S.L. 03/07/11

Médium: Raúl Caballero

Entidad: Thetan de S.L.

Interlocutor: S.L.

El thetán explica que tuvo dos vidas conflictivas. Remarcó la importancia de desactivar engramas. Evalúa su estado y el de su 10%. El entorno del 10% tiene mucha negatividad. Hay una persona femenina que causa desestabilización en su 10%.Relató una vida en Italia con 8 años, donde poseia unas aptitudes muy buenas para la música. Su padre le obligó a mejorar sus cualidades para ésta. Esto le produjo engramas respecto a la música. Relató otra vida en Aldebaran IV, en el Pueblo de los Apartados. Huyó de casa donde le asaltaron unos bandidos, pero antes de hacerle daño unas amazonas le salvaron. En pleno shock salió corriendo hacia el bosque y un hoyuman le tiró al suelo y se golpeó la cabeza. Desencarnó. Inmediatamente volvió a encarnar como amazona.


Raúl: Estamos grabando, vamos a intencionar a tu thetán como para que descargue lo que tenga que descargar. Esas dos vivencias que nos dijo en la sesión anterior que quería descargar. Lo que quieras preguntar puedes cortar al thetán como para preguntarle. Bien comienza la canalización

Thetán de S.L.: Tuve dos vidas que me marcaron mucho, me provocaron muchos engramas, tuve pérdidas, tuve sentimientos negativos diversos pero no todas las vivencias son o negativas o positivas, también me enseñaron cosas, también tuve cosas interesantes. Mi 10% es un 10% que de alguna manera anhela estabilidad física, estabilidad emocional, son dos cosas distintas pero vosotros tendéis a darle más importancia a lo físico cuando muchas veces lo emocional hace tanto o más daño. Nosotros en el plano espiritual no tenemos dolores físicos, sólo emocionales por eso es tan complicado para nosotros expresarnos porque y vosotros lo sabéis cuando se os queda grabada una mala experiencia, solamente el adjetivo mala, ese adjetivo ya está cualificando la vida como que tiene carga. En este momento está el Maestro Ro-El-Van, el thetán de éste querido receptáculo y también esta Johnakan Ur-El que me orientan y me dicen que descargue sin preocupaciones porque cuando una vida se descarga al relatarla, al analizarla de forma personal, más fácil impersonal, es como que queda libre de emoción negativa, entonces se convierte en recuerdo neutro porque ya no hace daño. He tenido la ocasión de descargar anteriormente y me siento mucho mejor, pero mucho mejor es una palabra vuestra porque al estar comunicado en el plano físico soy esclavo y esclavo no es una palabra que me guste porque no es exacta del lenguaje y el lenguaje me hace expresarme de manera poco correcta. Por eso cuando digo que una vivencia hace daño y luego dijo que me siento mejor, ese mejor lo tenéis que tomar a lo que yo me refiero no a lo que vosotros os referís, porque si vosotros me captáis prácticamente no he notado mejoría entre todas las descargas, por qué preguntaran algunos, la respuesta es lógica, porque tengo tanta vivencia negativa además mi 10% encarnado lo sabe y tiene tanta negatividad. Hay espíritus del error que me atormentan constantemente, que se aprovechan de mis engramas, también demonios que obviamente se encargan de tentar, por eso me siento todavía tan mal pese a las descargas, por eso me siento tan desestabilizado, por eso se lo transmito a mi 10% encarnado quien tiene unas ganas tremendas por crecer pero no se lo permiten los propios engramas o los roles de ego que están siempre al acecho con él. Porque él percibe que hay negatividad en su entorno porque somos uno y yo también lo percibo. Él percibe que la mayor parte de personas que ha conocido en persona son negativas, son del error y muchas de ellas sólo quieren dañarnos. Pero ¿quiénes son para dañarnos a nosotros?

S.L.: Te importa que…

Thetán de S.L.: Sí por supuesto que sí, por supuesto que sí, pero diciendo lo que estoy diciendo, comunicándome como lo estoy haciendo, me estoy sintiendo tan bien como cinco vidas juntas, me siento tan bien porque tengo guardados en mi interior tantos recuerdos negativos y a su vez tantos juicios negativos que solo con comunicarme es como que me siento mejor, es como que me puedo expresar libremente porque el receptáculo no me ofrece ningún tipo de traba, porque me ofrece libertad para expresarme, porque no coarta lo que quiero decir, porque puedo decir lo que se me antoje porque considero que es lo oportuno para mí, porque considero que es mi tiempo, es mi sesión y digo lo que me apetece. Si con ello me siento mejor y esto se lo transmito a mi 10% es fenomenal lo que estoy haciendo, es fenomenal y me gusta decir que de alguna manera preciso de ego y preciso de fortaleza porque hay muchos seres físicos que intentan tumbar a mi 10%, porque hay muchos seres espirituales que me hacen tumbarme a mí, entonces es como que me armo de fuerza y digo no y es cuando me siento grande, me siento fuerte, ya no me dan miedo nada. En otros tiempos yo fui distinto, con menos engramas obvio, mi 10% tuvo tiempos mejores. Hay de una persona femenina en el entorno de mi 10% que le hace la vida imposible, es muy negativa y si tuviera que decir algo, no tengo ningún tipo de empatía con ese ser ni físico ni suprafísico. Muchos diréis al escucharme: cuanto odio cuanto rencor, no es así, simplemente que si quiero descargar, si quiero sentirme mejor es como que tengo que empatizar, es como que tengo que personalizar, es como que tengo que sentir lo que de verdad me hace daño y no ocultarlo en el fondo porque eso me lo dice el querido thetán del receptáculo Ro-El-Van, que es un Maestro del plano 5.8 y me dice que es muy negativo guardarse las cosas para uno y de eso consiste, en descargarlas.

