La Atlántida

Atlántida (en griego antiguo Ατλαντίς νῆσος, Atlantís nēsos, ‘isla de Atlas’) es el nombre de una isla mítica mencionada y descrita en los diálogos Timeo y Critias, textos del filósofo griego Platón. Los escritos de Platón sitúan la isla «delante de las Columnas de Hércules»; la describen como «más grande que Libia y Asia juntas», y la señalan como una potencia marítima que 9000 años antes de la época del legislador ateniense Solón habría conquistado gran parte de Europa y el norte de África, siendo sólo detenida por una hipotética Atenas prehelénica, después de lo cual habría desaparecido en el mar posiblemente a causa de un violento terremoto y de un gran diluvio, «en un solo día y una noche terribles».

HIPÓTESIS

A lo largo de la historia, y en especial tras la llegada a la fama de Ignatius Donnelly, han aparecido numerosas hipótesis sobre la localización que tuvo la Atlántida, las causas de su desaparición y la naturaleza de la civilización atlante. Algunas de las hipótesis modernas proponen que algunos de los elementos de la historia de Platón se derivan de hechos o mitos vinculados a lugares y culturas conocidas. Otras usan bases paranormales para localizar la Atlántida o dar explicación a algunos aspectos del mito. Las teorías que postulaban a la Atlántida como un continente, distinto a los existentes, quedaron descartadas al comprobarse el fenómeno de la deriva continental.

En julio de 2005 se celebró en la isla griega de Milo el Primer Congreso de las Hipótesis sobre la Atlántida, donde la mayoría de los 120 participantes (42 de los cuales estaban vinculados a universidades y centros de investigación) declararon su apoyo a la idea de la existencia de una base histórico-geográfica para el relato de Platón sobre la Atlántida.

Quedó convocado un segundo encuentro para 2008. La conclusión principal obtenida en la reunión en Milos, la lista de 24 criterios necesarios para la calificación de teorías sobre la Atlántida, excluye a gran parte de las hipótesis actualmente existentes, otorgando posibilidades de éxito futuro sólo a aquellas que se ajusten de mejor forma a lo descrito por Platón en el Timeo y en el Critias, entre estos, que la legendaria isla se ubique frente a las Columnas de Hércules, en el Océano Atlántico.

Por otra parte, los académicos y expertos en el pensamiento platónico consideran que la Atlántida jamás tuvo existencia real. Según el consenso científico el relato de Platón tiene una finalidad metafórica y simbólica más que historiográfica. A lo sumo podría considerarse que ciertos hechos históricos; el anegamiento de tierras, como la isla de Atalanta, las Guerras Médicas y los enfrentamientos entre siracusanos y cartagineses o, incluso, un diluido recuerdo de la potencia minoica, estén en la base de un escrito destinado a ilustrar un punto de vista filosófico.

 


EL MISTERIO REVELADO

La mítica Atlántida -conocida como Bracantis por sus habitantes- fue una isla de 450 km2  aproximadamente situada cerca de la entrada del mar Mediterráneo, en el Océano Atlántico.

Los atlantes avanzaron en tecnología gracias a la ayuda de seres extraterrestres de Rigel III (Orión III), constructores de las Pirámides de Egipto, a los que ellos denominaban “hermanos mayores”. Se extinguieron hace alrededor de unos 24.000 años con ocasión un accidente provocado por la falla de unos experimentos relacionados con la cristalización de la energía lumínica, lo que produjo un cataclismo fatal en la isla y terminó con ella y la mayor parte de sus habitantes.

La mayoría de la población se inmoló (no escapó) pensando en un karma fatal, y los pocos supervivientes huyeron del planeta en naves aún experimentales, terminando en el planeta Arán III, donde se asentaron y evolucionaron positivamente junto a otra raza de homos sapiens. Actualmente es una de las civilizaciones más avanzadas de la galaxia, habiendo desarrollado tecnologías que muy pocas han alcanzado.

Para más detalles se transcriben a continuación las tres sesiones de canalización realizadas sobre el tema con el médium Raúl Caballero.

 

atlantida1

Ubicación aproximada de la Atlántida, canalizada por el médium Raúl Caballero.


Sesión breve sobre la mítica Atlántida. Enlace a la página: https://tetra-el.org/mediumnidad/contactos-telepaticos/la-atlantida/la-atlantida/

Descargar


1ª PARTE EN AUDIO

Se realizaron diversas preguntas sobre la mítica y misteriosa Atlántida. Se aclaró su ubicación, antigüedad, detalles del cataclismo y cómo sus creencias influyeron en su desaparición o por qué estaban tan avanzados como civilización con respecto a los demás seres con pensamiento abstracto del planeta.

Descargar, Youtube


2ª PARTE EN AUDIO

En esta segunda parte se profundizó sobre cómo llegaron los neandertales y los atlantes a la isla, y de lo que fue de Lorelei al escapar de la catástrofe. Se habló del contacto con los seres extraterrestres de Orión III, así como también de otros aspectos de la vida de los atlantes (moral, artes y deportes que practicaban).

Descargar


3ª PARTE EN AUDIO

Tercera sesión sobre la civilización de la Atlántida en la que se habló de los supervivientes que lograron escapar del planeta en naves espaciales antes del cataclismo final. Se comentaron aspectos referidos al lugar al que fueron y qué hicieron en allí, nivel espiritual actual y algunos detalles sobre su tecnología armamentística actual.

Descargar


PRIMERA PARTE

Sesión del 26 de febrero de 2015

Interlocutores: Adrián, Robert y Fer

Médium: Raúl Caballero

Entidad: Ro-El-Van, 90% de Raúl Caballero

Se resolvió el misterio de la Atlántida realizando preguntas tales como su existencia, su tamaño, ubicación y mucho más.

Raúl: Estamos grabando. Voy a intencionar a mi Yo superior, a Ro-El-Van, donde se le van a hacer una serie de preguntas para que aclare los interrogantes sobre la mítica Atlántida. Comienzo.

Ro-El-Van: Estoy con todos vosotros, saludo a cada uno y sé que tenéis preguntas.

Interlocutor: ¿Qué tal, maestro? ¿Cómo está? Si le parece, ¿hago una pequeña introducción?

Ro-El-Van: Sí, por favor.

Interlocutor: Vale. La Atlántida (en griego antiguo, ‘isla de Atlas’) es el nombre de una isla mítica mencionada y descrita en los diálogos Timeo y Critias, textos del filósofo griego Platón. En ellos, Critias, discípulo de Sócrates, cuenta una historia que de niño escuchó de su abuelo y que éste, a su vez, supo de Solón, el venerado legislador ateniense, a quien se la habían contado sacerdotes egipcios en Sais, ciudad del delta del Nilo.

Los escritos de Platón sitúan la isla «delante de las Columnas de Hércules», la describen como «más grande que Libia y Asia juntas».

Entonces, la primera pregunta sería: ¿Qué es la Atlántida?

Ro-El-Van: La Atlántida se trataba de apenas una isla, para nada era del tamaño, de las proporciones que se describían, pero para nada; se trataba apenas de una isla que era bastante grande como isla, pero para nada era un continente como se ha hablado tantísimo de ella.

Interlocutor: ¿Qué tamaño tenía aproximadamente?

Ro-El-Van: Como digo era bastante, bastante grande para ser una isla. Tenía 450 km2.

