TK 12/08/13

Médium: Raúl Caballero

Entidad: Thetán de T.K.

Interlocutor: Laura

Comenzó diciendo que se encuentra superando lo que poco a poco lo ha ido atormentando. Contestó preguntas de su 10%. Y finalizó relatando una vida muy dura con torturas y sufrimientos, donde fue un soldado al servicio del Ejército de Jerusalén.


Interlocutor: Bienvenido Arion-El

Thetán de TK: Gracias

Interlocutor: ¿Cómo estás?

Thetán de TK: Creo que superando lo que poco a poco me iba atormentando aunque hay cosas que son muy complicadas de superar. Y eso pasa tanto en el plano físico como en el plano suprafísico. Cuando algo lo tienes muy asumido, una conducta la tienes muy automatizada es muy difícil de superarlo. Un ejemplo, a mí me pasa mucho lo que es despersonalizarme de las emociones. Y si bien es un problema que lo voy superando poco a poco porque lo voy controlando, tengo tendencia a afectarme cuando algo le sucede positivo o negativo a mi parte física. Es como que personalizo de más. Muchos Maestros de Luz me están orientando y sé que es algo complicado pero sé que poco a poco lo tengo más controlado.

Soy consciente que tal y como me decía el Maestro Ro-El-Van, 90% de éste receptáculo, me lo decía ahora mismo, hace apenas uno de vuestros minutos, que he hecho una mejora tremenda desde la primera vez que me comuniqué y eso es un mérito que no se puede negar al receptáculo pero que sobre todo es un mérito mío, me decía, ¿no? Porque es un trabajo interno de muchísimo tiempo.

Interlocutor: Yo estoy totalmente de acuerdo con Ro-El-Van, porque justamente hoy me he dedicado a escuchar todas las sesiones que has ido haciendo desde el año 2007 y veo una gran mejoría a la hora de expresarte y la diferencia de la primera sesión que tenías muchas trabas y miedo a la psicoauditación y a expresarte y ahora como aprovechas siempre en la sesión a expresar tus ideas.

Thetán de TK: Sí, eso es clave. Porque al expresarme me libero también. Y era algo que yo al comienzo no sabía y dudaba y tenía temores y ahora me siento como más seguro y es cierto que es difícil, es muy difícil mejorar pero con constancia se puede conseguir.

Estuve muchísimos años, muchísimos de vuestros años en el mundo espiritual enroscado en un plano tres y ahora me siento que por fin salgo de ahí. Y está muy bien, está pero que muy bien, me siento tranquilo, muy tranquilo y eso quiere decir mucho, muchísimo porque si no hubiese conocido este sistema seguramente no hubiese podido revertir esos engramas, desactivarlos. Porque como entenderás, si bien es un mérito mío, sin psicoauditación esos engramas no estarían desactivados. Y a veces es como que es la clave, ¿no? La psicoauditación, porque en cuanto se desactivan el engrama, un engrama, unas cuantas ideas quedan claras. Se libera otro y otras cuantas ideas quedan claras, ¿no?

Para vosotros que escucháis las sesiones os pensáis que son muy iluminantes porque os aclaran muchas dudas pero para nosotros desde el mundo espiritual aún nos aclaran incluso más. Y eso que somos los protagonistas al hacerlas pero empiezas a enlazar una vida que acabas de tocar y que acabas de desactivar con vidas que has vivido también, que no has tocado, que lo que sea y las vas entendiendo como en cadena. Y se produce un efecto cadena y te sientes tan bien cuando hay ese efecto en cadena, en el que se desactiva todo en cadena, muy bien.

Interlocutor: Tenía algunas preguntas, hay un par de preguntas que tú 10% te quería hacer. ¿Las puedo realizar ahora?

Thetán de TK: Sí, bien, es interesante.

Interlocutor: Vale, la primera sería ¿cuántas sesiones calculas más o menos para que puedas estar clear?

Thetán de TK: Esto es interesante porque vislumbro la condición de clear muy, muy cercana. Yo calculo que aproximadamente, dos, tres sesiones sean las que me hagan falta contabilizando ésta. Entonces lo veo bien porque me siento que estoy cerquita de esa condición clear.

Sé que cuando uno…voy a dar un pequeño mensaje, ¿no? a raíz de ahí.

Interlocutor: Vale.