Tuve una vida en Italia, en vuestro mundo, en Sol III, donde estuve encarnado en un rol masculino mi nombre era en aquella vida era Pietro Vitrial, era mi nombre, estaba encarnado en una familia que me desalentaba a hacer todo. Con 8 años físicos, en una época gloriosa de arte conocida como el renacimiento para vosotros, en el que tuve a los 8 años físicos descubrí que tenía unas aptitudes geniales para la música y yo sentía tremendo anhelo de llegar a ser alguien importante. Sucedió que mi familia era absolutamente negativa. Recuerdo que me alentaron como para que empezara con música que pudiera agradar, el piano, el violín, son distintos instrumentos que causan una música angelical para vuestros oídos físicos y para nuestras percepciones suprafísicas si son ejecutadas correctamente y fui aprendiendo, recuerdo cuando mi padre hablaba bien de mí y de alguna manera sentía orgulloso de tener un hijo con esas aptitudes. Lo que sucedió es que me generó una antisociabilidad muy grande, mucho porque no me permitía salir ni relacionarme, me hacía estar todo el día con la música practicando pero me daba cuenta que me sentía vacío, me daba cuenta que no tenía amor, que nadie me amaba. Madre muchas veces me daba ánimos pero solo hacia lo que padre decía y él únicamente alardeaba de mí. Con el tiempo se me generó unos engramas de incomunicación porque no me sentía identificado con lo que hacía porque si bien era lo que quería hacer, no percibía amor, poco a poco me dejó de gustar y lo hacía sin ganas, sin pasión, sin amor. Prácticamente cuando me comunicaba con la gente, no sabía que decir, me sentía perdido. Entonces poco a poco fui fallando con la música, fallando con los instrumentos, tenía una habilidad innata para marcar compases, ritmo, fue cuando padre empezó a ponerse duro conmigo, me obligaba a practicar todavía más, no me dejaba dormir porque me decía que poco a poco estaba perdiendo facultades y que tenía que ponerme en serio. Recuerdo un día que no quería practicar ni hablar pero me levanto y le digo con tono muy negativo:

– ¡Ya basta, tú no me quieres, solo me quieres explotar! Me atiza y me tira al suelo.

– No me hables así, ¿oyes? Tú estás aquí para hacer lo que se te mande, punto. Te dedicaras a la música y nada más.

– Mira padre pues no quiero, no quiero seguir con la música así.

– Pero si a ti te gustaba.

– Ya no, ya no porque ya no siento nada, ya no porque no lo siento, ya no lo siento.

Entonces me coge del cuello, me estampa contra la pared y cuando está a punto de volver a golpearme le para madre, le pide que pare, entonces la golpea a ella. Era muy violento. No puede ver. Mi querido 10% que no viene de aquí únicamente los problemas con los demás, ya se llega arrastrando.

S.L.: ¿Alguna otra vivencia que consideras importante descargar?

Thetán de S.L.: Primero me gustaría concluir con esta. A padre le gustaba mucho beber. Le gustaba reunirse con gente, beber y escuchar buena música. Era en esas reuniones cuando hablaba de mí. Él se sentía avergonzado de mí después de lo que sucedió. Se fue de casa y nos dejó solos, seguramente que se marchó con alguna de estas personas con las que se reunía. De alguna manera, con el tiempo empecé a estimularme, empezaron a entrarme más ganas de seguir practicando con la música porque ya no me sentía atado, ya era como que se me respetaba pero tenía engramas y no me atrevía a hacerlo y entonces y cualquiera que sepa un poco sobre vuestra técnica llamada psicoanálisis o sobre distintos temas relacionados con traumas, engramas o roles de ego sabrá que esto se convierte entonces una especie de ironía o un círculo vicioso, yo quiero tocar música pero no puedo, por los engramas. Me hizo mucho daño. Mucho daño. Tuve una vida que me afectó mucho. Pero tengo tantas vidas que me afectaron que podría relatar como cinco pero como no quiero cargarme como decís vosotros al receptáculo relataré una más y ya.