Interlocutor: ¿Y, cómo era, más o menos? Forma…

atl00002Ro-El-Van: Como una isla normal.

Interlocutor: Vale, no tenía ninguna forma especial.

Ro-El-Van: No, para nada, esas ideas formadas con distintos círculos concéntricos, etc. Para nada era así, forma parte del mito como tantísimas otras cosas que se ha dicho de la Atlántida y no son reales.

Interlocutor: ¿Dónde se encontraba la Atlántida?

Ro-El-Van: Se encontraba cerca de la entrada al mar Mediterráneo, en el Atlántico.

Interlocutor: Más o menos, ¿a qué altura? ¿Estaba por encima de las Canarias?

Ro-El-Van: Sí, estaba un poco al oeste de lo que ahora llamáis Portugal.

Interlocutor: Vale, ¿cuándo y cómo surgió la civilización atlante?

Ro-El-Van: Surgió hace muchísimo, muchísimo tiempo, las fechas en las que se especulan y de las que se ha hablado no son las fechas reales, no, porque estamos hablando de una civilización bastante, bastante más antigua, estamos hablando de una civilización que aproximadamente… Y esto lo digo haciendo una explicación, quiero decir, depende de para vosotros qué sea ese inicio porque si la pregunta va referida al inicio como civilización estaríamos hablando de hace aproximadamente treinta y dos mil años, si estuviéramos hablando como algún tipo de vida con concepto abstracto, estaríamos hablando de más de cincuenta mil años. No es lo mismo tener pensamiento abstracto, que formar una civilización.

Interlocutor: Y, ¿cuándo desapareció?

Ro-El-Van: Hace veinticuatro mil años.

Interlocutor: ¿A qué se debió la desaparición de esta civilización y el terreno donde se asentaban?

Ro-El-Van: Es un tema bastante, bastante complejo. Fue un accidente debido a un experimento -no uno, hasta varios experimentos en cadena- que trataba sobre energía lumínica. Yo no soy -como entidad espiritual- experto en lo que vosotros en vuestra rama denomináis física, pero sí ha habido alguna otra entidad que tiene muchísima más información sobre física que ha podido describir más detalladamente todo el tema de la investigaciones con energía lumínica y daría para más espacio de tiempo realmente, pero esas investigaciones con energía lumínica trataban de alguna manera de solidificar la luz a una temperatura próxima al cero absoluto, pero era muy inestable, muy, muy inestable, no conseguían dicha estabilidad en el experimento.

Se probó constantemente, pero cada vez la tierra era más inestable, hasta que comenzó a provocar temblores en la corteza terrestre y el volcán anunciaba que próximamente iba a haber una erupción. La isla terminó por desaparecer al completo en pocos días. En pocos días, no en un día y una noche como algunos dicen.

Interlocutor: ¿Cuántos días, más o menos? ¿Dos o tres?

Ro-El-Van: Sí, dos, tres días, no más. Fue muy fuerte, fueron cataclismo realmente muy fuertes.

Interlocutor 2: ¿Qué tal maestro? Habla Roberto, le quería hacer una pregunta con respecto a eso. ¿Esta energía de alguna forma interfería con la frecuencia fundamental de la Tierra, del planeta mismo, que ocasionaba ese tipo de vibraciones o era por otro motivo?

Ro-El-Van: No, no es eso, el problema era que no conseguían la estabilidad del experimento, quiero decir, ha habido en distintos mundos –y hablo ahora de mundos muy tecnológicamente avanzados, también en cuanto a física- que han logrado solidificar la luz y han logrado trabajar con luz sólida real sin que esta sea inestable. Eso habla que fue un error en el experimento, un error continuado porque era muy inestable.

El problema es que las partículas cuando están acostumbradas a comportarse de una manera determinada, si tú las sacas de su orden natural y prácticamente las haces que trabajen de otra manera distinta, si no lo tienes muy controlado puedes llegar a causar esa inestabilidad. La inestabilidad era tal, pero tal era la inestabilidad, tal, tan grande, que llegó hasta el punto en que muchos pensaban que no solo la isla, sino todo el planeta corría peligro.

Interlocutor 2: ¿Esa energía tenía un uso destinado ya pactado o simplemente se estaba desarrollando para poder hacer algo que no se sabía todavía qué?

Ro-El-Van: Lo segundo, no sabían realmente qué podían conseguir con ello, pero intentaron trabajar con ello sin conocer realmente el uso real que se le podía dar. El problema es que sí sabían de las consecuencias y a pesar de eso, tal vez a veces por avaricia, tal vez por roles del ego, uno es como que intenta abarcar más de lo que al final puede. Realmente no es tan alejada esa idea que ha habido a nivel casi global en que la Atlántida fue destruida por un castigo divino.

Un castigo divino no, pero sí esa idea real de que pecaron de avaros. Está bien intentar conseguir siempre algo más, está bien ese afán, pero todo con un equilibrio, el problema es cuando no reparas en las consecuencias y las consecuencias en ocasiones pueden ser nefastas. No estamos hablando para uno, porque si es nefasto para uno, uno se hace cargo, el problema es que implica a unas cuantas miles de personas.

Interlocutor 2: Sí, tal vez ese es el conocimiento, pero que a su vez envuelve ignorancia, porque al no conocer –justamente-, no tienes un límite, no sabes hasta dónde, qué puede ocasionar. Y también el ego como lo dijo usted.

Ro-El-Van: Sí, pero en ocasiones es como si tú le das un arma de fuego a un primate. El primate no sabe para qué sirve esa arma de fuego, el primate no razona.

Interlocutor: ¿Y cómo era que tenían esa tecnología? ¿Eran bastante avanzados tecnológicamente?

Ro-El-Van: Muy avanzados tecnológicamente, muchísimo, muchísimo. Esa tecnología se consiguió por un contacto con los hermanos mayores, que era como ellos los conocían, los nombraban. Eran seres de otro mundo que traen esa tecnología.

Interlocutor: ¿De qué mundo serían?

Ro-El-Van: Son los mismos constructores de las Pirámides, de la Esfinge. Se trataría de los seres de Orión 3.

Interlocutor: Llegaron estos seres de Orión 3 y les pasaron tecnología a los atlantes… ¿por qué?

Ro-El-Van: Como en tantas otras veces, en las tantas veces posteriores –y ojo, que estoy diciendo posteriores- al suceso de la Atlántida. Ha sucedido en el imperio griego, ha sucedido en el antiguo Egipto y también ha sucedido en las culturas maya, Azteca, Olmeca, etc. El motivo real se trata de seres que principalmente buscan esclavizar. ¿Por qué les dan la tecnología para esclavizarlos? Pues es muy sencillo, lo primero que buscaban era desarrollarlos, porque si estos seres no se desarrollaban, no podían utilizarlos para la voluntad que ellos querían, ¿qué voluntad? Es muy sencilla, hablamos de abducciones en masa que se han dado en muchísimas otras civilizaciones, civilizaciones que incluso han desaparecido de la noche a la mañana.