Thetán de TK: Sé que cuando uno es clear no quiere decir realmente que ya llegó a la meta. Hay entidades y personas físicas que cuando uno es clear, tiene que olvidarse y ya no tiene que mejorar. No, no, no llega a la meta. Recién comienza todavía, una nueva etapa. Uno llega clear, bien, hay dos opciones, o bien continuamos haciendo sesiones lo cual se puede ahondar todavía más, porque el estado clear, realmente siempre hay engramas, ¿no? Grabados pero están muchas veces en el fondo, no se pueden ver y si uno continúa puede sacar más engramas. Es decir, hay engramas que no se dejan ver. El estado de clear son los engramas que molestan y condicionan en el momento que se tocan. No quiere decir que hay más engramas, sería eso una utopía porque en cada vida nos generamos engramas. Y si vivimos cientos o miles de vidas, imagínate la de engramas que puede haber ahí, ¿no?

Pero realmente, vale, sin ser exigentes uno puede dejar de hacer sesiones cuando es clear. Bien. El trabajo que se continua ya no es el de clear. Empieza un trabajo nuevo o se continúa, mejor dicho, el trabajo interno. Uno puede decir, ya no hago más sesiones, soy clear, vale, pero no te dejes estar, sigue trabajando tú. Si quieres hacer una sesión cada x tiempo para ir viendo si se reactivó algo.

Interlocutor: Eso es lo que iba a decir yo ahora.

Thetán de TK: Está bien, pero lo más importante es que una vez eres clear, no dejes de trabajar tú, tienes que seguir trabajando en el día a día, ¿no? Seguir intentando mejorar, y lo digo yo porque en tiempo atrás, en vidas atrás, he caído en la tontería de dejarme estar y no es bueno.

Interlocutor: Vale, la siguiente pregunta que te hace es: ¿puede hacer alguna cosa desde su voluntad para acelerar el proceso de claridad? ¿Alguna técnica?

Thetán de TK: Lo único que yo recomiendo es un trabajo de: tranquilidad, autocontrol, meditación, y sobre todo una cantidad tremendísima de autocontrol, pero tremenda. Hasta el punto de saber despersonalizarse en los momentos, ¿no? Aprender a despersonalizarse ante los momentos. Eso no quiere decir que se convierta en un robot, ¿ok? Pero sí que se despersonalice hasta el punto que por lo menos le dañe lo mínimo posible todo, ¿vale? Al fin y al cabo, si consigue despersonalizarse más, me ayudará a mí también a despersonalizarme más que es mí problema. Entonces es como que se acelera todo el proceso ¿no?

Interlocutor: Bien. Y yo tenía una pregunta a hacerte, ya que he estado escuchando las sesiones en el 2007: la primera sesión, relataste una vivencia en Francia y otra vivencia de un consejo que te dieron mal y bueno terminaste mal. No sé si te queda algún engrama por relatar de esas dos vivencias, si estás preparado, si no te hace falta y ya lo tienes superado. ¿Cómo estás?

Thetán de TK: Sí es cierto que no lo toque de forma real y creo recordar que tenía cierto temor a la técnica.

Interlocutor: Si, fue como muy superficial.

Thetán de TK: Pero considero que está bastante resuelto porque hay varias vidas con ese efecto en cadena que poco a poco se va mejorando. De todos modos si tengo tiempo al terminar las vidas más importantes posiblemente haga otro pequeño repaso de otros acontecimientos que pasaron en ambas vivencias.

Interlocutor: Vale. Bueno, si al final de la sesión si me dejas hacerte una pregunta más y ya está. Ahora ya si quieres relatar alguna cosa o expresarte.

Thetán de TK: Sí, está bien, entonces tocaré otra vida anterior porque como no toque otra vida ya no serán tres como dije, serán cuatro las sesiones que quedarán, ¿no?

Interlocutor: Vale.

Thetán de TK: Porque las dije, yo no sé lo que va a pasar en un futuro. Lo dije contabilizando engramas, ¿no? Quiero tocar hasta tres vidas, si va a vida por sesión tres sesiones.

Interlocutor: Vale.

Thetán de TK: Tres, más o menos, dos, tres, ¿vale? Entonces será… está vez tocaré una vida y dejaré dos más para después y eso.

Interlocutor: Vale.

Thetán de TK: Ha habido cosas que he tocado que han sido bastante fuertes, que ya he tocado. Y de lo que tengo por tocar, puedo todavía tocar una vida, puedes incluso anotarlo, pero puedo tocar una vida que tiene que ver con tema amoroso, que es bastante grave, al menos para mí, puedo tocar una vida de pérdidas o puedo tocar una vida, como más dura, como a nivel de tortura, sufrimientos, ¿no? Y voy a empezar por esa misma, esa última.