Tuve una vida en el IV planeta de la estrella Aldebaran, Aldebaran IV, el planeta que nosotros conocíamos como Umbro, de esto hace muchísimo tiempo, hace varios milenios. Estuve encarnado en Umbro, Umbro es un mundo mitológico para vosotros porque muchas de las cosas que allí suceden vosotros las consideraríais fantasía, vosotros las consideraríais épicas. Describiríais libros y guiones de vuestras películas. Es un mundo con pocos cambios, es un mundo con poca tecnología pero con constante guerra. Es un mundo donde no todos son homo sapiens, donde hay distintas razas conviviendo, donde se presentan seres mitológicos como vuestros dragones, seres mitológicos como vuestros elfos.

Estuve encarnado en el pueblo de los apartados. Un pueblo con unos tremendos engramas, con un tremendo complejo de culpa, un pueblo que no quería dar la cara. Nosotros íbamos siempre encapuchados ocultando nuestro rostro. Prácticamente no salíamos de las cercanías de nuestro pueblo por miedo a que los demás nos hiciesen daño o tal vez por desconfianza. Recuerdo que una vez lo pregunté. Mi nombre en aquella vida era Árik y recuerdo que tuve una vida de profunda soledad. Un día le preguntaba a madre: ¿por qué nos ocultamos, por qué nosotros tenemos la necesidad de ocultarnos y los demás no? Yo miro hacia todas partes y veo gente normal, no tenemos de qué ocultarnos, ¿no? Y ella me decía: pero es que tal vez no siempre es que los demás nos miran mal sino que nosotros nos queremos ocultar por determinados motivos. ¿Y qué motivos son? Mejor dejémoslo, no es el momento me decía, yo me sentía como coartado, ¿no? Como que ya de inicio tenía un engrama, como me limitaba el libre albedrío, un engrama que me impedía hacer lo que yo quería, un engrama que me impedía relacionarme, recuerdo que fui con algunas personas del poblado un día a conseguir algo de comida. Vimos, me marcaron, me señalaron uno de ellos al bosque, había un bosque cerca de la aldea: nunca os atreváis a entrar ahí, nos decía el mayor de todos nosotros, que tendría aproximadamente 43 de vuestros años. No os acerquéis nunca al bosque. ¿Por qué Ris? Le preguntábamos. Él decía: ahí viven unos seres que son especialmente diestros con lo que son arcos y flechas.

– ¡Ah! Ris ¿te refieres a las amazonas?

– Si así es pero nosotros nunca nos inmiscuimos, por eso os pido que nunca os adentréis al bosque. Nosotros tenemos nuestra vida y ellas la suya.

Nuevamente separación, por qué me preguntaba yo sin sentido, yo quiero relacionarme, yo quiero conocer gente, no entiendo porque no puedo. Cuando volvemos pregunto a madre. Madre ¿quiénes son las amazonas? Me contesta: nadie con quien debas inmiscuirte hijo, créeme por tu bien. Nunca lo entendí y me implantaron cierta curiosidad, no lo voy a negar pero también cierto temor y nunca me atreví a entrar. Fui creciendo y era como que más allá de la gente de mi pueblo, de la aldea, no me relacionaba con nadie más y me iba sintiendo como con falto de algo. Un día escapé del poblado, me asaltan 4 bandidos en uno de los caminos. Me dicen: esa forma de vestir, jaja, ¿no me digas que eres de los apartados? Marginado. Me hirieron las palabras, si bien yo ya había crecido, ellos iban armados, encima montados en imponentes hoyuman. Los hoyuman relinchaban, francamente daban miedo. En un momento determinado unas flechas los abaten. Miro hacia atrás y no había nadie. Tuve un enfrentamiento conmigo mismo. Por una parte recordaba el relato de las amazonas y me entró curiosidad de conocerlas y por otra parte me entró el pánico por volver a salir a los carriles y me entraron ganas de volver a la aldea. En un intento de cobardía, en un shock profundo, me marché, salí corriendo y no sabía hacia donde salir porque tenía confusión, porque tenía shock y no sabía qué hacer y esa confusión también se la transmito a mi 10% en esta vida. Esa duda de que es lo que se tiene que hacer en determinados momentos en los que hay un choque de pensamientos, de sentimientos, salí corriendo y vi como uno de los hoyumans se encabritó y de alguna manera me atacó, me tiró al suelo y me hice daño en la cabeza. No recuerdo que paso durante un tiempo y tampoco sé realmente lo que quería aprender en esa encarnación pero cuando me di cuenta había desencarnado y cuando conceptué vi que los que me habían salvado eran las amazonas. ¿Por qué lo harían? Ya desencarnado me entraron todavía más curiosidades y no esperé ni siquiera a indagar. Volví a encarnar en Umbro, pero esta vez como amazona pero esto es otra vida, esto es otra historia.

Me siento tan aliviado, tan descargado, solo puedo que dar las gracias a este querido receptáculo por traducir fielmente mis conceptos y permitirme que descargue tanto, tantísimo. Dar las gracias a mi guía, a Ro-El-Van, a Johnakan, por haber estado ahí, guiándome y orientándome. Doy muchas más gracias todavía a mi 10% por hacer posible esta comunicación, gracias de todo corazón por permitirme expresarme, muchas gracias, gracias de verdad.



Compartir