Rigel III (Orión III)

Ramar, thetán cuyo 10% está encarnado como habitante de Rigel III (mundo que nosotros conocemos como Orión III), da información relevante sobre su planeta, tecnología, morfología, política y costumbres.

Descargar


15-02-2016

Médium: Raúl Caballero

Interlocutora: Laura

Entidad: Ram-Ar

Raúl: Sesión sobre Orión III, que es el planeta que conocemos como Rigel III. La idea es convocar a una entidad que, o bien tenga un 10% encarnado en Rigel III, o bien que conozco da alguna manera, por haber estado encarnado, el mundo. La idea de la sesión es que de alguna manera a modo de entrevista, a modo de cuestionario, con una serie de interrogantes, se den detalles sobre el mundo de Rigel III, que habitualmente nosotros lo llamamos como Orión III, pero sabemos que está mal llamarlo así, porque Orión es una constelación y cuando nos referimos a Orión III nos referimos siempre a Beta de Orión, que sería la estrella conocida como Rigel, que se encuentra a 860 años luz de nuestro sistema. Vamos a ver quién aparece, porque no sabemos quién va a venir y, por lo tanto, tampoco sabemos ni su nombre conceptual, ni siquiera si está encarnado allí o el plano vibracional. Vamos a convocar a algún ser de Orión III.

Interlocutora: ¡Bienvenido!

Ramar: Hola, aquí estoy, me habéis convocado.

Interlocutora: Gracias por asistir a esta entrevista para averiguar cómo es Rigel III. ¿Nos podrías dar tu nombre conceptual para que te podamos llamar de alguna manera?

Ramar: Mi nombre conceptual vibraría algo así como Ramar.

Interlocutora: Vale, gracias. ¿En qué plano te encuentras?

Ramar: Estoy en el 3.9.

Interlocutora: ¿Y tienes un 10% encarnado en Rigel III?

Ramar: Sí, tengo un 10% actualmente encarnado en Rigel III.

Interlocutora: De acuerdo. ¿Nos podría dar algunos detalles de cómo es el planeta de Rigel III?

Ramar: Sí, está bien. Nuestro mundo sería… Leo de alguna manera, me nutro de la mente conceptual de este querido receptáculo y digo querido porque de alguna manera me siento contento -y no es ego o no lo interpretéis como tal- de que haga publicidad de nuestro mundo, aunque sea a una escala pequeña de lo que es nuestro planeta, pero no os penséis que tenemos ganas de trascender o ganas de darnos a conocer solo porque nuestros antepasados hayan colocado pirámides o distintos monumentos en vuestro planeta. Leo, como decía, la mente conceptual del receptáculo y puedo ubicar que para vosotros Rigel III sería algo así como un enorme planeta sacado de vuestras películas de ciencia ficción futuristas, donde hay edificios muy, muy altos con unas estructuras algunas incluso como ovaladas; los materiales que utilizamos son materiales que no existen directamente en vuestro planeta. Materiales, minerales, absolutamente distintos, incluso la composición atmosférica es distinta. Un ser, como mi 10%, nativo de Rigel no podría respirar vuestra atmósfera -de vuestro planeta-, sería absolutamente irrespirable. Prácticamente no tenemos vegetación, porque al igual que ha sucedido en vuestro planeta, la hemos ido exterminando en pos de algo mucho más artificial. Hemos creado pequeños jardines artificiales, también hemos creado bosques artificiales y cuando digo artificiales quiero decir que hemos logrado emular… no hemos plantado plantas o sembrado árboles, sino que hemos construido árboles artificiales que emulan a la perfección el sistema de un árbol de tal manera que realizan la fotosíntesis o incluso son capaces de proporcionar -por entenderlo de alguna manera, de alguna manera que lo pueda entender este receptáculo- energía vital. Pero no es esa la importancia, la importancia reside en nuestra tecnología. Hemos logrado llegar a niveles tecnológicos de tal modo que hemos logrado incluso simular estructuras cerebrales sin haber llegado directamente a la cibernética, sin haber llegado.

Interlocutora: Muy interesante.

Ramar: Pero yo no puedo darte tanto conocimiento, yo puedo darte algún conocimiento -no todo-, porque aunque si bien soy un tethán y por lo tanto tengo el conocimiento nueve veces más que mi 10%, aún así, los tethanes no somos infalibles ni sabemos de todo y yo como tethán o 10% solo sabe de un campo, pero no es físico, no es matemático, no es químico y no es biólogo.

Interlocutora: Gracias Ramar. ¿Cuál sería la morfología de los seres con mente abstracta?

