Zona de flujo

¿Y si te dijera que la felicidad se podría estudiar, aprender y aplicar en la escuela? ¿Y si te dijera que es una ciencia más? ¿Una parte de la realidad que puede ser desengranada y comprendida y que no es algo extremadamente complejo? Me gustaría hablarte del concepto de flujo o zona de felicidad. Por supuesto, la felicidad es una estado muy subjetivo, porque el flujo de cada individuo varía debido a sus características particulares. Pero hablemos más concretamente de lo que se conoce como “Zona de Flujo”.

El flujo, también conocido como “la zona”, es el estado mental operativo en el cual una persona está completamente inmersa en la actividad que ejecuta. Se caracteriza por un sentimiento de enfocar la energía, de total implicación con la tarea, y de éxito en la realización de la actividad. Esta sensación se experimenta mientras la actividad está en curso. El concepto de flujo fue propuesto por el psicólogo Mihály Csíkszentmihályi (‘Mihai Chiksents mihai’) en 1975 y a partir de entonces se ha difundido extensamente en diferentes campos.

Nombre

El estado de flujo es así llamado debido a que durante las entrevistas de Csikszentmihalyi durante 1975 las personas describían sus experiencias usando la metáfora de una corriente que les llevaba hacia adelante. El concepto psicológico “flujo” como llegar a estar absorbido por una actividad, no tiene relación de esta manera con la expresión anglosajona “ir con la corriente”, que significaría conformismo.

En los primeros artículos escritos al respecto, el estado recibió el nombre de “experiencia autotélica”, en donde la segunda palabra deriva de las griegas auto (“propio” o “por uno mismo”) y telos (meta), refiriendo al hecho de que las actividades que producen este estado se realizan por el placer que proporcionan, sin pensar en el beneficio externo que producen.

Componentes del flujo

Según Csikszentmihalyi, los componentes de una experiencia de flujo son los siguientes:

  1. Objetivos claros (las expectativas y normas se pueden percibir y los objetivos son alcanzables apropiadamente con el conjunto de habilidades y destrezas).
  2. Concentración y enfoque, un alto grado de concentración en un limitado campo de atención (una persona relacionada con una única actividad tendrá la oportunidad para enfocar y profundizar en el asunto).
  3. Retroalimentación directa e inmediata (éxitos y fallos en el curso de la actividad son obvios, así el comportamiento puede ser ajustado como se necesite).
  4. Equilibrio entre el nivel de habilidad y el desafío (la actividad no es ni demasiado fácil ni demasiado complicada).
    La actividad es intrínsecamente gratificante, así no se nota el esfuerzo cuando se ejecuta.
    …con los siguientes resultados:

-Una pérdida del sentimiento de autoconocimiento, la fusión entre acción y conciencia.

-Distorsión del sentido del tiempo, se altera la percepción subjetiva de la experiencia temporal.

-Un sentimiento de control personal sobre la situación o actividad.

-Cuando se está en el estado de flujo, las personas llegan a estar absorbidas en sus actividades, y el foco de conciencia se reduce a la actividad misma, acción y conciencia se fusionan.

No todos los componentes son necesarios para conseguir una experiencia de flujo.

Nivel de habilidad

Es muy importante tener en cuenta que el estado de flujo se da cuando el nivel de la actividad es acorde a nuestro nivel de habilidad y no nos produce aburrimiento por ser demasiado fácil, ni distrés (el estrés negativo) por ser demasiado difícil. Por lo tanto, el nivel de reto debe ser acorde al de la habilidad percibida.

Cualquier acción que te plantees como reto conlleva su zona de flujo particular para ti. 

Flujo específico

En muchas oportunidades no comenzamos una actividad por visualizarla extremadamente difícil o muy aburrida. Pero la clave está en encontrar el flujo en la actividad concreta. Todo un arte.

Por ello requerimos de estudiarnos constantemente a nosotros mismos para saber en qué lugar nos encontramos y cuál es nuestra zona de flujo ese día, esa hora, ese mes… ese momento.

Este concepto, al estudiarlo y conocerlo en profundidad, permite ver el techo que tenemos y aprender a observar el techo o zona de flujo de los demás. Y así adaptar nuestra exigencia a nuestras capacidades y exigir al otro con respecto a las suyas, ayudándolo así a evolucionar.

Reflexión

En el momento en el que el reto que uno se plantea de forma consciente o inconsciente no depende de uno mismo se convierte en infinito y no hay nada más estresante y que nos saque más de nuestra zona de flujo que un propósito infinito.

Y recuerda, el agua es un fluido que se puede estancar. Por eso, es importante que siga lloviendo para que el río crezca y sea inevitable que siga fluyendo y llegue hasta la costa. Lo mismo ocurre con nuestras vidas, nosotros aportamos la lluvia: la voluntad hecha obra que se traduce en movimiento y movimiento = energía. Y el flujo de la energía (hacer) es obra del libre albedrío.

 


Referencias y bibliografía:

https://es.wikipedia.org/wiki/Flujo_(psicolog%C3%ADa)

https://es.wikipedia.org/wiki/Mih%C3%A1ly_Cs%C3%ADkszentmih%C3%A1lyi

https://www.leadersummaries.com/ver-resumen/fluir

Entrar en estado de flujo: https://www.youtube.com/watch?v=wCq1Hq0hNok

Aprender a fluir: https://www.youtube.com/watch?v=DlrWPdqNYyY

Entrevista a Mihaly Csikszentmihalyi: https://www.youtube.com/watch?v=BsXG5YadNBM



Compartir