eón está buscando su propia perfección. Está buscando subir una octava más cada vez. Entonces, ¿cómo pensáis que nosotros no estamos buscando esa perfección? Estamos tan lejos de lograrla… ni siquiera nuestro Padre, que es nuestro creador ha alcanzado el nivel de perfección, porque si no,  no estaría subiendo octavas. Pero entonces algunos piensan en el plano físico que son infalibles y piensan que son perfectos y yo lo miro desde mis ojos, de mi rol encarnado, cuando estuve encarnado, y realmente me causa tristeza. Pero tristeza no egoica, sino una compasión por cada uno de ellos. Pero, mirándolo ahora desde la perspectiva espiritual, todavía me causa mayor compasión… pero hasta me causa una pequeña risa, hasta una pequeña risa. Que no se ofenda el ego de aquellos que me escuchen, pero a veces me causa una pequeña risa pensar que hay gente que pueda pensar que es perfecta y apenas somos una pequeñísima partícula de otro ser que tampoco es perfecto.

Laura: ¿En qué misión encarnó en esa vida como Krishnamurti?

Darvin-El: Encarné en  la misión de divulgar, en la misión de…Se ha dicho en varias oportunidades, en distintas canalizaciones de distintos maestros hermanos míos, que los mensajes se dan cuando la humanidad está preparada, cuando es la época idónea para que se entiendan esos mensajes, ¿no? Pero hay mensajes adelantados a la época, como muchos de los mensajes que dan varios hermanos míos a través de este receptáculo que tan gentilmente me alberga, y yo era un maestro adelantado para la época. No lo digo poniéndome medallas del ego porque no me interesan las medallas del ego, pero tampoco me interesa la hipocresía y la falsa modestia es prima hermana de ella. No me interesa la hipocresía. Yo vine para dar una serie de mensajes que en la época todavía no se estaba en tiempo de conocer y que recién ahora hay muchos que están conociéndome. Recién ahora hay muchos que están estudiándome, recién ahora. Eso demuestra cuando un maestro estaba adelantado a su época, aunque no me gusta autodenominarme maestro, porque creo que todos somos maestros y alumnos de alguien y de algo y de algún concepto y que todos seguimos aprendiendo y pienso que vine adelantado a la época en ese sentido. Lo que contaba era adelantado a la época como lo que vosotros comentáis, que creo que pasado un tiempo se va a tomar mayor constancia y se va entender más lo que dice este receptáculo que hoy por hoy muchos dicen que entienden y le siguen la corriente al receptáculo diciéndole que le entienden… y realmente en su ser no entendieron lo verdaderamente trascendente del mensaje. Pasado un tiempo vuestros descendientes van a estudiarlo y lo van a comprender siempre y cuando no caiga en agua de borrajas, todo puede caer en agua de borrajas, todo. Y doy gracias a Eón que mis mensajes todavía siguen divulgándose hoy, aunque sea para que sólo aprenda una persona más desde el plano espiritual me doy por satisfecho.

Laura:  Entonces, se puede entender que cumplió la misión… ¿no?

Darvin-El: Realmente no me interesa si cumplí o no cumplí. Me interesa que hice lo que quise, que fue a lo que vine, independientemente del resultado, porque creo que el resultado solamente crea expectación, expectativas, decepciones y mueve roles del ego. No me interesan los resultados, por eso no me interesa si lo cumplí o no. Simplemente hice lo que quería hacer cuando programé encarnar y con eso estoy satisfecho yo.

Laura: ¿Qué grado OT llegó a desarrollar?

Darvin-El: Llegué a desarrollar un grado OT 14.

Laura: ¿Potencial o real?

Darvin-El: Es una pregunta tramposa, porque seguramente sería potencial porque tenía engramas y, como bien ha dicho este querido receptáculo y también otros maestros como Ruan-El o mi hermano Johnakan, quien es también mi alma gemela: De alguna manera teniendo engramas no se puede ser OT real. Pero ten en cuenta que tenía el ego controlado, con lo cual no dejaba que esos engramas brotasen y también lo ha explicado este receptáculo en varias oportunidades: Que teniendo los roles integrados se consigue frenar esos engramas. Bueno, pues yo tenía tal nivel de control del ego que logré “vencer” -y lo pongo entre comillas y sin comillas- esos engramas, con lo cual era OT potencial, pero era como si fuera OT real, porque los engramas no incidían en mí, no tenían poder en mi.

Laura: ¿Con qué maestros que nosotros conozcamos tiene mayor afinidad?

Darvin-El: Con el maestro Johnakan, con el maestro Ien-El, el maestro Jesús, y también con otros maestros como Kar-El o también otros maestros como Morgan-El… y es eso. De todos modos, los círculos de afinidad con los que nos movemos en el plano espiritual son absolutamente diferentes con los círculos de afinidad con los que os movéis en el plano físico; es decir, vosotros tenéis que vivir y convivir permanentemente con alguien que sea afín. Nosotros podemos vivir y convivir permanentemente con espíritus que no sean afines, pero que vibren en un nivel de vibración alto y que nos comprendan y nos entiendan, porque entre nosotros nos comprendemos todos. Se puede vibrar de forma diferente, pero no se puede vibrar distinto al amor. No existe vibración distinta al amor dentro del quinto nivel.

Laura: ¿Quién es su guía espiritual y su ángel guía actualmente?

Darvin-El: Mi guía espiritual es el maestro Ien-El, el maestro Jesús, y mi ángel guía es Gabriel, uno de los ángeles más importantes.

Laura: ¿Quiere darnos algún mensaje?

Darvin-El: Para mí lo importante es… podría dar muchos mensajes, tal vez demasiados, más de los que tengáis tiempo de escuchar: El Ser vive condicionado permanentemente. Eso es algo que yo dije constantemente en mis charlas. Es importante que entendáis que el ser que nace no es un ser libre de condicionamientos. Es un ser condicionado. Condicionado porque vive condicionado por los preconceptos de la sociedad en la que nace, por las culturas en las que nace… A ese niño desde muy pequeño se le está otorgando una personalidad que no es su propia personalidad, es una personalidad artificial que convive dentro de sus propia personalidad. Y es así cómo se forma una segunda personalidad totalmente artificial. La persona que nace fuera de todo condicionamiento social es una persona que es libre. Por eso vuestra libertad es sólo una utopía, es sólo un concepto teórico. No existe la libertad en vosotros. Vosotros que tenéis tantas etnias, tantos idiomas, tantas regiones, tantas culturas, tantas religiones, tantas filosofías, tantos pensamientos, tantas costumbres… no existe la libertad para cada uno de vosotros. Lamento defraudaros. No existe esa libertad que tanto queréis anhelar, que tanto perseguís.

Sois esclavos de la cultura, sois esclavos de la sociedad, pero no es importante ser o no esclavo de eso. Lo importante es CUÁNTO os condicione en el día a día. Ese encarcelamiento conceptual teórico. Hay personas que la teoría le condiciona menos en la práctica, y hay personas que al revés. Admiro las personas con fuerte personalidad que son capaces de sobreponerse a lo que está escrito en vuestro condicionamiento social, en vuestras normas escritas, porque quiere decir que tiene una fuerte valentía y que es capaz de romper con el sistema. Un sistema muy estrecho: “Puedes decir lo que quieras, porque tenéis libertad de expresión”. Qué mentira es esa libertad de expresión, porque más del 90% de cosas que vais a decir ya están estructuradas, pensadas, mecanizadas… es como si os estuvieran dando un guión que tenéis que seguir al pie de la letra, que tenéis que leer, porque si os salís del guión ya no está aceptado, entonces… ¿Dónde está la libertad? Tenéis libertad de expresión y os dan el guión. Si hacéis trizas ese guión y decís lo que queráis os van a censurar, os van a mirar mal. Entonces en vuestra sociedad que tanto pregonáis “libertad”, jé, libertad hipócrita, no podéis decir nada que no esté escrito. Pensadlo, pensadlo, pensadlo, pensadlo… en esa libertad tan mecanizada… No me extraña que haya libertades mecanizadas cuando el ser humano se comporta como una máquina. Y vivís con todos los condicionamientos sociales, pero sobre todo vivís con todos los condicionamientos del ego, todos los condicionamientos de vuestra mente, todos los condicionamientos de vuestro ser, porque los necesitáis. El ser que aprende a necesitar, aprende a demandar.

Está bien que el ser aprenda a necesitar y aprenda demandar con 5 años, con 6 años… no con 43. Y seguramente cada uno de vosotros escuchando este mensaje vais a pensar en el otro, en vuestro hermano, en vuestro vecino y vais a pensar: ¿A ver si lo hace? Uy,  sí que lo hace. No, miraos a vosotros mismos, reflejaos a vosotros mismos, entonar el “mea culpa” a vosotros mismos, mirad vuestras responsabilidades antes de mirar la responsabilidad ajena. Voy a decir una última frase para terminar querida interlocutora: Si cada uno de vosotros miraseis hacia uno mismo, el mundo sería mejor. ¿Cómo? ¿Me estás hablando de ego? No. Estoy hablando de responsabilizarse con uno mismo, de comprometerse con uno mismo. De eso hablo. No hablo de ese “yo” egoico. Hablo de ese “yo” responsable. Si cada uno de vosotros en lugar de mirar los defectos del otro, miraseis los defectos propios y pusiérais la mitad del empeño que ponéis en cambiar al otro -en que el otro modifique lo que vosotros llamáis defectos- en MODIFICAR VUESTRO EGO, el mundo se llamaría de otra manera, pero no se llamaría Sol 3.

Te admiro profundamente interlocutora que sé que haces una tarea por el bien de todos y que eres uno de los pocos seres en este mundo que piensa de manera desinteresada. Hasta todo momento.

Laura: Hasta todo momento. Muchas gracias.



Compartir