11º Mensaje del Maestro de Luz Ro-El-Van

Médium: Raúl Caballero

Entidad: Ro-El-Van, thetán de Raúl Caballero

Interlocutor: Laura

Se presentó el Maestro Ro-El-Van para conceptuar sobre la importancia de intentar ser uno con el otro, compartiendo el dolor y las alegrías. Habló de cómo afrontar cualquier problema. De que los roles de ego no se destruyen, se integran. Y de cómo la energía negativa contagia.

 

Laura:: Bienvenido.

Ro-El-Van: Gracias. Soy Ro-El-Van y quiero –de alguna manera- conceptuar sobre la importancia de prestar atención al otro y cuando digo prestar atención al otro, en ningún momento estoy hablando de hacer figurar al otro ilustrándole los roles del ego. Cuando hablo de atención, seguramente estoy hablando de pensar en el otro, de ponerse en el lugar del otro, de tratar de empatizar con el otro, de intentar ser uno con el otro, que las preocupaciones del otro pasen a ser nuestras, que la tristeza del otro sea la nuestra…, pero que su alegría sea la nuestra también. En realidad cuando hablo de que la tristeza del otro sea la nuestra, me refiero a aprender a compartir el dolor, pero –como he dicho en infinidad de oportunidades, así como también lo ha dicho mi 10%- lo importante es prestar servicio, tender una mano al otro estando bien primero uno. Por lo tanto, se entiende lo que quiero decir cuando hablo de que la tristeza del otro, sea la tristeza del uno; quiere decir solidarizarse con la causa, porque uno tiene que estar íntegro para poder ayudar, uno tiene que estar vibrando en armonía para poder ayudar y uno tiene que estar vibrando en euforia para poder ayudar. ¿Entonces el estado de uno incide de verdad sobre el estado del otro? ¡Siempre! Porque las energías son como vuestros virus, se contagian. La mala vibración contagia todo el ambiente y es como que todo el ambiente se crispa, se ennegrece, así como la euforia se contagia a todos de manera que permite a todos los que están imbuidos en esa enorme euforia percibir los problemas de otra manera. Muchas veces los problemas son problemas porque los enfocáis desde un punto de vista y cuando se ubica desde otro punto de vista mucho más positivo, sin dar con una solución, el problema deja de ser un problema, porque vemos que no existe la gravedad tal. Os sucede a vosotros en el plano físico y nos sucede a nosotros en el plano espiritual.

Hay muchas corrientes seudoespirituales que explican que los roles del ego son solo cosa vuestra del ser encarnado y eso es mentira porque nosotros combatimos también en el día a día contra la mente reactiva, porque la mente reactiva es inherente al espíritu y tenemos que combatir cada día con la mente reactiva, tenemos que tratar todos los días -también en el mundo espiritual- de integrar los roles del ego, porque los roles del ego -como he dicho en infinidad de oportunidades y como bien enseñó el maestro Johnakan- no se destruyen, no se combate contra ellos, puesto que la mente de la persona o del espíritu no es un campo de batalla. Los roles del ego se integran, por eso es tan importante estar permanentemente en alerta, porque los roles del ego siempre van a estar y siempre van a estar esperando su turno y como se camuflan, es realmente difícil detectarlos.

Conozco muchísimas parejas en vuestro plano físico que dicen que aman muchísimo a su pareja y que sienten un amor personal gigante, pero luego se echan las culpas de todo, se pelean y se discuten a la mínima y son incapaces de admitir un error, es mucho más cómodo echar la culpa al otro en vez de admitir la propia responsabilidad del mismo. Entonces, se devoran como perros hambrientos, se devoran como dos perros que van a la misma comida y entonces dejan de ser pareja, porque se convierten en enemigos, pero si tú estás en pareja, con la pareja cooperas, no la degollas, no la devoras, sino que cooperas. Y cuando el problema de uno, es un problema de dos, pueden pasar dos cosas: puede pasar que el problema se agrave porque los dos le den mayor importancia de la debida o puede suceder también que el problema desaparezca porque se enfoca de dos puntos de vista distintos. Y si comparten el mismo problema los dos puntos de vista distintos y pueden llegar a encontrar la solución o directamente dejar de darle importancia a algo que capaz no es ningún problema, pero la mente reactiva de uno lo convierte en problema, porque la mente reactiva siempre está presente y conozco muchísimos seudoespirituales que en lugar de reconocer sus errores y que como personas que son la mente reactiva también les acecha… Al contrario, totalmente al contrario.

