Raeldan 05/08/08

Medium: Raúl Caballero

Entidad: Raeldan, thetán de Ligor

Interlocutor: Ligor

Comentó varias vidas en los roles de Ramsés I, Axón, un luchador de Hirus IV que pos y un herrero en Aldebarán y contestó varias preguntas personales.

Raeldan: De nuevo vuelvo a estar presente para continuar con lo que habíamos dejado pendiente en la sesión anterior y vuelvo a repetir lo que ya dije en la sesión anterior, me siento cómodo con este receptáculo porque de alguna manera puedo transmitir mis conceptos de una manera mucho más rápida y eso es lo que me hace falta porque tengo mucho por decir, podríamos estar meses físicos conversando, y bueno, si ya di mensajes en la sesión anterior, los mensajes que me interesaron dar, ahora me interesa pasar a las preguntas.

Interlocutor: Vamos a ello ¿Qué destacarías de tu encarnación como Ramsés I?

Raeldan: ¿Por qué no destacó demasiado en la historia? Porque no hay muchos escritos, tal vez porque cuando nosotros estuvimos encarnados como Ramsés I, fue una vida muy “rutinaria” y “normal” para la época, yo era experto tirador en arco, las flechas y el arco estaban muy, no voy a decir de moda, pero eran muy usados en Egipto, había buenos tiradores de flechas al igual que había regiones en Grecia se basaban en lanzas y espadas, era bueno, aunque no puedo decir que era el mejor. Luego, tuve un reinado bastante normal.

Interlocutor: ¿Pero te lo ganaste a pulso?

Raeldan: Me lo gané… en la época, recuerda que estamos hablando de Egipto, generalmente eran sucesores, o sea ya venía de generación en generación, era difícil que un don nadie se hiciera con el poder, la mayoría de esclavos se quedaban como esclavos, pero por mis méritos militares, conseguí caerle en gracia al faraón antecesor que también se había ganado el cargo por sus propios méritos…
Lo que destacaría de la vida son los temas amorosos, yo tuve relaciones con varias mujeres, tenía amantes, nunca surgió nada serio con la mayoría de ellas, pero yo tenía como una pequeña obsesión por la parte femenina y me costaba mucho poder centrarme cuando tenía el poder, porque tenía muchísimas otras cosas en la cabeza, tampoco no me gustaba como era tratado por alguna gente, no notaba respeto en la gente, si bien sabemos, la mayoría de faraones, no eran respetados, eran temidos, en mi caso no veía respeto, no veía temor, no veía nada, algunos pueden decirme ¡Oh, que noble! Eso es porque no los tiranizaba, no puedo decir claramente que no los tiranizaba porque era otra época, eran otras costumbres y a lo mejor algunos de vosotros podéis decir, te andas justificando, no, yo no me ando justificando, pero tampoco es lo mismo que actualmente, actualmente si un asesino mata generalmente es porque quiere y no por sobrevivir, también las costumbres de la época era que el faraón era quien mandaba por sobre todo y bueno… Se me permitía tener mucho tiempo para poder dedicarlo a amantes y no es porque no me gusta otra palabra, o sea, ahora cabe la palabra de amantes, cabe esa palabra porque no había relación sería con ninguna amante, sino que más bien era sin compromiso y detrás de todo el compromiso que tenía como faraón, pero no a escondidas porque tampoco tenía que esconderme yo, solo que para dar una buena opinión pública tampoco iba por ahí diciéndolo. Había muchísimas cosas que recalcar de esa época, ya sabemos que la gente idealizaba a esas figuras de dioses con forma de animal, a mí nunca me han interesado esas tonterías o sea, estaba mucho en el plano físico, en esa vida nunca me he dedicado a ahondar en si había algo más, no, simplemente me limitaba a vivir la vida y si bien tuve algunas pequeñas partes que si me pesaron, porque tuve algunas discusiones con gente muy importante, pero bueno tampoco no le di importancia, porque fue una vida que en verdad por mucho que digan trascendente, yo la vi como una historia de una vida “normal”, confieso.

Interlocutor: Vale, pues pasamos a otra vida

Raeldan: Hay vidas mucho más interesantes y tú lo sabes…

Interlocutor: Como la de Hirus?

Raeldan: Por ejemplo.

Interlocutor: Vayamos al grano.

Raeldan: Lo que sería interesante es que todas las historias canalizadas se plasmaran, sería muy interesante ¿Te puedo dejar a cargo de la misión o no?