Interlocutor: Vale.

Thetán de TK: Déjame…

Interlocutor: Si, si, tranquilo

Thetán de TK: Porque necesito tiempecito para poder visualizar bien todos los acontecimientos. Que son de las tres vidas, ésta la más dura.

Interlocutor: De acuerdo.

Thetán de TK: Más que nada por cómo terminé, tengo la imagen de cómo terminó todo porque desencarné empalado con una lanza de lado a lado y decapitado por la cabeza con un hacha. Y empiezo a rebobinar acontecimientos de esa vivencia. Lo tengo muy marcado cómo desencarne ya que el dolor más grande fue en el momento de desencarnar. Entonces tengo que hacer memoria como diríais vosotros con todo lo que sucedió. Y le voy transmitiendo carga al receptáculo a medida que voy recordando aunque todavía no lo haya expresado.

Interlocutor: Tomate tu tiempo.

Thetán de TK: No quiero hacer apología al desastre de que en vuestro mundo siempre hay realmente torturas y que bueno todas las sesiones que son sangrientas son de vuestro mundo, pero sí viví algo bastante fuerte, ¿eh?

Interlocutor: ¿Aquí en sol III?

Thetán de TK: Sí.

Interlocutor: ¿En que época?

Thetán de TK: Un momento, tendría que ver en época de cruzadas. Yo no sería inocente, ni era un civil ni era inocente. Era un soldado.

Era un soldado, trabajaba a las órdenes del ejército de Jerusalén. Voy a contar a partir de donde empiezan los acontecimientos dolorosos. No antes porque tuve una vida bastante normal y común, nací en una familia normal, logré asentarme en el ejército porque tenía fuerza y porque reclutaban a todos los hombres que fueran fuertes para luchar y te hacían hablar en nombre de Dios siempre y yo era creyente, creía en Dios. Tal vez creía en Dios de una forma diferente, creía en Dios pero no creía en las matanzas que se hacían en su nombre. En cambio era el primero que empuñaba una lanza y luchaba.

Interlocutor: Bueno, entre comillas era tu deber, ¿no? En ese momento.

Thetán de TK: Sí, porque me reclutaron y evidentemente obedecía órdenes.

Cuando uno es un rol y está completamente aislado del mundo espiritual porque vive en un mundo físico, ni sabe que existe el thetán y uno vive lo que le toca vivir sin replantearse si lo que está haciendo está bien o mal. La mayor parte de la gente no se replantea si lo que hace está bien o mal, no piensan. Son como autómatas, por eso éste receptáculo enseña a pensar por sí mismo, a reflexionar, invita a todas esas cosas.

Yo no me cuestionaba si lo que hacía estaba bien o mal, obedecía órdenes, pero no creía en lo que hacía tanto yo como mis compañeros. Pensaba que era erróneo. Entonces hablo a partir de esa época o a partir de cuando sucedieron los acontecimientos negativos. Yo tenía mujer y dos hijos y recuerdo que… digamos que los enseñaba a no luchar, a no hacer daño nunca al servicio de Dios porque Dios no es vengativo, ni lucha contra los enemigos y cierto que ellos me decían: ¿y tú porque luchas? ¿Si no debo luchar yo, porque luchas tú? Y cosas similares, ¿no?

Interlocutor: Claro.

Thetán de TK: Y no podía responder, lógicamente. Entonces, no lo sé tampoco si en un futuro aprendieron a luchar y los reclutaron porque es lo más lógico o si no lo hicieron, se fueron del país, no lo sé porque desencarné antes de poderlo ver. Pero si sé que parcialmente me sentía culpable por la educación que les estaba dando porque yo no era un ejemplo a seguir para ellos y no era un buen ejemplo a seguir, digamos, ¿no?