No hablamos en este caso de la Atlántida, en la cual no sucedió, pero sí ha sucedido en otras civilizaciones. Realmente, los seres que habitaban la Atlántida no estaban tan avanzados conceptualmente y en ocasiones hace falta “pulsar un botón” para lograrlo. Cuando me refiero a botón, hablo sencillamente que si tú introduces de poco a poco tecnología en una cultura muy poco avanzada lo primero que se va a despertar es la curiosidad, por eso los primeros animales –lo sabéis- que siempre han sentido curiosidad y como no tienen mente abstracta tan avanzada como la tenéis vosotros de ahí el ejemplo que antes puse, por ejemplo, de primate, pero el primate tiene curiosidad por ese arma, siente curiosidad; a veces la curiosidad es lo primero, porque la curiosidad es lo que hace que uno se interese y el interés despierta la mente abstracta y no ha sucedido solo en la civilización atlante, ha sucedido en muchísimas otras civilizaciones y de muchos otros mundos.

Interlocutor: Entonces no era que la Atlántida influyó sobre otras civilizaciones, sino que fueron estos seres extraterrestres.

Ro-El-Van: Sí, totalmente.

Interlocutor: Vale y ¿la isla desapareció totalmente?

Ro-El-Van: Sí, no quedó ningún rastro de la isla.

Interlocutor: ¿Actualmente no queda ningún rastro o vestigio de esta civilización?

Ro-El-Van: Estamos hablando de unos cataclismos que fueron muy, muy, muy importantes. Cuando se destruyó quedó todo prácticamente añicos, sería imposible reconocerla. Si quedó algo sería imposible reconocerla.

Interlocutor: ¿Solo afectó a Atlántida o afectó a alguna parte más, externa de Atlántida?

Ro-El-Van: Afectó a cuatro islas que habían muy, muy cercanas, pero en las que no había absolutamente nada. Con nada, quiero decir que no había civilización.

Interlocutor 2: Maestro, te quiero hacer una pregunta. Si ellos hubiesen desarrollado, pero por parte de ellos, esa tecnología probablemente, ¿es posible que no hubiera ocurrido esta catástrofe? Como fue algo que realmente no le era propio, ¿eso pudo haber ayudado de alguna forma a no dimensionar los alcances de esa tecnología?

Ro-El-Van: Es probable, no hay manera, ¿no? Realmente de saber qué hubiera sucedido en otra circunstancia.

Interlocutor: Y, ¿quedó algún superviviente?

Ro-El-Van: Se salvó una persona que se marchó de la isla, que fue la entidad conocida en el plano espiritual como Domanisel, que cumplía en esa isla el rol de Lorelei. A parte, no en el momento de la explosión, no en el momento del cataclismo, sino previamente a él, hasta tres naves habían abandonado la isla porque había tecnología suficiente como para lograr construir naves espaciales, pero no se conocía de forma real, sino que fue todo un proyecto secreto. Es por eso que se salvaron solo unos pocos, muy pocos, pero como dije antes, esta gente pensaba que iba a llegar a tal lugar la explosión, que pensaban que el planeta entero corría peligro, directamente abandonaron en planeta.

Interlocutor: Y, ¿qué fue de todos estos supervivientes?

Ro-El-Van: Habría que ahondar en una próxima canalización porque da para bastante el tema.

Interlocutor: Vale. ¿Se limitaron a vivir en la isla o se expandieron hacia otras zonas los atlantes?

Ro-El-Van: No, vivieron en la isla, no se expandieron más allá.

Interlocutor: Y, ¿por qué no?

Ro-El-Van: Por la razón tan obvia como que no había civilización más allá, lo único que había eran seres en estado muy primitivo, entonces no tenía sentido ponerse en contacto con nadie porque no les iban a entender, pero eso no es nuevo, porque ya dentro de la propia isla, ya dentro de la propia Atlántida, la cual se conocía como Bracantis, habían seres avanzados como eran los atlantes, pero aparte había también lo que vosotros conocéis como neandertal, que estaban a punto de extinguirse, pero no se mezclaban con ellos, los atlantes no se mezclaban con los neandertal, sino que los dejaban vivir en paz, no se mezclaban porque entendían que no iban a sacar nada.

Interlocutor: Vale. Maestro queremos saber cómo era su arquitectura, ¿era una única ciudad? ¿Eran varias? Y, ¿de qué tamaño más o menos? Ocupaba toda la isla, ocupaba una parte…

Ro-El-Van: La isla estaba parcialmente ocupada por estos pocos seres, los neandertal, esa parte no estaba ocupada por la civilización atlante, el resto de la isla sí pertenecía a los atlantes. Estaba compuesta de hasta cuatro ciudades distintas, de las cuales la capital se la llamaba Bracantis.

Se construían todas esas ciudades con un material cristalino que habían traído estos seres de otro mundo. Habían dejado tecnología, pero estamos hablando de a poco, no os penséis que fueron y le dieron a cuatro seres todavía en evolución el control de una bomba nuclear, porque no tendría sentido que fuera así, porque se hubieran destruido, pero sí que poco a poco los enseñaron a defenderse, los enseñaron a trabajar con metales, los enseñaron poco a poco a ir trabajando con distinta tecnología. Los edificios se construían con unos cristales, la ciudad era completamente transparente.

Interlocutor 2: ¿Los fabricaban acá maestro? ¿Los fabricaban ellos mismos los materiales?

Ro-El-Van: No, eran materiales proporcionados por estos hermanos mayores. Construían esas ciudades de manera totalmente transparente, algo que en vuestra civilización sería imposible de concebir por un tema de falta de confianza, por un tema de privacidad. Los edificios eran completamente transparentes, bastaba con pulsar un botón, un solo botón para que el cristal se opacara con una luz tenue azul y ya no se veía nada del interior; en cada lugar habitable tenían ese pequeño interruptor y con eso podían preservar la intimidad.

Interlocutor: Una pregunta que tengo, ¿los atlantes procedían de los neandertal o de los homo sapiens? ¿Eran homo sapiens?

Ro-El-Van: Tenían un ADN bastante, bastante parecido al vuestro. Procedían de los cromañones, al igual que vuestra civilización actual, pero tenían una ligera diferencia en el código genético, pero a nivel morfológico prácticamente no notaríais la diferencia.

Interlocutor: De acuerdo, siguiente pregunta: ¿Tienen alguna relación la Atlántida y Egipto? Se dice que los atlantes vivieron durante un tiempo en Egipto y que incluso supervisaron la construcción de la Esfinge.

Ro-El-Van: No, para nada, para nada. Los atlantes se quedaron en su isla, como he dicho, no se expandieron en ningún momento. Además, la civilización egipcia, estamos hablando de muchísimos años después, estamos hablando de miles de años después. Todo el tema de la construcción de las Pirámides y la construcción de la Esfinge fue obra de los mismos seres que estuvieron en la Atlántida y de ahí la conexión, pero no solo en Egipto, también estuvieron en distintas civilizaciones y culturas de lo que para vosotros ahora es América.

Interlocutor: ¿Cómo llegó la información de la existencia de la Atlántida a manos de los egipcios y posteriormente a Platón?

Ro-El-Van: Tenemos que tener en cuenta que en ese momento todas las informaciones se transmitían a través de ruedas de consejos, entonces las noticias iban llegando de un lugar a otro y al final se terminaba tergiversando la verdad. Cuando la información es conocida por el pueblo egipcio, es conocida porque ya mantienen contacto con los mismos seres que estuvieron en la Atlántida -hablo de los seres de Orión 3-, estos les cuentan toda la historia de la civilización atlante, toda la historia.

Interlocutor: Muy bien. ¿Tenían creencias religiosas los atlantes?