Ramar: Leo nuevamente la mente conceptual de este receptáculo. Vosotros tenéis, lo que denomináis, un vídeo donde se han grabado algunos de los nuestros, que lo va a colocar debajo, el enlace o lo que se pueda – no sé qué se va a poder- en el texto o como nota a pie de página en la entrevista. Pero de todas maneras, lo digo para que os hagáis una idea. Morfología gris, gris bajo, aunque hay tanto grises bajos como grises altos y son muy parecidos a vuestros monigotes que suelen aparecer en todas partes, bastante delgados, con una cabeza bastante grande, con unos ojos muy profundos, pero igual muchos van a saber cómo son, cómo somos.

Interlocutora: Vale. ¿Qué sistema de política hay?

Ramar: Es un sistema de política unificado, quiere decir, que si bien hay distintos países, si bien hay distintas regiones -no tantas como en vuestro mundo, sino que hay hasta cuatro países-, hay un gobierno unitario donde los dirigentes de los cuatro países pactan y deciden. No están enfrentados, cooperan. No voy a decir que en nuestro mundo no ha habido guerras. Ha habido guerras, invasiones, pero de esto hace miles de años. Llevamos miles de años en paz y de todos modos no ha habido tantas guerras como en vuestro planeta.

Interlocutora: ¿Hay religión?

Ramar: En nuestro planeta, en Rigel III, no hay religión. No creemos en nada ni en dogmas, simplemente hay pequeños grupos religiosos, sectarios, cerrados, secretos algunos, pero no es -digamos- una religión extendida, sino que son pequeños grupos secreto, ¿me entiendes? Que creen en determinada cosa, algunos de ellos creen en el demonio o en fuerzas negativas, incluso realizan ritos, pero si yo tuviera que responderte la entrevista de forma formal, te tendría que decir no, no hay religión. Como vosotros conocéis la religión en vuestro mundo no y menos tantísimas religiones como en vuestro mundo, que es algo que nos deja realmente anonadados.

Interlocutora: ¿Cómo es la espiritualidad?

Ramar: No tenemos tampoco espiritualidad, no creemos tampoco en nada espiritual. Tenemos algunas pequeñas teorías, tenemos sobre todo algunas ideas sobre filosofía, sobre todo traídas por nuestros vecinos de Rigel IV, que es un mundo de filósofos, es un mundo espiritual. Nosotros de alguna manera absorbemos parte de ese conocimiento, porque hay intercambio, nosotros les damos tecnología y armas y ejército y ellos nos dan filosofía, espiritualidad y conocimientos tanto astronómicos, como físicos, pero luego esas ideas filosóficas o espirituales generalmente se pierden o no se utilizan bien, no hay interés social -digámoslo así- en nuestro mundo de eso. Solo interesa colonizar. Colonizar y expandirnos. ¡No! No me mires con esa cara, en vuestro mundo sois iguales. En vuestro mundo sois de la filosofía de Rigel III, vuestros políticos, vuestros dirigentes, son iguales que en Rigel III. Es más, la sociedad de vuestro mundo es igual a la nuestra, nuestras sociedades también son particularmente de gente indiferente. Vosotros sois colonizadores, invasores, lo habéis demostrado en vuestro planeta. Seguís en guerras, seguís en guerras. Con toda la tecnología que tenéis y estáis en guerras, y habéis tenido más guerras en vuestra historia que nosotros en la nuestra y tenemos miles de años más de civilización que vosotros. Sois invasores, y luego me sé de varios que nos juzgan a nosotros como invasores y yo pienso y digo: ¿Qué haríais vosotros con nuestra tecnología? ¿Decís que somos conquistadores del espacio? ¿Decís que somos sometedores? ¿Qué seríais vosotros con esa tecnología? Creo que habríais sometido más en el universo que nosotros. Lo dejo como idea, pero no sois mejores que nosotros, si no miraos alrededor. Por religión habéis matado a inocentes, habéis realizado genocidios. Nosotros no nos matamos ya entre nosotros, matamos a los otros. Vosotros os matáis entre vosotros y matáis a los otros. ¿Sabéis que hay varios, no de los nuestros, sino de nuestros aliados que han sido capturados por vosotros y los habéis torturado? Hasta donde yo sé, ninguno de nosotros hemos torturado a ninguno de vosotros. Mirad eso, miradlo. Pensadlo antes de juzgar al otro, que es muy fácil juzgar al otro.

Interlocutora: ¿Qué avances tecnológicos hay?