Interlocutor: Si ha de ser en una gran película, consígueme un buen productor, ¿No? XD

Raeldan: Bueno, ya conseguirás tú los contactos.

Interlocutor: A ver, a ver…

Raeldan: Bueno, Hirus IV es un mundo que sería fantástico para vosotros, pero para mí no ya que he estado en muchísimo mundos, he visto muchísimas cosas y si quieres que te diga algo, poco nos impresiona ya a ti y a mí, hemos visto tantas cosas…, pero nunca nos dejemos de sorprender porque es inmensa la creación, inmenso el universo. He tenido varias vidas en Hirus IV, he tenido unas cuantas que me han marcado por su increíble originalidad, ya se sabe y no es la única obra que conocéis que se ha plasmado en el mundo, ha habido algunas otras obras de ciencia ficción también que han tratado de diferentes mundos, aunque de forma más errónea, digamos que es la más fiel que vosotros conocéis en vuestro mundo.

Interlocutor: Háblame de la vida que has vivido en ese mundo que más te gustó…

Raeldan: ¿La más espectacular? Uumm, costaría de decidir, en ese mundo hay varias razas absolutamente distintas entre ellas, había una raza como la que vosotros conoceríais, si tenéis un vocabulario de la serie prestigiosa de Toriyama, pero insisto que sólo es para vuestro vocabulario ya que allí se diría de una manera absolutamente distinta, pero había una raza del pueblo “Namek” que serían seres homo sapiens de un color verdoso con pequeñas antenitas, quitemos esa capacidad de sacar un brazo como si fueran lagartos, eso no estaba, no tenían ADN de lagarto, esa especie tenía ADN de homo sapiens, había otra raza, primero quiero presentaros las razas para que no os perdáis en la historia, esto es como en el cine, primero se presentan a los actores, había otra raza que eran prácticamente iguales a los homo sapiens sapiens de aquí, de Sol III, sólo que con bastante más fuerza, muchísimos más fuertes, de un sólo puñetazo podían destrozar una roca, prácticamente sin ningún problema , otra raza que podía ser muy similar al homo sapiens, pero que tenían como una especie de cola, no estaban tan evolucionados como los anteriores a nivel de decodificador, pero tenían más fuerza, todavía estaban evolucionando, en una etapa muy similar al animal que se parece a vuestro mono terrestre, aunque más evolucionados, además, también había cruces entre razas, los códigos genéticos no eran tan distintos y a medida de los apareamientos, fueron saliendo otras razas totalmente distintas, muy distintas, mi rol en la vida que os quiero explicar, sería un rol con esta raza que podemos llamar saiyans, para vuestro lenguaje, homo sapiens con cola, tenía una fuerza que ya de pequeño era muy grande, o sea, en este mundo era costumbre, como vosotros decís, realizar torneos sin condiciones, de un solo puñetazo la otra persona podía volar por medio planeta y esto generaba mucha diversión, porque ahora poneos vosotros en el rol, imaginad que en cualquier exhibición de lucha de la que hay en vuestro mundo, poder desplazaros a grandes velocidades, lanzar proyectiles de energía que como no, todo esto tiene una explicación científica, aquí no hay ningún hecho milagroso, estos seres tienen unos chakras muchísimo más desarrollados y pueden contener una mayor cantidad de energía, ya hay algunos que en vuestro mundo han llegado canalizar la energía en las palmas de las manos de tal manera que luego la pueden focalizar y proyectar donde deseen.

Interlocutor: ¿Los ataques que salen en la serie, plasman la “realidad” de algún modo?

Raeldan: Sí, la plasman, pero con ciertas diferencias, por ejemplo generalmente todos los ataques se realizan a dos manos, concentrando la energía en el centro como el famoso kamehame, no más de allí.

Interlocutor: ¿De que color era la energía?

Raeldan: Para vosotros en el plano físico no lo veríais porque vuestros oculares no llegarían a verlo ¿bien? Es porque van a otra frecuencia, a otra vibración, es como vosotros que no podéis ver a seres del plano 2, pero otros seres que tuvieran los oculares distintos sí que podrían verlos, sería algo similar, los habitantes de Hirus sí los ven.

Interlocutor: ¿De que color?

Raeldan: Son distintos, generalmente azules, hay de color amarillo, generalmente del color de la luz.

Interlocutor: Háblame un poco de tu rol en concreto.