Otra cosa es que luego me imiten aunque crea que no lo deban de hacer. Y me sentía con esa pequeña o no pequeña carga de conciencia y mataba, luchaba, no tenía otra pero recuerdo que comencé a cuestionarme si realmente intentaba evadir luchas, sufrimientos, y digo: a ver si no se dan cuenta. Y un día al borde de una batalla, estoy a punto de recibir un golpe mortal, me sacan el casco y con la cabeza desprotegida casi me hacen un agujero de lado a lado y reacciono, me aparto y un compañero por detrás lo mata. Me dice: ¿a qué juegas? Tenías tu arma ¿por qué no lo abatiste, preferías morir tú? Y entonces aprendí una lección que más tarde cuestioné, la lección de: o mato o me matan, no me queda otra, ¿no? Si intento jugar a que no mato, no mato, al final me matarán, tuve la vida pendiendo totalmente de un hilo. Me veía sin poder volver a abrazar a mis hijos y mataba de nuevo. Sigo cuestionándome y en otra batalla futura me hieren, como que me paralizo, no quiero luchar, me hieren en una pierna y están a punto de matarme y otro compañero que me salva: ¿qué haces si tenías tu arma? ¿Por qué dudas, es que quieres que te maten? Y lo digo ahora como thetán, en el interior tal vez quería que me matasen. Me sentía tan culpable por los crímenes que cometía, que pensaba que si desencarnaba, expiaría todo. Que era lo que me merecía y tal vez lo que buscaba era suicidarme pero no quería admitirlo ni reconocerlo.

No morí en una batalla, comencé a difundir entre la gente del ejército que porqué luchábamos, que no lo entendía, que no era necesario, que no salvábamos a nadie quitando vidas y me empezaron a llamar blasfemo y que no hablaba en nombre de Dios.

Interlocutor: Ya. No eras comprendido entre tus compañeros.

Thetán de TK: No, pero tampoco pasó nada, yo pensaba que la gente me tomaba de loco y que cada uno hacía su vida y ya. Supongo que alguien chivó algo. Pero de repente, antes de una batalla, me dice mi general:

– Bueno, supongo que tú no querrás combatir.

-¿Por qué?

–Porque está mal lo que hacemos.

Miro a mis compañeros, no sabía quién le había dicho nada, cualquiera podría haber sido. Éramos muy numerosos, muchísimo. Me dice:

– Dame tu arma soldado, quiero comprobar si realmente esto puede matar porque realmente si no quieres hacerlo vas a entorpecernos.

– Si señor.

Y prueba su arma contra mí, precisamente. Me atraviesa con una lanza de lado a lado luego saca su enorme hacha que llevaba y me corta la cabeza. Desde el plano espiritual pude visualizar como decía: no queremos débiles ni traidores.

Interlocutor: Eso es lo que te iba a decir, que te uso como modo de ejemplo por si alguien se lo replanteaba, ¿no?

Thetán de TK: Sí. De todo lo más doloroso fue no poder volver a abrazar a mis hijos. No saber qué es de su vida, habrán seguido o no mi camino, da igual eso ahora y el dolor en el momento de desencarnar de una forma tan drástica. Mucho dolor, eso es lo que ahora recuerdo, por eso es de todas las vidas que me quedaban, la más fuerte. No por nada, seguramente sea más fuerte el daño emocional, pero ojo con esta vida que me hizo mucho daño físicamente.

Interlocutor: Además fue algo inesperado, no fue en una batalla, ¿no?

Thetán de TK: No, estábamos preparados para morir pero que te humille delante de todos y te hagan ese daño. Es la boca, es la lengua la que me mató. Si me hubiese callado, tal vez hubiese muerto en una batalla como un héroe. Mi única tranquilidad es que no quité más vidas. Y ya termino, no quiero seguir relatando nada más ya. Ya termino.

Interlocutor: ¿Te hago una última pregunta que tenía?

Thetán de TK: Sí.

Interlocutor: Era en qué nivel te encuentras de OT y el plano.

Thetán de TK: El grado OT, lamento mucho porque todavía no soy clear y no se puede ser OT real cuando uno no es clear. Pero el OT potencial sería uno, que tampoco es que sea mucho pero es algo medio, ¿no? Al fin y al cabo la gente normal no es OT o es OT uno. Es cierto que para mejorar eso hay que trabajar mucho. Di consejos anteriormente, que se utilicen. Y el plano espiritual sería cuatro punto tres ahora mismo, tras la canalización ésta, tras la vida que he relatado, pero necesito…

Interlocutor: Tiempo para…

Thetán de TK: Descansar, sí.

Interlocutor: Entender, ¿no? Esa vivencia Lo dura que fue y si…

Thetán de TK: Gracias por estar ahí conmigo. Hasta todo momento. Gracias, gracias.

Interlocutor: Hasta todo momento y te envío mucha luz.



Compartir