Ramar: Sobre todo a nivel de armamento poseemos distintos armamentos y son como disgregadores moleculares o desintegradores de partículas, son armas de energía, bastante parecido a las armas de energía de vuestra ciencia ficción. Que para vosotros es ficción porque no las habéis alcanzado, para nosotros es una realidad. Tecnología de defensa, campos de energía muy avanzados. Trabajamos con la antigravedad, utilizamos motores antigravitacionales para nuestras naves, porque gracias a eso podemos maniobrar rápidamente en el espacio, algo que no permiten vuestros aviones convencionales, nuestras naves sí permiten maniobrar por el espacio, porque trabajan con la antimateria y con la antigravedad. Nosotros trabajamos con la antimateria y con la antigravedad, tenemos pequeños aparatos que caben en uno de vuestros bolsillos que son capaces de anular la gravedad de un objeto. Lo que vosotros habéis tardado decenas de años investigando las pirámides y tardaréis varias decenas más en llegar a la conclusión que yo estoy dando. En el tiempo que vosotros tardáis en llegar a la conclusión, yo solo he construido doscientas, trescientas, cuatrocientas, quinientas pirámides, para que me entiendas, ¿no? Es un símil, es figurativo. No tardamos nada en construirlas, no solo eso, sino cualquier tipo de edificación avanzada, por eso tenemos enormes ciudades y enormes monumentos. Nos gustan mucho los monumentos, ¿sabes? Nos gusta la simbología, solemos utilizar distinta simbología para que la gente nos reconozca o nos recuerde, para que los otros que vienen de fuera sepan que ahí ha estado Rigel III.

Interlocutora: ¿Habéis tenido contacto con seres de otros mundos?

Ramar: Y con muchos, con muchas civilizaciones. Nos hemos cansado de visitar el universo en el tiempo que vosotros todavía no sabíais ni, en Europa, que existía América y nosotros ya estábamos cansados de colonizar mundos.

Interlocutora: Entonces ya es positiva la pregunta que te iba a realizar sobre si habíais realizado viajes espaciales. ¿Y habéis estado en Sol III?

Ramar: Claro, infinidad de oportunidades, tenemos asentamientos directamente.

Interlocutora: ¿Y con qué propósitos?

Ramar: Distintos propósitos. Ha habido grupos de investigadores que han querido investigar vuestra fauna local, vuestros minerales, el clima también, sobre todo porque vuestro clima es muy variado y vuestras estaciones también, en referencia a Rigel III. Pero, en el último siglo vuestro hemos estado sobre todo visitándoos con la intención de resolver una incógnita que tiene que ver con la esterilidad de nuestra raza. Nuestra especie está en peligro de extinción, porque si bien la cantidad de individuos sigue siendo mucha, también -en parte- por la longevidad de nuestras vidas, ya que vivimos cientos de años, ya que hemos logrado vencer muchas enfermedades, pero no hemos logrado vencer el problema de la esterilidad de la especie y tratamos de encontrar algo mediante vuestro código genético, ya que es distinto, absolutamente distinto.

Interlocutora: ¿Tenéis relación con algún país?

Ramar: Sí, así es. Con algún país del norte como Estados Unidos, también tenemos relación con Rusia, con China también, y básicamente ahí nos quedamos. Aunque sí tenemos relación (risa) con varios de vosotros a nivel de abducciones cada noche, cada una de vuestras noches. Cada una, cada una. Seguimos acechándoos, seguimos persiguiéndoos, seguimos abduciéndoos cada noche, porque seguimos buscando la cura y vuestros gobiernos nos lo permiten. Y bueno, si no nos lo permiten lo hacemos también.

Interlocutora: ¿Entonces estáis involucrados en el Área 51?

Ramar: Totalmente, totalmente, y con varios asentamientos más también.

Interlocutora: ¿Y con qué finalidad? A parte de buscar el problema de la fertilidad.

Ramar: Con la intención de lograr aliados, pensamos que con vuestra capacidad invasora, con vuestra capacidad curiosa, con vuestra capacidad artística, creativa, podéis sernos útiles. A mí, a nosotros y a la Federación Galáctica, en un futuro.

Interlocutora: ¿En un futuro muy lejano o próximo? ¿Cómo lo ve?

Ramar: En un futuro próximo y no os preocupéis por las invasiones, porque nosotros estamos ahí y no vamos a permitir que os invadan hasta que podáis sernos útiles.

Interlocutora: ¿Podría decirnos un porcentaje en relación al nivel de vibración en que se encuentran los tethanes de los seres encarnados en Rigel III?

Ramar: Aproximadamente un 85% de seres se encontrarían en el plano 3, aproximadamente. Y aproximadamente un 14% estarían en el plano 2.

Interlocutora: Vale. ¿Qué grado OT tiene tu parte encarnada?

Ramar: No, no tiene grado OT. Aparte, ni siquiera me capta.

Interlocutora: ¿Y qué grado OT suelen tener en Rigel III?

Ramar: No, ninguno, ninguno. OT 0. No se cultiva el contacto con el Yo superior.

Interlocutora: ¿Entonces no tenéis alguna manera en vuestro mundo de revertir engramas conceptuales?

Ramar: No, no. No hay, no hay. Algunos interesados, algunos creyentes, algún curioso coge su nave tripulada, sus naves para un solo tripulante, como mucho para dos, porque las personas, los seres, suelen tener sus naves individuales que se pueden comprar y se pueden marchar a ver a sus vecinos de Rigel IV, que tienen canalizadores y se dedican a ello, pero no llegará ni al 1% los seres de nuestro mundo que hacen eso y por mi parte, mi parte encarnada no está interesada en eso.

Interlocutora: ¿En qué está interesado?

Ramar: Está interesado en la mecánica, está interesado en explorar, sobre todo le interesa conocer mundos nuevos, la curiosidad del explorador. ¿Quieres saber a qué se dedica mi parte encarnada?

Interlocutora: Sí, era una de las preguntas.

Ramar: Mi 10% es piloto de una de las naves que os visitan habitualmente. Piloto, no hace experimentos, no abduce. Realmente sí abduce, porque es él el que pulsa el botón, pero no abduce realmente. No conoce de física, ni de química, ni de arte, solo conoce de mecánica y cómo funcionan las naves y de cómo pilotar una nave. Le puede el afán de conocer mundos, nada más que eso.

Interlocutora: ¿Y en qué lugar se encuentra actualmente tu 10%?

Ramar: ¿Ahora mismo?

Interlocutora: Sí.

Ramar: Ahora mismo está en una nave, ahora mismo está en una nave madre.

Interlocutora: Sí.

Ramar: Todas las noches aprovecha para explorar y a veces para abducir y está activo actualmente en vuestro mundo, lleva mucho tiempo ya en vuestro mundo y está un poco cansado porque quiere ver mundos nuevos y está un poco frustrado.

Interlocutora: ¿Y tú como tethán cómo te describirías?

Ramar: No me interesa hablar de mí como tethán, me interesa hablar de la tecnología que tenemos y me voy. ¿Sabes que tenemos una tecnología que nos permite respirar en vuestra atmósfera sin necesidad de ningún tipo de casco espacial o trajes rudimentarios?

Interlocutora: ¿Y cómo lo hacéis?

Ramar: Nos colocamos unos pequeños tubitos en las fosas nasales, que son miniaturizados, prácticamente no se ven y nos transmite las sustancias que necesitamos para respirar. Es muy, muy, muy sofisticado. Tú imagínate que cualquiera que si pudierais ver a mi 10%, respiraría totalmente, no notaríais que tiene una morfología totalmente diferente o que proviene de fuera si no fuera por su morfología lógica, ¿no? Es decir, respiraría como cualquiera de vosotros, no lo notaríais, no lo veríais. Aparte, todos y cada uno de nosotros tenemos un microchip que realiza distintas labores. Una labor es la de geolocalización, porque permite saber exactamente en la localización en la que estamos de manera tal que si somos secuestrados automáticamente nos pueden teletransportar a la nave mediante ese chip. Es decir, es geolocalizador y a parte está conectado a la nave madre, porque está configurado con un código que está configurado directamente como si fuera una dirección IP y va directamente configurado a la nave madre de tal manera que si se precisa algo… imagínate que hay un científico que trata de fugarse, automáticamente lo teletransportan a la nave madre. Nadie se puede escapar y nadie se puede perder.

Interlocutora: Sí.

Ramar: Aparte, tenemos un pequeño aparato que no lo voy a explicar ahora porque daría para un poco más largo y el decodificador del receptáculo está cansado ahora como para poder traducirlo a detalle. Un pequeño aparato que sirve de traductor de conceptos de manera tal que podemos comunicarnos con cualquiera de vosotros sin ningún tipo de problema, porque os entendemos, porque automáticamente el sistema de traducción traduce lo que estáis diciendo. De igual manera, podemos comunicarnos con vosotros también y podéis entender lo que decimos sin necesidad de que tengáis un traductor, porque podemos focalizar lo que tratamos de decir. Sería algo parecido a la telepatía, pero la telepatía en el plano físico no existe, realmente viene dado por una tecnología con la que podemos llegar a “hablar a vuestra cabeza”, para que lo entendáis. Imagina la tecnología que tenemos.

Interlocutora: Muy avanzada.

Ramar: Y más cosas también, eh. Y muchas más cosas, pero nos iríamos de tiempo. Y como soy respetuoso, voy a dejar descansar a este receptáculo y no os preocupéis que, como mi 10% no me capta, no voy a venir esta noche a abduciros.

Interlocutora: Muchas gracias por haber venido. (Ríe)

Ramar: Es un placer dar a conocer nuestro mundo y sabéis que podéis convocar a cualquiera de nosotros más veces, la idea es lo que vosotros llamáis marketing.

Interlocutora: ¡Gracias!

 


ENLACES DE INTERÉS:

Seres de Orión III – Vídeo

Seres de Orión III – Vídeo 2



Compartir