Raeldan: Mi rol en concreto… Estamos hablando del mismo rol de “Son Goku”, donde yo ya de pequeño tenía una fuerza tan sobrenatural que no perdía prácticamente ningún combate, y estamos hablando de muy pequeño, ya vencía a algunos de los más fuertes de los mayores, fui creciendo con el tiempo y fui aprendiendo a canalizar la energía de una manera muy precisa, pero lo fui aprendiendo, no es como un arrebato de ira como pasa en la obra de ciencia ficción, no es ningún arrebato de ira, sino que logré contener esa energía, aprendí a canalizarla de alguna manera en que concentrándola en todas las partes del cuerpo, podía llegar a “envolverme” durante un rato y el cabello podía ser similar a un color dorado resplandeciente, pero no es que el pelo se tiñese, sino que irradiaba luz, y no sólo el cabello, sino todo el cuerpo irradiaba luz, una luz dorada.

Interlocutor: ¿Y la capacidad de volar?

Raeldan: Capacidad de levitar unos centímetros del suelo, no hay más, eso ya lo habéis sacado de vuestros guiones que personas vayan volando más allá de la velocidad que vuestros aviones más avanzados… eso no tiene nada de “humano”, pero sí que se podía desplazar a gran velocidad, colocarse en un momento detrás del otro y darle un buen golpe, eso era muy posible, todas las peleas eran así, pero es tan difícil, tan difícil transmitirlo, es difícil porque se quedarían cortas las palabras de cualquier receptáculo terrestre para poder transmitir esto.

Interlocutor: ¿Y el propósito de esa vida?

Raeldan: El propósito de esa vida divertirse , nosotros hemos encarnado en varias ocasiones con mucha relación con las artes marciales, con muchas artes marciales, todavía nos interesa el tema, las artes marciales no es un acto violento como muchos pueden pensar, siempre y cuando se lleve a cierta medida, sino claro que se convierte en un acto violento, las ondas de energía no mataban , simplemente era energía, como el cuerpo del otro también estaba habituado, simplemente los podía empujar, varios metros y tampoco es como en la serie de animación donde no paran de disparar energía, no , sino que era, digámoslo así, un recurso secreto, no era tan fácil aprenderlo, lo que aprendimos nosotros lo hicimos gracias a que tuvimos un maestro, un maestro que ya se había retirado de la lucha, bastante anciano, algo así se ve reflejado en la obra de animación, él sabía proyectar también rayos de energía y simplemente lo fuimos aprendiendo con el tiempo, no fue algo milagroso, pero teníamos un talento excepcional, o sea, en seguida lo superamos. Había una técnica que yo sí que llegué a profundizar con el tiempo y era muy curiosa porque como sabéis el universo tiene energía, todos los planetas tienen energía, pues yo aprendí a absorber, a canalizar esa energía, pero me costó prácticamente toda la vida aprender esa técnica, fui el único, y aún actualmente sigo siendo el único que ha perfeccionado esa técnica, había algunos que han llegado a generar una bola del tamaño de un puño, pero nosotros podíamos hacer una bola de un tamaño gigantesca, esa técnica ya era peligrosa, por supuesto que no es como en vuestra serie donde se destruyen planetas, ni nada por el estilo, pero esa bola de energía que podía ser como una bomba de energía sí que era peligrosa, porque podía poner en peligro el planeta, no en el sentido de que se destruyera, sino en el sentido de que terminara todo hecho polvo.

Interlocutor: ¿Había amenazas?

Raeldan: Sólo en casos muy puntuales, normalmente no había ningún tipo de hostilidad, de maldad, nada más nos empujaba el hecho de competir entre nosotros.

Interlocutor: ¿No había razas que trataban de dominar el planeta?

Raeldan: La “maldad” más grande que podía haber es un rol del ego: ¡he perdido!, pelear por ser el mejor, eso puede ser un rol del ego o puede que no, depende, había gente que peleaba por ser el mejor, había otra que peleaba para divertirse. Aunque como he comentado antes el algún caso muy puntual sí que hubo hostilidades de cierta magnitud.
Protagonizadas por tu amigo “Chema” encarnado en un rol muy similar al del ser llamado Freza en la serie de animación; este ser no encarnó en Hirus IV, pero vino de otro planeta donde se desarrollaban unas habilidades similares utilizadas para matar y cometer actos hostiles… Freza se desplazó a otros mundos y colonizó algunos y después fue a Hirus IV y yo me enfrenté a él… Pasé a la historia de Hirus por ese combate, ya que no pudo colonizarlo… aunque no utilicé en ese combate la Bomba Universal (Definitiva), esa técnica sólo la utilicé contra otro ser… pero sí recurrí a una Bomba Universal menos completa que otros habitantes también sabían utilizar…

Interlocutor: Por lo que veo es otro rol en el que pudiste trascender…

Raeldan: Yo quedé marcado en la historia porque era el único que llegó a perfeccionar esa técnica, que su traducción sería “bola suprema de energía espiritual”, sería la traducción que se podría hacer de cómo llamábamos a esa técnica, me siento orgulloso por llegar a perfeccionar esa técnica, otras técnicas como el famoso kamehame es lo mas normal del mundo.