Hay gente, hay seudoespirituales, que dicen: “Yo tengo la mente reactiva intacta, yo no tengo roles del ego”. Hasta yo desde mi plano 5, subnivel 8 y rozando cada vez más el subnivel 9, por el enorme servicio, no solo que presto yo, sino también que presta mi 10%, este querido receptáculo…, aún yo tengo brotes de roles del ego y bajo de nivel, porque en los niveles de vibración 4 y 5 no se permite el ego… ¿Cómo puede algún seudoespiritual de vuestro mundo decir: “Yo no tengo ego”? Me parece de risa, eso. Me parece fuera de lugar.

Pero, en cambio, -volviendo otra vez al tema de los problemas- sí es cierto que cuando un problema es cosa de varios, -ya no voy a decir de dos- de cuatro, de cinco, de seis… Cuando los problemas se comparten y todos cogen un pedacito de problema y no lo carga todo uno, el problema puede tener solución o inclusive dejar de serlo solo por la misma interpretación que hacen las distintas personas, porque la mente reactiva participa entrenándose a sí misma y lo que muchos no saben es que inclusive utiliza la mente analítica para apoderarse de algunos pensamientos, para apoderarse de algunas conductas de la persona. La mente reactiva y la mente analítica, las dos pueden participar en los roles del ego. Muchos piensan que la mente analítica no tiene nada que ver con los roles del ego, pero no es verdad, porque la mente analítica fría, calculadora, también puede verse manipulada por la mente reactiva y cuando alguien reactivo analiza, calcula, esos roles del ego son mucho más peligrosos que los roles del ego impulsivos, son muchísimo más peligrosos, pero muchos ignoran que la mente analítica también tiene un papel activo en los roles del ego, por eso es un tema a difundir y por eso es tan importante lo que estoy diciendo. Pero al igual que he dicho que si un problema entre varios se puede llegar a convertir en nada, como he dicho al inicio, la energía negativa también se contagia y se contagia de tal manera que es como si la mente reactiva se contagiara entre todos, de tal manera que un problema se puede llegar a magnificar. Si varias personas lo tratan mal tratado ese problema y lo enfocan con energía negativa y lo enfocan depresión o lo enfocan con histeria o lo enfocan con obsesión… Son tantas las vertientes de la mente reactiva que puede provocar algo nefasto en los problemas, que dicho problema se puede llegar a agravar.

El problema de la mente reactiva es que puede llegar a convertir algo que no es problema en un problema insolucionable y eso sucede porque la mente reactiva es obsesiva, puede llegar a ser paranoide y la paranoia puede llegar a provocar trastornos en el decodificador y al final, por algo que es ficticio, una persona puede llegar a tener problemas en el decodificador o cortocircuitos tales que le achicharren neuronas. Fijaos cómo de la nada se puede quemar un decodificador, por eso el aprendizaje de hoy quiero que quede en intentar enfocar los problemas de la manera más impersonal posible, porque cuando se ve en perspectiva, cuando se visualiza objetivamente, el problema que parecía insalvable ya no lo es tanto; pero la buena vibración es importantísima; en el día a día, sin esa buena vibración, todos los problemas se van a convertir en obstáculos infranqueables, pero con la energía positiva prácticamente ningún obstáculo nos va a frenar, prácticamente ningún obstáculo.

Ese es el mensaje para hoy, ese es el mensaje para ahora. Toda mi luz desde el plano 5, habló Ro-El-Van.

Laura:: Gracias.

Ro-El-Van: Hasta todo momento.

Laura:: Hasta todo momento.

 



Compartir

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion