Stephen Hawking

Stephen William Hawking(Oxford, 8 de enero de 1942-Cambridge, 14 de marzo de 2018) fue un físico teórico, astrofísico, cosmólogo y divulgador científicobritánico. Sus trabajos más importantes consistieron en aportar, junto con Roger Penrose, teoremas respecto a las singularidades espaciotemporales en el marco de la relatividad general y la predicción teórica de que los agujeros negros emitirían radiación,​ lo que se conoce hoy en día como radiación de Hawking.

https://es.wikipedia.org/wiki/Stephen_Hawking

Descargar


26/03/2018

Laura: Entrevista con el espíritu 100% puro de quien fuera Stephen Hawking.

Arvazel: ¡Gracias por convocarme! Gracias por esta gran oportunidad.

Laura: ¡Bienvenido! ¿Podría darnos su nombre conceptual?

Arvazel: Podéis llamarme Arvazel con “z”.

Laura: ¿Arvazel?

Arvazel: Sí.

Laura: ¿En qué plano vibracional se encuentra actualmente?

Arvazel: Vibrando en el plano 5.2, un plano de luz.

Laura: ¿Y en qué plano encarnó en esa vida?

Arvazel: Encarné en un plano 4.3. Puedes darte cuenta de la magnitud de la misión y de la obra de mi 10%. Mi 10% contribuyó mucho en la ciencia, aportó muchísimo y de ahí que vibre en la luz. Es innegable lo dedicado que fue todo el tiempo de vida.

Laura: ¿Y en qué plano vibracional desencarnó?

Arvazel: En el mismo. En el que estoy ahora.

Laura: De acuerdo.

Arvazel: Ten en cuenta que hay muchos maestros que han realizado misiones que están en mi mismo nivel que de alguna manera han aportado significativamente en distintos campos,  y es que para llegar al quinto nivel hay que crear y mi 10% era todo un creador: un creador en el campo de la física, en el campo de la astrofísica.

Laura: ¿Qué edad espiritual tiene?

Arvazel: Mi edad espiritual es de 7 mil millones de años. Sí, sí, has escuchado bien: 7 mil millones. No has escuchado mal. Soy bastante, bastante antiguo para lo que vosotros estáis acostumbrados.

Laura: ¿Y cuántas vidas ha tenido?

Arvazel: Aproximadamente unas 1800. No muchas. No muchas porque he estado observando muchísimo desde el plano espiritual: he visualizado como civilizaciones enteras desaparecían, como civilizaciones nuevas se conformaban, se desarrollaban, como se desarrollaban su mente conceptual. He observado la maldad en los corazones de la gente, como la mente reactiva se apodera de los actos de las personas. He observado como estrellas antiquísimas han colapsado volviéndose en algunos casos supernovas, en otros casos agujeros negros…

He podido visualizar todo esto y mucho más en todo este tiempo. Mucho tiempo que no he encarnado, mucho tiempo que he visualizado. He estudiado desde mi plano los agujeros negros tal cual después desarrollaría en distintas teorías mi parte encarnada.

Fíjate, querida interlocutora, que mi 10% en vida llegó a confirmar que la Teoría de la Relatividad General no estaba reñida de algún modo con cómo se conforman en sus propia singularidad los propios agujeros negros. Lo cual eso fue toda una primicia, porque se tiene muy poca información de los agujeros negros. Algunos piensan que los agujeros negros directamente son agujeros, cuando realmente un agujero negro es un cuerpo celeste con una cantidad enorme de gravedad.

Pongamos un ejemplo: imagínate una súper estrella gigante como -que se yo- pon el ejemplo de Antares, y de repente agota su combustible nuclear y en ese momento comienza a condensarse, a condensarse, a condensarse cada vez más y más, de tal manera que tanto los electrones como los positrones dejan de ser. Y de esta manera solamente toma posesión el núcleo de neutrones, convirtiéndose así en una estrella de neutrones, que sería lo que en realidad es un agujero negro, con una gravedad enorme y que en realidad no es que engulla, eso son términos que utilizáis vosotros para comprender.

Todo esto he visualizado como espíritu. Todo esto y mucho más. Por eso no me ha costado transmitir mucho de ese concepto a mi 10% en vida (en su última vida).

Laura: ¿Ha tenido más encarnaciones relevantes en este u otros mundos?

Arvazel: Sí, en vuestro mundo como Tales de Mileto, también como Aristarco, también como Copérnico, también como Galileo. Así que, como puedes ver, bastantes personajes importantes dentro de la cosmología.

Laura: ¿Y en qué misión encarnó en esa vida?

Arvazel: Encarné con la misión de desarrollar la Teoría del Big Bang. Algo que consiguió mi 10%, aunque con algún pequeño error.

Laura: ¿Y qué grado OT poseía su 10%?

Arvazel: Un OT10. Pero un OT10 potencial porque tengo engramas, incluso algunos engramas los he arrastrado de esa última encarnación, por lo tanto son recientes. Pero fíjate que mi 10% era tan sumamente inteligente que llegó a utilizar incluso alrededor de un 40% de su decodificador mental, cuando generalmente las personas no superan el 10%.

Para que te hagas una idea sería como si captara un 40% del concepto de ese 90%. O sea, es muchísimo, porque tenía un cociente intelectual que era “inhumano”, si se entiende la expresión de la palabra “inhumano” siempre como algo positivo, no como algo negativo. Tenía errores, aún teniendo esa capacidad de concepto tan, tan, pero tan amplia… tenía errores.

¿Por qué tenía errores? ¿Por qué tuvo errores? Tuvo errores porque ese 40%, aproximadamente, no llegaba limpio, sino que a través de los engramas y a través de los preconceptos… preconceptos sobre todo arraigados respecto a la religión, respecto a en contra de la religión, precisamente. Muchas veces, el árbol le impidió ver el bosque y terminó cometiendo errores.

Laura: ¿Con qué maestros que nosotros conozcamos tiene mayor afinidad?

Arvazel: Sobre todo con quien fuera mi maestro, Roger Penrose, quien hablaba de las singularidades, quien dio el verdadero concepto del Big Bang mucho antes de que la ciencia lo diera como posibilidad. De que él mismo, Roger Penrose, lo diera como posibilidad en el plano físico. También con el querido Johnakan-Ur-El, con Morgan-El, con Nori-El… serían algunos nombres que más o menos conocéis. Fíjate que también con el espíritu de Einstein tengo bastante afinidad, aunque a veces tengo diferencias. Al igual que también tengo diferencias con el propio Roger Penrose.

Laura: ¿Quien es su guía espiritual y su ángel guía?

Arvazel: Mi guía espiritual es el propio Roger Penrose. Al igual que fue mi propio maestro en esa encarnación también: Zarva-El, con “Z” sería el nombre conceptual. El del ángel guía es un ángel que se llamaría Sobrin-El y que está en un plano 6.7.

Laura: ¿Y Zarva-El?

Arvazel: Actualmente está en un plano 5.5.

Laura: ¿Cómo es posible haber vivido 76 años cuando su pronóstico era no pasar de los 23?

Arvazel: Es una enfermedad que cuanto antes aparece, más se retarda, más se retrasa, más lenta va en su desarrollo. Antes de encarnar yo sabía que había un alto porcentaje estadístico de que mi 10% sufriera una enfermedad. Para mí esa fue la manera de auto-limitarme para desarrollar la Teoría del Big Bang. Una teoría tan compleja, pero tan, tan compleja, que hubiera sido realmente difícil que mi 10% accediera a tal información si no estuviera limitado en cuerpo para centrarse única y exclusivamente en su mente.

Ahora imagínate si mi 10% hubiera tenido otra vida donde hubiera estado bien físicamente, hubiera sido atlético, hubiera sido guapo, fuerte y hubiera tenido todas las mujeres a sus pies. Muy probablemente no se hubiera centrado sus esfuerzos en su mente, en desarrollar la Teoría. Sino que podría haber vivido la vida, simplemente.

Era para mí una manera de limitarme. Yo lo sabía que había un altísimo porcentaje estadístico de probabilidades. Como también sabía que había un altísimo porcentaje de probabilidades de que la enfermedad no lo consumiera en poco tiempo sino que se alargara con el tiempo, porque así lo pude leer genéticamente.

Hay un factor de predisposición genética también, que genera que la enfermedad se alargue  más con el tiempo. Fíjate que aún así, con todo lo que vivió, que yo sabía que iba a vivir bastante concentrándose en su mente, mi 10%… aún así no terminó de desarrollar la Teoría del Big Bang, puesto que esta tiene un par de fallas.

Fíjate, tiene un par de fallas aun habiendo vivido tanto. No le alcanzó la vida para ello. Imagínate si no hubiera estado limitado.

Laura: ¿Tuvo en esa vida algún contacto con alguna raza extraterrestre?

Arvazel: No, para nada.

Laura: ¿Cuál era su concepto referente a Dios?

Arvazel: Mi concepto era bastante, bastante… casi llamarlo primitivo. Veía, concebía a un Dios como una forma inteligente de explicar el principio del universo, y no creía que fuera necesario una figura de Dios como para explicar el principio del universo. Pero se mal entienden muchas veces las palabras que se dan, sobre todo en campos bastante famosos.

Cuando más de una vez mi 10% ha dicho que no es necesaria la existencia de un Dios para explicar el universo no quiere decir que de alguna manera separara de su mente el concepto de Dios. Mi 10% tenía muy claro que muy probablemente podía existir un concepto de Dios, al igual que seguramente podía existir un concepto de planos espirituales. Pero en su mente lo que él quería dejar claro a los demás y lo que él intentaba dejarse claro también a sí mismo, era que no es necesario una figura divina para explicar los fenómenos.

Que no sea necesario no quiere decir que no admita su posible existencia. Tampoco estoy diciendo que él pensara que existía, pero que no era tan súper escéptico de Dios como se ha hecho eco, sobre todo en la prensa, también.

Lo que él intentaba dejar claro es que los conceptos del universo son matemáticos y se pueden explicar mediante la física y la matemática. No es necesario recurrir a magia para explicarlo, que no quiere decir que Dios no sea matemático. Mi 10% eso lo tenía muy claro dentro de él. Que probablemente alguna fórmula pudiera explicar a Dios de forma matemática, no que Dios… es decir, no estaba en contra de Dios, estaba en contra de la magia que pudiera crear el universo.

Él tenía muy claro que el universo se podía llegar a alcanzar, a comprender separando la figura divina. Y no es mentira. Aunque es cierto que muchas veces, y lo admito, el propio preconcepto le hizo caer en ideas equivocadas al respecto.

Pero no me fue una sorpresa cuando desencarno. En seguida me doy cuenta, y digiero, y concibo que tal vez yo estaba equivocado, porque yo tenía una fuerte convicción de que podía estar equivocado, y permanentemente vivía corrigiéndome de errores pasados.

Y entonces tenía ya ese hábito.

Laura: ¿Por qué no desarrolló la Teoría del Todo?

Arvazel: La Teoría del Todo es una teoría que busca interconectar o relacionar -¿no? Interlocutora- todas las fuerzas de la naturaleza. Es decir, en su tiempo, tiempo atrás, ya se unió electricidad y magnetismo en electromagnetismo, ¿no? Y todavía quedan: fuerza débil y fuerza fuerte, ¿no? Además del electromagnetismo. La cuarta fuerza… pensaba erróneamente que era la gravedad.

La Teoría del Todo busca o buscaba enlazar fuerza fuerte, fuerza débil y electromagnetismo dentro de la gravedad. Que hubiera algo que enlazara la gravedad con todas esas fuerzas. Eso sería la Teoría del Todo. Pero la Teoría del Todo nunca la logré terminar. Cometí el error, que en vida nunca logré darme cuenta. Fue lo primero que “me di cuenta” al desencarnar.

En ese momento digo: -¡Estaba ahí! ¡Ahí estaba! ¿Por qué no logré dar con la clave?

Era como que de repente esa fórmula matemática que se quedaba coja… encajaba, ¿no? ¡La gravedad no era una fuerza!. Es una torsión del espacio, es una curvatura en el espacio. No se trata de una fuerza. ¡Claro! Si no es una fuerza no puedes pretender que la gravedad englobe las fuerzas.

¡Era algo tan simple, tan obvio, pero no me di cuenta! ¡No me di cuenta! Ese fue el error de la Teoría del Todo y por el cual nunca llegué a completarla.

Lamentablemente los errores perduran, porque todavía se cree que la gravedad es una fuerza.

Laura: ¿Qué opina de la Teoría del Big Bang que desarrolló su 10%?

Arvazel: ¿Qué he dicho antes? Que la Teoría del Big Bang tenía un error. Varios errores, ¿no? Fíjate que la Teoría del Big Bang que desarrolla mi 10 % es fabulosa, ¿por qué? Porque no había habido nada similar a ella antes, si bien el propio Penrose había hablado de la singularidad. Cuando mi 10%  explica cómo se desarrolla esa singularidad con respecto a la propia relatividad, con respecto a el desarrollo del universo en lo que se denominaría el Big Bang o la Gran Explosión, tuvo como error, primero de todo, el no darse cuenta de que el tiempo no es una dimensión en el sentido de dimensión dentro del universo.

O sea, mi 10% tomaba como que el tiempo era una dimensión dentro de esa creación y que no pudo haber nada antes del Big Bang, nada,  porque el tiempo no existía. O sea, que tuvo el error de tomar el tiempo como una manifestación del Big Bang.

Cuando en realidad el tiempo no es una dimensión como tal, en el sentido de que el tiempo al igual que el espacio ¡ojo!, existe mucho antes del Big Bang. Es decir, la sucesiones de Big Bang se desarrollan dentro de un espacio de tiempo. Por lo tanto, el tiempo va ANTES del Big Bang. No es que el tiempo se crea con el Big-Bang. A través de ese error, se omite que hubiera un Big Bangs antes de un Big-Bang, o sea, otro universo anterior.

Entonces se omitió la idea de los sucesivos latidos, como un eterno latido: Big Bang-Big Crunch,  Big Bang-Big Crunch… Esto lo omitió porque cometió el error de tomar el tiempo como una dimensión espacial más. ¿Me entiendes? Ese fue el error, esos fueros los errores sobretodo. Fue una gran teoría, pero más tarde el propio Roger Penrose, mi maestro, dio la posibilidad en el plano físico de que hubiera un Big Bang antes, un universo anterior al Big Bang.

Algo que su propio thetán ya había, a través de mediumnidad, adelantado. Pero mi 10% muchas veces fue reticente y le costó sobretodo darse cuenta que el tiempo está fuera de la creación y no dentro de esa manifestación, de esa singularidad.

Bueno, creo que he sido bastante claro un poco en todo. No sé si tienes alguna pregunta adicional.

Laura: No sé si quería darnos algún mensaje…

Arvazel: Bueno, por compasión hacia el receptáculo voy a dejar su decodificador en paz. Gracias por haberme intencionado y no dudes en llamarme una próxima vez si necesitas cualquier cosa.

Laura: ¡Muchísimas gracias!

Arvazel: A ti.

 



Compartir