Interlocutor: Entonces en esta vida sí que te sentiste respetado, no como la anterior.

Raeldan: Por supuesto, era, no temido, era valorado y muchos se querían medir conmigo, un solo combate perdí, y ese fue contra mi maestro cuando recién me estaba enseñando, a partir de ese día no perdí ni un solo combate. En Hirus los combates eran cuestión de destreza y no intervenía tanto el azar como en Sol III, quien controlaba mejor la energía se podía desplazar a mayor velocidad, las bolas de energía eran más poderosas, y eso entraba en mí. Una sola vez llegué a utilizar la técnica y convertí el planeta en un desastre, pero no pasó nada, se fue restableciendo, ya que hubo un combate que especialmente me costó, y era contra un ser de una raza nueva, que poco a poco fue consiguiendo más inteligencia, eran seres como insectoides, como aquel que vosotros decís como “Célula”, hubo uno de esta raza que era especialmente fuerte, y era muy inteligente, además de que también controlaba la técnica a muchísima menor escala, yo extendí las manos, empecé a canalizar la energía, se quedó parado para verla. El nombre de esa encarnación, era el nombre que ya di anteriormente como Axón, y el famoso Axón era conocido porque podía utilizar esa técnica, entonces, él quería verla, provocamos una muerte, fue tremenda la explosión, ahí pudimos generarnos karma, pero bueno, tampoco sabíamos que iba a provocar tales consecuencias, sólo estábamos probándola, fue verdaderamente tremenda esa vida, eso sí, mantuve la cola durante toda la encarnación y nadie me la cortó.

Interlocutor: ¿Desencarnaste joven en esa vida?

Raeldan: Desencarné alrededor de unos 46 años terrestres, con el tiempo ya me retiré, pero siempre quedé como famoso en la época, absolutamente famoso, sobretodo porque había muy pocos seres, muy contados, que podían hacer desprender esa luz dorada.

Interlocutor: ¿Fue una afección cardiaca?

Raeldan: Nada que ver, simplemente con el tiempo… le empezamos a coger el sentido al aburrimiento ya, nos empezábamos a aburrir, después de tanta lucha, no había nadie que me venciera y eso también era aburrido, teníamos un carácter noble, pero a lo mejor éramos más burlones que el “Son Goku original “y bueno cuando desencarné fue porque me dejé estar mucho, no tenía ganas de más tampoco,

Interlocutor: ¿Cansancio espiritual?

Raeldan: Sí cansancio espiritual, digámoslo así, aunque yo sabía que podía haber vivido muchísimo más canalizando la energía, la energía era como una especie de rejuvenecimiento para nosotros.

Interlocutor: ¿Y qué conexión hay con Aldebarán que antes has comentado?

Raeldan: La gran conexión entre Aldebarán e Hirus, es que los dos mundos son mágicos, además en Hirus no sólo están seres inteligentes que se pelean, también hay figuras dragonianas, ahí venía la conexión, criaturas dragonianas, aladas también, pero bípedas como los homo sapiens sapiens, y con su inteligencia, y algunas de las obras en la ciencia ficción lo han plasmado también, era una raza muy poco numerosa, pero generalmente no se dedicaba a la lucha.

Interlocutor: ¿Has encarnado tú en dicha raza?

Raeldan: No, nunca he encarnado porque he encarnado en varias vidas y nunca he pasado de los roles similares al homo sapiens.

Interlocutor: ¿Siempre encarnas como homo sapiens?

Raeldan: Siempre como Saiyan o como homo sapiens directo, nunca he encarnado como Namek o nada más,… de ahí viene la conexión, estas criaturas eran capaces de proyectar energía calorífica, como si fueran dragones, pero para nada tenía que ver con llamas y nadie resultaba calcinado, sí que se podía recibir pequeñas quemaduras.

Interlocutor: ¿Hay otra vida interesante que quisieras mencionar?

