YB 04/06/08

Médium: Raúl Caballero

Entidad: Thetán de YB

Contacto con un ser angélico, ésta entidad explica la satisfacción que le resulta poderse comunicar y realiza una diferenciación entre los planos espirituales y el plano angélico.


Thetán de YB: Me contacto a través de éste médium que tan gentilmente me canaliza.
Me contacto y es muy agradable un contacto directo con el plano físico, y agradezco muchísimo ésta comunicación. Me parece algo sensacional poder expresar mis conceptos con esta claridad a través del decodificador de éste receptáculo. Está muy bien poderse comunicar porque de alguna manera da posibilidad para que nosotros, seres espirituales, seres angélicos, podamos expresar lo que de verdad pensamos o sentimos.
Algo que es muy difícil porque en el plano físico no somos escuchados. Yo por ejemplo, no me considero escuchado por mi parte encarnada, no me considero.

Y si bien, yo soy una entidad angélica del plano 6.2 también sabemos que, los planos angélicos no son iguales que los planos espirituales, nosotros no podemos descender o ascender de plano directamente con nuestras acciones. De repente, si un ser angélico se comporta mal en el plano físico, nosotros no descendemos sino que, el desciende a un plano de vibración más bajo o directamente nos orientan en el limbo.
Por eso es importante, porque vosotros conocéis muy pocas cosas de lo que es el universo espiritual y angélico.
Y especialmente de éste último, se desconocen muchísimas cosas. Ha sido un mundo muy estudiado por vosotros. Desde el plano físico, muy estudiado por investigadores, científicos, descubridores, etc.

Existen muchas escuelas tradicionales esotéricas que hablan de que los ángeles somos los enviados de Dios, los mensajeros que nos presentamos para dar buenas noticias, que ayudamos constantemente y puedo decir, que algunas están bien pero en otras se ha tergiversado mucho la imagen el concepto de lo que es un ángel.

Los ángeles también encarnamos. Yo tengo una parte encarnada aquí en Sol III.
Y no es cierto lo que piensan en algunas escuelas tradicionales esotéricas, que los ángeles no encarnamos o que los ángeles directamente cometemos menos errores. ¡Eso no es así! Somos igual de vulnerables, igual de susceptibles que cualquier otra persona encarnada cuando estamos encarnados en el plano físico. Igual de vulnerables, incluso en muchas ocasiones somos más vulnerables, porque como seres angélicos tenemos una mayor sensibilidad, y esa sensibilidad se potencia en el sexo femenino. Entonces, a veces, puede dar lugar a que la parte encarnada femenina tenga altibajos emocionales constantes o se halle constantemente en cólera, con ira, con rencor, con depresión y que nuestra parte encarnada monte mucho en roles de ego.
De hecho a causa de esa mayor sensibilidad hay una mayor vulnerabilidad a los roles del ego. Pero eso no es un problema ya que nosotros lo compensamos porque tenemos una cualidad. La cualidad es que el 10% siempre tiene la suerte, llamemosle así, que su yo superior o thetán se halle en un plano que vibra como el quinto plano de luz espiritual, ya que el quinto y el sexto plano vibran igual.
Y eso es una suerte porque, no quiero decir que todos los ángeles nos comportemos bien, pero somos inherentemente buenos.

Si bien no puedo decir nada porque también los espíritus son todos creados en el quinto plano de luz. Pero es como que nosotros tenemos esa esencia que nos hace orientar mejor, discernir mejor, ya que tampoco no variamos de plano.
También el variar de plano, esto ocurre en los seres espirituales, provoca muchas veces inestabilidad en la parte encarnada.
Eso es algo positivo en un ángel. ¿Inestabilidad en qué sentido? Ya que esto nunca fue dicho, inestabilidad en el sentido que un espíritu que varía muchas veces de plano, puede llegar a confundirse.

Hay muchos espíritus, y esto quien haya estado en muchas sesiones de Psicoauditación lo sabe. Hay muchos espíritus que desconfían de los Maestros de Luz, espíritus del error de los planos 2 y 3. Esto pasa y muchas veces sostienen que tienen un complot contra ellos. Esto pasa porque al tener tanta variación de plano. Un espíritu puede hallarse en un plano 2 negativo, que es la octava esfera, el -2, hasta encontrarse en el plano quinto, que es un plano de máxima luz, así como el plano sexto. Entonces, un espíritu puede recorrer todo eso en poco tiempo, todo eso puede recorrerlo. Y eso puede provocar inestabilidad y confusión porque de comportarse muy mal, puede llegar a comportarse muy bien y varía así con sus actos. Y hay espíritus de los planos densos que dicen: ¿pero cómo puede ser que si yo actúo bien, yo me encuentre en un plano 3? Y es que no se dan cuenta de que poseen roles de ego.

Es el punto positivo de nosotros, seres angélicos que no variamos de plano, no variamos de plano, entonces, no podemos establecer ese tipo de comparaciones, ya que somos creados de una misma manera. Lo que sí puede ocurrir es la variación, como ya he comentado de la parte encarnada en caso que estemos encarnados. Como es mi caso.

Mi caso es muy peculiar, porque siendo yo una entidad angélica sexto plano subnivel dos, mi parte encarnada actúa bien, aunque con altibajos, ya que mi parte encarnada es una persona con altibajos. Es una persona muy cuerda pero que en ocasiones duda y tiene altibajos, muchos altibajos. ¿Qué ocurre? Ocurre que mi parte encarnada, además de ser sensible. Tiene una buena comunicación conmigo. Y ahora diréis: pero un momento ¡esto es contradictorio! Porque antes has dicho que no te sientes escuchado.

Bien, voy a explicarlo, tenemos una buena comunicación, lo que ocurre es que, en varias ocasiones, mi parte encarnada monta en roles de ego y no escucha o no capta lo que yo le trato de transmitir. No trato de decir nada malo ya que eso ocurre siempre, en cada momento. No solo conmigo, ¿por qué lo digo? Porque me molesta, y estoy aquí para decir lo que me molesta. Siempre envolviendo en Luz, envolviéndome yo en Luz, envolviendo al querido receptáculo en Luz, envolviendo a mi parte encarnada en Luz, es muy importante eso, y me pesa, me pesa.

No es cierto que una entidad angélica haya, digámosle así, vivido menos, porque también tenemos nuestras vivencias, dentro de nuestras vidas, y son varias, también hay ángeles que pueden, de repente, tener cientos de vidas, miles de vidas. Lo que pasa que es menos habitual, en el sentido que los ángeles somos más orientativos y de alguna manera nos gusta más orientar desde nuestro plano angélico porque gracias a la vibración podemos captar, como ya se ha dicho con anterioridad, como una de vuestras águilas puede captar todo movimiento de una hormiga. Es lo mismo, desde las alturas se percibe mucho más, y se percibe mejor, y es lo que ocurre con nosotros entidades angélicas, que captamos mucho mejor desde nuestro plano y nos ofrece una mayor posibilidad de orientación, ya que no podemos caer de plano.

¿Qué es lo que sí puede ocurrir? Que también nos gusta mucho encarnar. Porque si bien existe el riesgo, el riesgo de que nuestra parte encarnada caiga, y esto lo digo así, existen muchas partes encarnadas angélicas que por no recordar su misión, al no tener memoria reencarnativa, ya que nosotros no encarnamos por karmas sino por misiones, olvidan la misión y caen a planos densos ese 10%.

Y aún así, nosotros nos gusta mucho encarnar, porque si bien hay un riesgo de que nuestra parte encarnada caiga como pasa en la mayoría de veces. También hay más posibilidad de ayudar porque nosotros 90 % no variamos de plano y eso provoca menos altibajos en el 10%, al no variar de plano, siempre tenemos una mayor visión y se la enviamos a nuestra parte encarnada para que perciba mejor que es lo que tiene que hacer en cada momento.
Luego de ahí pasa que seamos escuchados o no. Por supuesto, pero eso es como en todo, entonces, primordialmente, yo quería dar a conocer que me encuentro bien, que me encuentro estable pero que de alguna manera me molesta no tener una mayor comunicación con mi parte encarnada, que es una parte encarnada que tiene mucho para brindar, y que además, tiene un buen concepto de todo. Sí, lo que pasa que a veces monta en roles del ego, pero ¿quién no? ¡Todos tenemos, incluso los planos de Luz! Hasta en el plano angélico tenemos, aunque sea una millonésima parte, partícula de ego, pero ¡cómo no iba a ser así! ¡Cómo no! Si de alguna manera no hay nadie que esté exento de ego, nadie. .
Y tenemos mucho por aprender, también como entidades angélicas, porque nosotros seguimos aprendiendo como entidades angélicas.

Y remarco que no hay un plano más elevado que otro, en el sexto y en el quinto, sino que vibran de manera distinta, distinta.
Vosotros podéis percibir a nosotros ángeles como un trazo de luz, bien. Mi trazo de luz sería de un color blanco tirado a fucsia, y mi 10% me ha llegado a visualizar alguna vez, me ha llegado a visualizar alguna vez. Es algo increíble porque la mayoría de seres encarnados vivís como en piloto automático, no os dais cuenta de las cosas, como programados. Pero si os pararais un poco a ver el entorno, veríais que no sólo existe lo que veis.

Podemos ser captados como trazos de luz y también nos podemos presentar en la conciencia de la persona de forma distinta, de forma muy distinta.
Yo, y si bien ya se aclaró, que las clases no sirven para nada, soy un ángel de los tronos, pero insisto, las clases no sirven para nada, es simplemente para que nos conozcáis y dentro de los lugares clásicos, de las leyendas angélicas, nos conocéis con distintas clases.

Así como podéis ver las enseñanzas, si es que las podemos llamar así, de la kabala. ¿Qué más puedo deciros? Podría estarme muchísimo tiempo conversando, muchísimo tiempo. Entiendo que tenemos mucho todavía que crecer, todos, antes del Big Crunch. Todos tenemos mucho que crecer, nosotros ángeles porque de alguna manera todos vamos en lugar, en camino a la evolución. Porque ahora, y voy a despedirme, haciendo ésta reflexión: si incluso nuestro Padre, el Creador va en camino a la evolución, ¿cómo no vamos a ir nosotros? Hasta todo momento. Gracias por todo

 



Compartir