Metal líquido, el futuro de la electrónica y la nanotecnología

Investigadores de la RMIT University en Melbourne, Australia, han conseguido crear a partir de metal líquido capas de óxido bidimensionales y ultradelgadas nunca antes vistos en la naturaleza, con un grosor de apenas unos átomos. Este descubrimiento promete revolucionar tanto el campo de la química como el de la electrónica.

Esta nueva técnica es rápida, barata y no necesita de un equipamiento especial, y permitirá crear componentes para transistores, esenciales en la electrónica moderna, de un tamaño nanométrico. Hay que tener en cuenta que cuanto más delgadas sean las capas de óxido más rápidos serán los componentes y menos energía necesitarán.

 

Una técnica para revolucionar la electrónica

El descubrimiento del grafeno de un sólo átomo de espesor, con todas las posibilidades que nos promete, ha hecho que la comunidad de investigación se vuelque en la creación de una variedad de materiales de dos dimensiones. Cuantos más materiales 2D desarrollemos mejor será para el desarrollo de dispositivos tecnológicos, y de ahí la importancia de haber conseguido una técnica hacer hacer versiones bidimensionales de materiales que ya se usan en la electrónica.

Los investigadores de la Universidad RMIT lo han conseguido utilizando una aleación líquida de galio metálico no tóxica. Con ella sintetizaron láminas bidimensionales de materiales utilizados en componentes electrónicos de forma rápida, económica y sin equipo especial, formando capas que no se pueden encontrar de manera natural.

 

“Las técnicas actuales necesitan equipación especial, y crean capas cuatro o cinco veces más gruesas.”

 

Con la nueva técnica sin embargo se crean capas de sólo dos o tres átomos de espesor, y en esencia sólo necesitas una estufa y un par de ingredientes, por lo que “puedes hacerlo en tu propia cocina”. Y lo que es mejor, las capas que se forman lo hacen sin límites ni uniones, por lo que los electrones se mueven libremente sin obstáculos.

“Predecimos que la tecnología desarrollada se aplica a aproximadamente un tercio de la tabla periódica. Muchos de estos óxidos atómicamente delgados son materiales semiconductores o dieléctricos”, ha dicho el profesor Kourosh Kalantar-zadeh, uno de los responsables de la investigación. “Los componentes semiconductores y dieléctricos son la base de los dispositivos electrónicos y ópticos de hoy en día, y se espera que trabajar con componentes atómicamente delgados conduzca a una electrónica mejor y más eficiente”.

 

Este avance no sólo se aplicará a la electrónica, recuerda que entre otras cosas las capas de óxido se utilizan para las pantallas de smartphone, sino que también podría aplicarse a la catálisis, la base de la industria química moderna. Esto ayudaría a redefinir la manera en la que se fabrican todos los productos químicos, incluidos los medicamentos, los fertilizantes o los plásticos.

 

Esto es sólo el primer paso

Lo que tenemos de momento es una revolucionaria técnica que puede revolucionar la química y la electrónica en pocos años. Pero estamos sólo ante el primer paso, y todavía falta dar unos cuantos para que esta prometida revolución llegue a nuestros dispositivos. Primero habrá que confirmar que la técnica es tan innovadora como parece, desarrollarla probándola en otros materiales, y con el tiempo ir haciendo uso de estos nuevos materiales 2D para aplicarlos a la electrónica.

 

 


 

El T-1000 de metal líquido que perseguía a John Connor en Terminator 2 es todo un mito de la ciencia-ficción y aunque este descubrimiento no va a servir para fabricar robots asesinos, sí que tendrá un futuro inimaginable en su aplicación en Nanotecnología y para su uso en microelectrónica y semiconductores.

 

Hasta la próxima

 

David (10% Nori-El)
foto-perfil-300

 

“Hay mayor realidad que nuestra mayor ficción”

Maestro Nori-El

 


 

Mas Información y Fuentes:

 www.xataka.com



Compartir