Raeldan: No terminaría, hay muchas vidas interesantes,… Hirus me marcó, no olvides que ese rol como Axón fue un rol especialmente conocido, y sería algo así como paralelo a Aldebarán, ¿me entiendes? Sería un rol muy conocido…

Interlocutor: De allí te Viene esa afición por la lucha actualmente, ¿No?

Raeldan: Sí totalmente, me encantaba y me encanta, todo lo que es medirme con otros por practicar por divertirme y nada de hacer daño a los demás, pero me gustaría hablar más de esa capacidad que tenía para concentrar la energía de una forma que proyectaba luces doradas, y era muy interesante porque insisto que muy pocos lo podían hacer, se debía tener mucha práctica y nada de rabia, no tiene nada que ver con eso, era simplemente mucha paciencia, es justo al contrario como lo muestran en la serie, es justo el contrario porque aquí estamos hablando de tener paciencia, nunca perder los nervios, porque como vosotros ya sabéis o cualquiera que haya practicado un poco de artes marciales, la concentración es lo más importante, y donde está la concentración, permite una mayor canalización de la energía, y no se puede hacer unas buenas ondas de energía como hacíamos en ese mundo si se está nervioso ya que no hay quien se concentre, ya que no hay nadie quien pueda canalizar esa energía, es como un médium que está canalizando estando nervioso, no podría.

Interlocutor: ¿En la actualidad me recomiendas seguir haciendo combates?

Raeldan: Te recomiendo que incluso te dediques a aprender a canalizar la energía, no estoy hablando de canalizar a entidades espirituales como hace este receptáculo, sino a canalizar a través de las manos, te sería interesante porque tu capacidad para la lucha te permite una mayor capacidad de concentración, y eso te puede permitir, ¡ojo a lo que voy a decir a continuación!, Sanar dolencias de cuerpos con problemas con un toque, ¿me entiendes? Tocando una conexión nerviosa que puede estar causando problemas, y proyectando esa energía a esa conexión nerviosa, el problema se va, se alivia, eso lo puedes hacer tú que tienes destreza para las artes marciales, y podrías incluso crear algún tipo de técnica similar, insito relacionada con las artes marciales, en años posteriores se va descubrir más técnicas para poder sanar dolencias a través de artes marciales, ya se está descubriendo…, se va a hablar de poder con un toque solucionar un problema espiritual también, tu puedes aliviar o liberar el daño en el otro, y sí, no estáis soñando, no estoy diciendo nada extraño, en Hirus sería algo similar, o sea, tu puedes llegar a tocar a otra persona, y liberarle la energía, proyectándole tú la tuya, y la otra persona queda descargada como 10%…

Interlocutor: Ya dijo un viajero en el tiempo que en un futuro sería un artista marcial que…

Raeldan: Sí, totalmente, y eso me apasiona mucho, pensar en que en el futuro vamos a poder ser útiles a otros, porque lo hemos sido hasta ahora, pero no olvides que en esta actualidad, puedes hacer cosas así, claro que los combates para ti “son vida”, tú eres sano con los combates, tú vives con ellos bien, y no te voy a aconsejar que los dejes porque sería matar una parte de ti, somos uno y sé lo que sientes, ya que yo también lo siento ahora y lo he sentido en otras vidas, te recomiendo que continúes y además te centres en la concentración de energía también.

Interlocutor: Eso me puede ayudar a encontrar mi camino en esta vida, ¿no?

Raeldan: Totalmente, no te dediques exclusivamente a las artes físicas, porque tú tiene aptitudes espirituales que mucha otra gente no tiene, tú tienes conocimiento espiritual que mucha otra gente que se dedica a las artes marciales, no los tiene, tú lo sabes eso, tú tienes contactos, conoces a médiums, tú me conoces a mí, ¿Tú sabes que los más grandes maestros de artes marciales no han podido nunca contactarse con su yo superior? Sólo a nivel intuitivo, o sea, tú tienes una ventaja que los demás no tienen, ¡aprovéchala!

Interlocutor: ¿Qué vida sobre Aldebarán querías mencionar?

Raeldan: En Aldebarán he encarnado varias veces, no sólo he tenido el rol de Ligor, he tenido otros no tan buenos, encarné una vez como forjador de armas, yo forjaba las mejores armas para los mejores guerreros.

Interlocutor: ¿Es la que dijo Naiara como herrero?

Raeldan: Sí.

Interlocutor: ¿Me junté con una chica que en la actualidad está encarnada como Marta y tuvimos una familia?

Raeldan: Sí, pero antes sólo me dedicaba a forjar armas, era mi pasión, me encantaba poder forjar armas, armas y protecciones, e incluso era mi pasatiempo, o sea, era un hobby, yo me divertía así, y no puedo quejarme de ello, pero no lo pasé bien en esa vida porque una vez me establecí en familia, continué con mi negocio, mi pasatiempo siempre me había encantado, pero había guerreros que no eran tan amables, y no voy a explicar todo en detalle, pero terminé desencarnando porque me asesinaron en la época. Algunos clientes me decían que hiciera armas para sus enemigos, nosotros nos limitábamos solamente a hacer armas para aquellos que nos lo pedían sin importar quien fuera, nunca hacíamos selección, nunca decíamos a este sí a este no, todos eran iguales…

Interlocutor: ¿Y a nivel afectivo que me recomendarías, ves alguna cosa interesante en el horizonte?

Raeldan: El alma afín ya irá viniendo, es lo que veo por el horizonte, el resto te va tocar trabajártelo a ti, hay varias personas de tu entorno que te han clavado el ojo, pero por engramas se abstienen.

Interlocutor: ¿A Raquel la consideras una?

Raeldan: Sí, la considero totalmente, ya lo sabes por la sesión anterior, te recomiendo que tengas calma, que te dediques a lo que de verdad te gusta, ¿Hay algo mejor que poderse dedicar a lo que uno le agrada y ganar dinero con ello?, porque en esta vida la realidad de todo funciona con dinero, si puedes dedicarte a aquello que te gusta, ¿Qué más se puede pedir?

Interlocutor: ¿La clave es Royce Gracie?

Raeldan: La clave gira entorno a él, pero debes seguir tu propio camino, o sea, tienes que dedicarte a lo que más te gusta.

Interlocutor: Y su hermano Rickson ¿Crees que algún día podría conocerlo? Porque creo que con él habría afinidad…

Raeldan: Sí, totalmente, pero las cosas son más difíciles con esta persona, también su parte espiritual es un poco dura, un poco más dura.

Interlocutor: Perdió un hijo, debe ser por eso…

Raeldan: Sí, y está muy afectada la parte espiritual, de alguna manera puedes, o no, no puedes, te lo voy a poner como obligación, como deberes, debes lograr aquello que quieres proponerte porque es aquello que realmente te gusta, ya no vale hacerse un nombre, eso viene después, lo aclaré antes, muchos me recriminan, ¿En todas las vidas eres famoso? Yo digo, no, yo actúo, si luego en consecuencia queda el nombre será porque hemos actuado bien, aunque a veces queda el nombre porque hemos actuado mal, hay de todo, pero yo no encarno ya para figurar, eso viene luego, tú no tienes que ir a buscar un nombre, tú concéntrate en lo que más te gusta que es lo más sano que existe…

Interlocutor: ¿Y con el mundo del cine…?

Raeldan: Con el mundo del cine percibo que hay varias posibilidades en ti porque tienes creatividad, si algo se caracteriza en ti y en tu personalidad es que eres creativo, ¿Y la creatividad sabes que es? ¡Es una virtud!, eso es lo que tengo que decirte.

Interlocutor: ¿Pero me puedes poner algún contacto en el camino XD?

Raeldan: Trataré de ayudarte en lo que pueda, luego depende de que tú me capes que sé que así es.

Interlocutor: ¿Sí? ¿Estás contento como te capto?

Raeldan: ¿Qué si estoy contento? Por favor, antes lo dije que hay mucha gente de que desconfía de poder tratarse con su 90, si estuvieran en el nivel que estás tú, nadie dudaría…

Interlocutor: A mí no me interesa el grado OT, pero es curiosidad, yo creo que es más bien anecdótico…

Raeldan: Tú tienes un grado OT 10, que ese es un grado OT muy elevado, ojalá todos me captaran y captaran a su Thetán como haces tú conmigo, es asombrosa la capacidad de captación que tienes, eso es porque con el tiempo has aprendido a cultivar una cosa que es muy bonita, la paciencia, la calma, nunca pierdas la calma, y nunca te desesperes porque siempre estoy contigo, te apoyo y siempre estoy contigo, un placer haber estado aquí. Se despide aquel que logro un nombre en Hirus IV, aquel que logró la gran técnica, “a ver si llegáis a mi nivel XD”, Raeldan habló, hasta todo momento.



Compartir