Ro-El-Van: Creían en un Dios, creían en un Supremo, creían en un Absoluto, creían en alguien que había más allá de las estrellas, pero por encima de todo creían en un karma, creían en un karma que aún hoy en día perdura en la filosofía brahmánica, que se trata del karma fatalista. Ellos, al igual que los brahmanistas, lo atribuían todo, todo lo justificaban con el karma y estamos hablando de algo realmente peligroso, porque estamos hablando de justificar asesinatos, violaciones, estamos hablando de justificar la parte más cruel del ser humano y todo lo justificamos con esos karmas, karmas que se entienden como castigos, como castigos dentro de los karmas grupales, karmas familiares, etc. Pero es absolutamente absurdo, porque nosotros desde el plano espiritual sabemos que el karma no se trata de un castigo, se trata de una lección a aprender y cuando la lección está aprendida ya no hay karma alguno.

No es ese karma de castigo que tanto ha proliferado en algunas religiones y en algunas filosofías, realmente el karma es una lección a aprender, pero ellos lo desconocían, estaban muy aferrados a esa idea, tan aferrados estaban, que en el momento del cataclismo final –a pesar de tener máquinas voladoras, aparatos que le podían haber permitido huir perfectamente hacia el continente- deciden quedarse. Estamos hablando –ojo al dato- de cuarenta mil seres que se inmolan, que se inmolan porque deciden quedarse, porque hablaban de que así mostraban la valentía de espíritu ante el Creador. ¿Qué valentía? ¿Qué valentía? Se estaban inmolando.

Interlocutor 2: Eso es no apreciar la vida.

Ro-El-Van: Tenían opciones de poder huir y se quedaron porque entendían que si el Creador los había colocado ahí por algo era, que tenían que morir ahí, es absolutamente absurdo.

Interlocutor: Has hablado antes de que tenían máquinas voladoras, ¿cómo eran, más o menos? ¿Eran como nuestros aviones? ¿Era parecido a lo que tenemos nosotros ahora?

Ro-El-Van: Eran máquinas individuales, bastante parecidas a vuestros aviones, pero en miniatura, mucho más pequeños. Pensad que los atlantes llegaron a dominar muchísimas áreas a través de la tecnología tan avanzada que tenían, que tenían –insisto una vez más- a raíz de la intervención de los seres de Orión 3. Llegaron a desarrollar la antigravedad, llegaron a desarrollar cúpulas de energía gigantes que aislaban completamente las ciudades de los cambios climáticos y de cómo podía eso influir en algo tan simple como son las cosechas o en los desastres naturales, solo algo interno podía provocar eso, que al final terminó sucediendo; solo un error interno, solo ellos podían provocar su propia desaparición, que fue ese experimento con energías lumínicas.

Interlocutor 3: Hola, maestro, habla Fernando y me gustaría hacer una pregunta.

Ro-El-Van: Adelante.

Interlocutor 3: Me gustaría saber aproximadamente cuántos fueron los extraterrestres de Orión, qué número fue y aproximadamente en general a qué plano pertenecían en su mayoría.

Ro-El-Van: Vinieron más o menos hasta doscientos seres, estamos hablando de muchísimos, muchísimos. Lo que sucede es que no estaban permanentemente en la Atlántida, sino que también hacían labores de exploración por el resto del globo. En su mayoría estaban en el plano 2, eran seres realmente muy, muy crueles, de hecho buscaban esclavizar, tan simple como eso, lo que sucede es que no les salió bien la jugada. Terminaron por marcharse.

Interlocutor: ¿Por qué no les salió bien la jugada? ¿No se quisieron someter los atlantes?

Ro-El-Van: Cometieron un error que no volvieron a cometer con el resto de civilizaciones. Pensad en una diferencia entre la Atlántida y –por ejemplo, eh- Egipto. Ellos se presentan como dioses en Egipto y es precisamente esa tecnología lo que les hace atribuirlos a que son dioses, esa tecnología solo la tenían ellos. La construcción de las Pirámides fue obra de ellos, no de los egipcios y les servía únicamente a ellos con un fin propio. Con la Atlántida cometieron el error de darles esa tecnología y cuando se quisieron dar cuenta se habían rebelado contra ellos. Estamos hablando de que eran muchísimos más los atlantes y que no tenían tanta facilidad para hacer viajes y traer contingentes grandes -las tropas de Orión- puesto que no había pirámides y ningún tipo de tecnología tele-transportadora.

Interlocutor 3: ¿Y cómo llegaban, maestro, entonces hasta la Tierra desde Orión?

Ro-El-Van: Llegaban fácilmente por los agujeros de gusano, no olvidemos que los agujeros de gusano o worm se trata de pliegues en el universo, que es fácil de aprovechar para de alguna manera trasladarse, atajar distancias largas y convertirlas en distancias cortas, pero igualmente tardaban bastante, tardaban un tiempo x en llegar, cosa que luego en otras civilizaciones gracias a la construcción de las Pirámides consiguieron atajar directamente de tal manera que era muchísimo más rápido. Fijaos en una diferencia, sería como cuando vosotros cogéis el tren o el metro y hacéis transbordo -que os ocupa un tiempo dicho transbordo-, pero si vais directos, vais muchísimo más rápido. Sería en vuestro lenguaje la forma más –casi vulgar, ¿no?- clara para hacerlo entender.

Interlocutor: ¿Y no se vengaron los seres de Orión 3 de los atlantes por rebelarse? ¿Los atlantes se podían defender de alguna manera? ¿Tenían un ejército? ¿Tenían algo?

Ro-El-Van: Realmente no tenían ejército, sino que tenían tecnología muy avanzada de defensa, lo cual impedía amenazas externas, pero no tenían un ejército compuesto con disciplina como tal, no eran guerreros, pero sí tenían tecnología muy avanzada y eran muchísimos más. Es como si de repente van cuatro de vuestros mejores soldados y se meten dentro de una selva llena de primates, todos con metralletas. ¡Solo son cuatro! Da igual que sean soldados experimentados, son cuatro, los otros eran miles. No tuvieron ningún intento de vengarse porque no lo entendieron así, no tuvieron la necesidad, entendieron que los ocupaban fuera de lugar y sabían que, tarde o temprano, terminarían por destruirse a sí mismos, no tenía sentido.

Está bien, la ambición está bien, ser ambicioso –al contrario de cómo os han mal enseñado- está bien, porque la ambición controlada te permite aspirar a más -y esto lo ha dicho en infinidad de oportunidades mi 10%, este querido receptáculo-, el problema está en esa ambición desmedida, que probablemente es lo que terminó con la Atlántida. Muchos, tiempo después dirían que fue castigo divino, así lo explicarían todavía algunas culturas de vuestro mundo actual aun hoy en vuestro siglo XXI, ¿cómo no lo iban a explicar así ellos?

Interlocutor: Se ha hablado de un mítico metal que utilizaban los atlantes y que se encontró en el océano, en el mar Mediterráneo, que se llama oricalco. Es una aleación hecha de cobre, zinc, plomo y níquel. ¿Utilizaban este metal los atlantes?

Ro-El-Van: No, no, para nada, no. Es una leyenda. Estamos hablando simplemente de latón, solo latón. No tiene ningún misterio el oricalco y por supuesto no lo utilizaban los atlantes, no tiene nada que ver con, por ejemplo, esos cristales. Cristales que por otra parte estaban diseñados de tal manera que con el contacto con el agua iban a disolverse y no iba a quedar ningún vestigio de esa civilización.

Interlocutor: ¿Se trataba de cristales de cuarzo?

Ro-El-Van: No, no. Eran cristales bastante, bastante más avanzados, diseñados directamente con materiales que ni siquiera conocéis en vuestro mundo porque no existen.

Interlocutor: Vale. ¿Es cierto que los jeroglíficos del Templo de Horus, Edfu en Asuán, cuentan la historia de la Atlántida en la que se basaron las fuentes de Platón?

Ro-El-Van: No, no, para nada tiene que ver.

Interlocutor: ¿Y entonces qué cuentan los jeroglíficos? ¿Cuentan algo real?

Ro-El-Van: No, eso daría para otra canalización, no es relevante para el tema de la Atlántida.

Interlocutor: De acuerdo. ¿Cómo era la cultura atlante? Si da tiempo.

Ro-El-Van: Estamos hablando de una civilización muchísimo más avanzada para todo lo que vosotros estáis acostumbrados, es una civilización que llegó a obtener una tecnología elevadísima en los distintos campos científicos. Se avanzó muchísimo en física, se avanzó muchísimo en astronomía, se avanzó muchísimo en medicina, se avanzó muchísimo en genética, muchísimo. Estamos hablando de una civilización que la historia no la concebían en libros, no existían los libros, no tenían libros, sino que se almacenaba en pequeños cristales, cristales que eran capaces de almacenar información, cristales con una forma hexagonal, cristales que incluso tenían distintos botones para gestionar esa información, parecido a vuestras computadoras.

Estamos hablando que en esos cristales estaban almacenadas capacidades impresionantes, terabytes y terabytes de información, estaba plasmada toda la historia de la civilización atlante, como también estaban plasmados todos los descubrimientos, todos los avances en los distintos campos, incluso se comerciaba con los cristales, porque había gente que al igual que vuestros escritores de hoy en día, contaban sus propias historias a través de los cristales. Estamos hablando de una civilización que tenía –como he dicho anteriormente- una idea del karma fatalista muy, muy extrema donde sí tenían religión porque creían en un dios. Estamos hablando de una civilización que abarcaba campos como lo que vosotros llamaríais literatura, abarcaba campos muy, muy avanzados de la astronomía hasta el punto de ubicar distintos soles, la distancia, los nombres…

Habían telescopios muy, muy avanzados. Había capacidad para alterar la genética, capacidad para alterar el ADN. Había muchísimos avances en todos los campos. A parte de todo esto, había mucho comercio y también había política, había una política democrática bastante, bastante parecida a la mayoría de políticas democráticas que tenéis actualmente en vuestro mundo.

Interlocutor: ¿Utilizaban dinero? ¿Utilizaban algún tipo de material para intercambiar, para realizar comercio?

Ro-El-Van: Utilizaban unas pequeñas monedas. Monedas es la palabra que logro atrapar –por decirlo de alguna manera- del decodificador del receptáculo, pero sería como una especie de objeto hecho en cristal, que servía como moneda de cambio.

Interlocutor 2: Maestro una pregunta, ¿la energía que predominaba era la electricidad o era otro tipo de energía? ¿O solamente la manejaba un grupito muy selecto?

Ro-El-Van: No, había electricidad avanzada. Había electricidad avanzada a la que podían acceder todos, absolutamente toda la isla.

Interlocutor 2: ¿De forma inalámbrica o con cables como acá?

Ro-El-Van: Llegaron a la tecnología inalámbrica, pero estamos hablando… Claro, según en la fecha en la que tú me estés ubicando la Atlántida, ¿cierto? Sí llegaron a la tecnología inalámbrica, llegaron a conectarlo todo, incluso mediante sensores, incluso funcionaban los distintos cristales a modo de los sismógrafos actuales, donde se insertaba el cristal y detectaba el movimiento de placas.

Interlocutor: Tremendo. ¿Y la electricidad la extraían como nosotros de alguna forma como el agua o tenían otros medios?

Ro-El-Van: No, no llegaron a… No, no. La extraían de forma natural, no llegaron a explorar… Exploraron muchísimo el campo de la electricidad, pero no llegaron a explorar todo lo que tiene que ver con la energía… Leo por dónde vas, por eso te digo que no tuvo nada que ver, no llegaron a desarrollar la energía del universo, la energía del Absoluto para todo esto. No, no llegaron a eso.

Interlocutor: ¿Llegaron a modificar su ADN con ingeniería genética?

Ro-El-Van: Sí, llegaron a modificar el ADN, eran capaces de curar prácticamente muchas enfermedades modificando el ADN.

Interlocutor 2: ¿Vida promedio de ellos?

Ro-El-Van: Lograron modificar el ADN para curar enfermedades, pero no lograron modificar el ADN en exceso para lograr superar la esperanza de vida. La esperanza de vida estaba aproximadamente entre los cien y los ciento diez años. No estamos hablando de mucho, estamos hablando de que hay seres de distintos mundos que llegan a los trescientos o a los cuatrocientos años o incluso más.

Interlocutor: ¿Y cómo vestían los atlantes? ¿Utilizaban algún tipo de ropa especial?

atl00001Ro-El-Van: Es difícil de describirlo con palabras vuestras, ¿no? Estoy intentando indagar en la mente conceptual del receptáculo, de mi 10%, pero es realmente complicado. Serían ropajes bastante, bastante… La palabra que vosotros utilizaríais seguramente fuera “futurista”, porque aparece en distintas películas o series vuestras de ciencia ficción, pero es imposible que yo te la pueda describir, ¿no?

Interlocutor 2: Telas metalizadas, sintéticas, ¿cosas así?

Ro-El-Van: Sí, sería sintética incluso, pero es muy complicado que yo te lo pueda describir porque no existirían palabras vuestras para ello, ¿no? De todos modos, considero que hay seguramente preguntas más interesantes, ¿no? Lo digo porque el decodificador de mi 10% está bastante, bastante agotado.

Interlocutor: ¿Podemos seguir o…?

Ro-El-Van: Sí, sí, podemos seguir un poquito más, pero no mucho.

Interlocutor: Vale. ¿Si queda algo de la isla a qué profundidad estaría sumergida?

Ro-El-Van: No…

Interlocutor: No queda nada…

Ro-El-Van: Sería imposible que lo pudierais identificar porque no quedó nada. Quedaron… Es imposible, sería imposible para vosotros identificarla, no quedó nada y la lástima de todo esto es que se disolvió toda la cantidad de información que había.

Interlocutor: De acuerdo.

Ro-El-Van: Y había muchísima información, imaginaos los adelantos que tendríais actualmente. Quiero decir, se ha tenido que volver a empezar de cero, fue como un reset para vuestro mundo.

Interlocutor: Voy a leer una cosa de las islas Bahamas.

En 1940, el médium norteamericano Edgar Cayce hace descripciones de la atlántica en sus lecturas, toma como base el relato que existe de Platón con nuevos detalles como que la civilización atlante se regía bajo un gobierno teocrático llamado Ley del Uno, la civilización tenía una tecnología avanzada basado en cristales de cuarzo, que a su vez dependía de un Gran Cristal; sin embargo los líderes atlantes abusaron del poder de este Gran Cristal que llevó a la extinción bajo las aguas, los sobrevivientes llegaron a Egipto donde guardaron su conocimiento dentro de la Esfinge. Cayce predice que en 1968 la Atlántida volverá a la superficie frente a las costas de Florida. Un año después de esa fecha, en 1969, se descubre una formación rocosa sumergida en las aguas de la isla de Bimini, Bahamas, a unos 80 km al este de Miami. Esta estructura, llamada Carretera de Bimini o Muro de Bimini, fue considerada como un resto de la isla desaparecida, alegándose que cumplía la predicción de Cayce. Sin embargo, los expertos geólogos sostienen que se trata de una formación natural conocida como roca de playa.

La pregunta es: ¿Las piedras encontradas en Bimini Road, de las islas Bahamas, pertenecieron a la Atlántida?

Ro-El-Van: Para nada, no quedó nada de la Atlántida.

Interlocutor: Vale.

Ro-El-Van: De hecho, el problema está en que la mayor parte de canalizadores mezclan verdades con mentiras y es lo que sucede en estos casos y luego la coincidencia da el resto.

Interlocutor: ¿Los atlantes tienen algo que ver con los minoicos, de la isla de Santorini y de Creta?

Ro-El-Van: No, nada que ver, ya hemos dicho que no se expandieron.

Interlocutor: ¿Tampoco con las Antillas, entonces?

Ro-El-Van: No.

Interlocutor: ¿Algún viajero del tiempo de nuestra civilización futura visitará o visitó –no sé cómo decirlo- la Atlántida para comprobar su existencia?

Ro-El-Van: Es posible que sí, ¿no? Es posible que sí que se haga, porque estamos hablando de un mito que perdura y que con el pasar del tiempo la gente sigue investigando. Es posible.

Interlocutor: ¿No ubicas a ningún viajero del tiempo que estuviera en esa época en la Atlántida?

Ro-El-Van: No, no, no tengo manera de saberlo tampoco.

Interlocutor: Vale. Chicos, si queréis hacer alguna pregunta más…

Interlocutor 3: Sí maestro, quiero hacer una pregunta.

Ro-El-Van: Percibo en vuestras mentes conceptuales y percibo tal cantidad de preguntas reales, que por eso dije: Seguramente habrá preguntas más interesantes.

Interlocutor 3: Sí, teniendo en cuenta maestro que ellos estaban en la isla y que no salían de la isla, teniendo en cuenta que en esa isla había animales, me gustaría saber si eran carnívoros, si eran herbívoros y qué tipo de animales comían.

Ro-El-Van: Ellos eran totalmente omnívoros, comían cualquier cosa.

Interlocutor 3: ¿Y qué tipo de animales había?

Ro-El-Van: No, pero mucha variedad había. Había todo tipo de animales, no había elefantes como se ha especulado, pero sí había todo tipo de animales, incluso seguramente hubiera alguna especie que no se expandiera más allá de ahí y no evolucionara y se quedara absolutamente obsoleta, porque sabemos que la mayor parte de especies de una manera u otra han evolucionado, pero serían… No sabría describirlo, porque tenían animales muy distintos cada uno de ellos y realmente haría falta muchísimo vocabulario zoológico para ello.

Interlocutor: Morfológicamente los atlantes, ¿cómo tenían su color de pelo, piel, constitución física…?

Ro-El-Van: Serían bastante, bastante parecidos a los habitantes de lo que vosotros llamáis España, tal vez un poco más morenos de piel. Bueno, una pregunta más y cortamos porque está la temperatura del receptáculo muy, muy, muy alta.

Interlocutor: Tengo yo una última, es si esta sesión va a servir a los investigadores que investigan habitualmente la Atlántida, los que dedican gran parte de su vida a ello. ¿Servirá a la gente? ¿Qué efecto tendría en ellos?

Ro-El-Van: Si llegara a ellos muy probablemente lo tomarían casi como literatura ficticia y seguirían empecinados en la idea de encontrarla. Probablemente, probablemente.

Interlocutor: Vale maestro pues muchas gracias, yo creo que eso es todo y si quieres añadir algo más…

Ro-El-Van: Gracias a vosotros por vuestras preguntas, porque son realmente muy valiosas y solo se consiguen buenas respuestas con buenas preguntas. Gracias a todos por vuestra participación y hasta todo momento.

Interlocutor: Gracias a ti, maestro. Hasta todo momento.

 


SEGUNDA PARTE

Sesión del 6 de marzo de 2015

Médium: Raúl
Entidad: Ro-El-Van
Interlocutores: Fer, Adrián, Robert y David

Segunda parte  en la que se profundizó sobre cómo llegaron los neandertales y los atlantes a la isla, y de lo que fue de Lorelei al escapar de la catástrofe. Se habló del contacto con los seres de Orion III, asi como también de otros aspectos de la vida de los atlantes (moral, artes y deportes que practicaban).

 

Raúl: Bien, estoy grabando esta canalización en la que voy a intencionar a mi yo superior, a Ro-El-Van para que responda una serie de preguntas sobre la Atlántida. Comienzo a intencionar.

Ro-El-Van: Aquí estoy con cada uno de vosotros, saludándoos de manera formal con todo mi amor impersonal.

Interlocutor: ¿Cómo estás Ro-El-Van? La primera pregunta que voy a realizarte es: ¿Cómo llegaron –tanto los neandertal como los atlantes- a esa isla?

Ro-El-Van: Estamos hablando que hace miles y miles y miles de años la geografía de lo que es el dibujo de vuestro planeta no era igual, así que es tan sencillo como que el entonces que vosotros conocéis como prácticamente un continente -y ya he explicado que no lo es, que era una isla- es tan sencillo como que en aquel momento no era isla, estaba muy, muy pegado a lo que es el continente. Estáis hablando de hace muchísimo, muchísimo tiempo, pensad en esto. Fíjate, fijaos todos que cuando yo dije en una vez anterior que hubo unos seres de otro mundo que de alguna manera incentivaron la curiosidad de algunos cromañones para que estos llegaran a evolucionar, estamos hablando tan sencillamente de estimular la mente analítica, la mente abstracta, pero nunca se dijo que todas y cada una de las civilizaciones que se han gestado en vuestro mundo o en otros mundos -evidentemente- se gestan a la vez.

La conciencia, la mente analítica evoluciona de forma distinta y a un ritmo distinto en función de la zona, en función de grupos, ¿qué quiere decir esto? Que si muy probablemente lo seres de Orión no hubieran interferido, es muy probable que los seres de la Atlántida hubieran llegado a la conciencia, a la mente abstracta mucho antes que el resto. No lo sé, porque no sucedió, pero se podía haber dado, lo que sucede que cuando se incentiva o se estimula esa mente analítica la evolución es muchísimo más rápida. Pero no quiero que la gente piense: Bueno, pero evolucionaron antes porque tuvieron ayuda.

Probablemente si no hubieran tenido ayuda también habrían evolucionado antes, probablemente no, pero no quiero que se quede con esa confusión o con esa duda de cara a la gente porque estoy totalmente en contra de todo lo que tiene que ver con el misterio y se busca todo lo contrario a lo que tiene que ver con la confusión. Lo que se está buscando es que la gente aprenda conceptos y los interiorice si resuenan para con ellos. Entonces no quiero que la gente piense que lo que es el despertar de la conciencia se da de manera colectiva a todo un planeta, creo que sucede por zonas, sucede por civilizaciones, sucede por grupos y en ocasiones se llega antes y en ocasiones se llega más tarde.

El estímulo extraterrestre es una simple anécdota y es una anécdota curiosa, porque nunca se dijo –y es una práctica habitual que realizan distintas civilizaciones de otros mundos- que buscan de alguna manera mezclarse con seres de mundos que recién descubren, que recién exploran o que recién colonizan y de alguna manera incentivan a la evolución estimulando la mente analítica, porque los descubrimientos de lo que para vosotros es la mente analítica es un descubrimiento reciente, es un descubrimiento bastante, bastante reciente, pero hay civilizaciones que la han descubierto hace miles de vuestros años atrás. Esta es la pequeña aclaración que quería hacer al respecto.

Interlocutor: Bien. Maestro, en una canalización anterior dijo que Lorelei fue la única sobreviviente de la catástrofe de la Atlántida. Queríamos saber qué fue de Lorelei, cómo escapó, hacia dónde fue y si queda algún legado suyo.

Ro-El-Van: El tema de Lorelei, el rol que cumplía el espíritu Domanisel, ella era un ser que estaba radicalmente en contra de todo lo que tenía que ver con ese karma fatalista que impregnaba la isla, totalmente en contra. Además, tenía una intuición fuera de lo normal hasta el punto de que era capaz de comunicarse de forma intuitiva con su yo superior y ella sabía, era de las pocas personas en la isla que sabía que había algo más, algo más allá, algo más allá en la muerte, que para ella no era muerte. Ella tenía la intuición que existían entidades del plano espiritual que visionaban, que prestaban servicio y que existía una cantidad enorme de vidas que encarnaba cada una de esas entidades. Por lo tanto veía absurdo, absolutamente absurdo que tantísima cantidad de personas se inmolaran, perdieran la vida y más tarde tuvieran que volver a encarnar.

Por lo tanto, ella se marchó, se marchó poquito antes de los cataclismos finales, porque estamos hablando que la Atlántida, Bracantis, sufrió muchísima cantidad de cataclismos, no sufrió cataclismos en los últimos días o en la semana previa a la catástrofe, venían sucediendo cataclismo durante muchísimos años y cada vez eran más frecuentes los terremotos, cada vez eran más frecuentes los avisos del volcán y la gente de la isla vivía con –digamos- la idea de que algún día sucedería lo peor y durante generaciones se han ido preparando para lo peor. Los temblores venían no solo a causa de una investigación de la cual ya comenté, sino que incluso sucedían de forma natural, de tal manera que ya la isla era bastante, bastante inestable en la propia naturaleza de la isla. Si a eso le añadimos el experimento que era muy inestable, causó un estado de inestabilidad en la isla que poco a poco fue a peor.

No eran pocos los que lo veían venir, no eran pocos los que lo predecían, incluso esa especie de sismógrafos que ya tenían en la Atlántida eran unos cristales que se incrustaban en el suelo y eran capaces de predecir terremotos. Ya se veía venir que iba a suceder, entonces muchísima gente se iba preparando. Y bueno, pues Lorelei estaba tan absolutamente en contra, tan absolutamente en contra… Ella había estado muchísimo tiempo en pareja con uno de los más grandes genios modulador de cristales de la época, él se llamaba Nokodar y tenía una idea absolutamente arraigada de lo que era el karma fatalista, lo pregonaba, que tenían que quedarse porque era valentía. A Lorelei se le implantaron una cantidad de engramas muy grande en la parte conceptual cuando ella decidió marcharse y él no la siguió. Mayores engramas que se le implantaron cuando él la acusó de que lo abandonaba y de que lo traicionaba. Con todo el dolor en su alma coge un vehículo la Lori y se marcha de la isla, tuvo que apartar la mirada.

En este mismo momento estoy en contacto con Domanisel, que me envía la imagen, que me envía la idea, que me envía todo el concepto y estoy estremeciendo de una manera gigante a mi 10%, al receptáculo, porque el sentimiento, la emoción de ese momento es algo que no se olvida. Yo puedo decir que he vivido el cataclismo desde mi prisma, pero puedo asegurar que vivirlo desde el prisma de Domanisel es algo impactante. No pudo mirar atrás como la isla quedaba hecha pedazos y quedaba en absolutamente nada. Nada quedaba de esa isla, ningún vestigio. Todos los cristales disueltos, toda la información de ocho mil años de civilización, con avances que aún vosotros en vuestro mundo actual no habéis llegado, no habéis llegado…

Interlocutor: ¿Hacia dónde fue maestro?

Ro-El-Van: Huyó hacia la zona que actualmente para vosotros es Portugal, probablemente porque le quedaba más cerca, probablemente no tenía ni energía para continuar. Tampoco podía ir a ningún lugar, estamos hablando que se estaba gestando la civilización, pero la mayor parte de seres que había estaban todavía en estado muy primitivo. Además que no sobrevivió más de un año, porque murió a causa de un virus. Cuando Lorelei huye no se lleva consigo nada de tecnología, apenas tiene tiempo para huir, justa y no coge nada de tecnología.

Aparte las cúpulas que aislaban las ciudades de la Atlántida impedían muchísimo tipo de virus y enfermedades y, salvando las distancias, me recuerda a este tipo de razas extraterrestres que de alguna manera se encuentran aisladas en su mundo, en su mundo está todo limpio, no existe ningún tipo de virus y cuando salen a otro mundo se infectan y mueren todos los de la nave. Son situaciones que se han dado, porque no tienen un sistema inmunitario para combatir.

A veces pensáis que viviendo en un mundo utópico donde no existan las enfermedades sois más felices, pero es cierto que vuestro sistema inmune se vuelve más débil, pero esto daría para otra explicación con la que ahora no me quiero extender.

Interlocutor: Bien maestro, queríamos saber por cuánto tiempo estuvieron los extraterrestres de Orión III en la Atlántida o en contacto con la Atlántida.

Ro-El-Van: No estuvieron mucho tiempo, no estuvieron más de dos mil años. Estuvieron bastante, bastante poco tiempo para todo lo que duró la civilización.

Interlocutor: Bien, ¿el resto de la población ignoraba este contacto o se le ocultaba?

Ro-El-Van: No, todo el mundo sabía de la presencia de estos seres, todo el mundo sabía que existía vida más allá de las estrellas, todo el mundo sabía que habían dejado tecnología, pero no todos podían acceder al contacto con ellos, solo un pequeño grupo selecto, que sería lo más parecido a vuestro gobierno.

Interlocutor: Bien, ¿y cuáles fueron los motivos que produjeron la separación de estas dos civilizaciones?

Ro-El-Van: Estos seres de Orión eran muy belicosos y bastante, bastante crueles de tal manera que lo único que buscaban de ellos era el estudio, era la mano de obra… De tal manera que llegaron a un acuerdo, que es un acuerdo que no es nuevo. Quiero decir, actualmente ya se ha dado ese acuerdo con algunos de vuestros políticos y tuvieron la posibilidad de poder abducir una cantidad x de personas, se las llevaban a otros mundos y los explotaban en trabajo para ellos; en otros casos directamente los usaban para estudio y luego los mataban y se deshacían del cuerpo.

Interlocutor 2: Hola maestro, le habla Adrián y tenía una duda. Quería saber si la tecnología que los seres de Orión III les otorgaron a los atlantes era de uso para todos los atlantes, si todos los atlantes podían acceder a toda la tecnología.

Ro-El-Van: De alguna manera los replicaron, replicaron la tecnología, porque varios científicos de Orión estuvieron en contacto con una cantidad enorme de científicos que tenía Bracantis, una cantidad enorme de científicos que tenían contacto directo con estos seres y de alguna manera pudieron aprender a replicar mucha de la tecnología, muchos de estos aparatos y esos aparatos luego sí se comercializaban en masa. Ojo a lo que estoy diciendo, porque en ocasiones estoy hablando de comercializar, pero por supuesto y como sucede en vuestro mercado actual algo no se comercializa si no está probado que funciona, por lo que se sometía a muchísimos test, había muchísima tecnología que se ocultaba porque no funcionaba bien o porque no les interesaba, había muchísimos intereses creados también y no toda la tecnología llegó a las manos de todos.

Interlocutor 3: Maestro, le hago una consulta. ¿Cómo se comunicaban ellos? ¿A través del lenguaje tenían un aparato que traducía?

Ro-El-Van: Tenían un aparato traductor de conceptos.

Interlocutor 3: Muy avanzado.

Ro-El-Van: No voy a entrar en detalle, porque llevaría muchísimo tiempo y no disponemos de ello. Eran unos aparatos muy pequeños que traducían directamente el pensamiento que transmitía la entidad, cuando digo entidad lo digo en formato neutro, por eso digo entidad, ¿no? Porque me puedo referir tanto a seres grises, como a homo sapiens-sapiens, como me puedo referir a seres reptilianos o de cualquier otro tipo que habitaban en otros mundos con el que ellos se comunicaban mediante el traductor. Además es un aparato muy masificado en el uso cotidiano de lo que es exploración a otros mundos.

Interlocutor 4: Hola maestro, ¿cómo está? Le hago una pregunta: ¿Cuál fue el motivo del conflicto entre ellos? ¿Hubo algún exceso de parte de los de Orión?

Ro-El-Van: El problema es que los atlantes se cansaron de que constantemente abdujeran a gente. Se saltaban los acuerdos, abducían a más de la cuenta y sin permisos abducían a quien no tenían autorización, quiero decir, que a veces abducían a “peces gordos” –como diríais vosotros- y, aparte, prácticamente la tecnología la daban a cuentagotas. Los atlantes querían toda la tecnología y los seres de Orión por supuesto que no dieron toda su tecnología, sino que daban pequeña tecnología y además la daban a cuentagotas.

Eso causó un estado general de controversia hasta tal punto que los atlantes cortaron todo tipo de relaciones y les impidieron entrar porque no solo tenían cúpulas de energía que aislaba a la isla de los cambios climáticos y de los problemas atmosféricos, sino que incluso tenían una cúpula energética que impedía todo tipo de avance, impedía entrar o salir a alguien de la isla y cortaron totalmente las relaciones con ellos, no quisieron volver a entrar. Se quedaron con muchísima tecnología.

Interlocutor 2: ¿Poseían también tecnología ofensiva en la Atlántida?

Ro-El-Van: Sí, tenían tecnología ofensiva, pero esto era para uso muy, muy particular, lo llevaban muy poco.

Interlocutor: Bien maestro, queremos saber hasta dónde llegaba la tecnología de los cristales.

Ro-El-Van: Llegaba hasta el punto que era capaz de almacenar bibliotecas enteras vuestras de tal cantidad de información, llegaba hasta el punto que tenían unos botones que eran capaces de grabar todo tipo de acontecimientos, llegaban hasta el punto que podían incluso proyectar una imagen que vosotros llamaríais holográfica como en algunas películas de vuestra ciencia ficción.

Interlocutor: Bien y quiero hacer una consulta maestro, en la composición los cristales ¿tenían el elemento químico carbono?

Ro-El-Van: Tenían elementos químicos indescriptibles, irreconocibles para vosotros puesto que se extraían del mundo de origen de Orión III.

Interlocutor: Bien, nos gustaría saber cómo era la moral de los atlantes, cómo se llevaban entre ellos, si eran orgullosos, humildes…

Ro-El-Van: Tenían una cantidad tremenda de lo que tenía que ver con la moral, lo que tenía que ver con la lealtad. A parte, estamos hablando de una isla que tenía una cantidad de autoayuda enorme y cuando digo autoayuda me refiero a auto-ayuda la palabra compuesta literal, lo que para vosotros es la autoayuda. Había una cantidad tremenda de gente que se limitaba a filosofar, había muchísimo filósofo, había muchísimo que para vosotros serían escritores -para ellos serían grabadores de cristales-, que no se llamaban así.

Interlocutor 3: O sea, que usted maestro podría definir que la civilización atlante tenían un plano bastante importante, bastante interesante medio, ¿no?

Ro-El-Van: Sí, sí, por supuesto, porque se preocupaban de ayudar al otro, se preocupaban constantemente de explicar conceptos nuevos al otro, se crearon una cantidad de conceptos muy grande, una cantidad de técnicas de ayuda muy, muy grande. El problema era que era imposible de eliminar esa filosofía del karma que tenían, una filosofía del karma que actualmente los brahamanís tienen.

Era muy, muy extrema y eso fue lo que les condujo a su perdición, porque tenían una moral bastante elevada, se preocupaban por el otro, brindaban al otro, el problema es que también había muchísimos conflictos con las emociones, con los apegos, con los intereses; era una civilización que creían muchísimo en el apego y sabemos que el apego y el amor personal provienen también del ego y se utilizaban muchísimo los cristales de autoayuda, los psicólogos, los psicoanalistas, los filósofos…

Había una cantidad de ellos tremenda en la isla. No solo eran científicos, también eran filósofos, eran “escritores”, eran descubridores de nuevos conceptos… La isla fue una isla de amor prácticamente, porque había una cantidad de amoríos muy, muy grande; desengaños, traiciones…

Interlocutor: Maestro, ¿practicaban algún deporte que conozcamos o parecido a algo que conozcamos?

Ro-El-Van: Sí, practicaban idéntico lo que para vosotros sería el atletismo, idéntico, incluso realizaban juegos como vosotros donde se mezclaban varios tipos de deporte, pero sería entrar en demasiado detalle. Aparte, no solo el deporte era importante para ellos, era muy importante, sino que también era muy importante todo lo que tenía que ver con la ciencia, la tecnología que tenían se desarrollaba mediante la ciencia hasta el punto tal que había científicos que no podían salir del atrio de trabajo y no podían ver a sus familias, pero no lo hacían como obligación, lo hacían por compromiso.

Pero todo esto es un arma de doble filo, porque si yo estoy hablando que tenían muchísimos libros de autoayuda querrá decir –y cuando digo libros, me refiero a cristales- que es una arma de doble filo porque si tenían escritos o grabaciones de autoayuda quiere decir que la gente los compraba porque la gente los usaba, si la gente los usaba era porque les hacía falta ayuda, si les hacía falta ayuda era porque tenían una cantidad desmesurada de roles de ego no integrados, por lo cual estamos hablando que si bien muchos se encargaban de ayudar, muchos otros tenían unos roles del ego tan grande que no les permitían ir al plano cuatro, porque sabemos que en el plano cuatro no hay ego y había una cantidad de ego muy grande en la isla, pero no de guerras, no se guerreaba en la isla…

Había posibles conflictos de intereses, debates, problemas de discusiones, pero no había problemas de guerras, no se encontraban los unos a los otros y se masacraban, no había torturas, no había rebelión, no había ningún tipo de conflicto interno, se vivía en armonía, pero lo que sí que había era una cantidad de roles del ego sobre todo referidos a lo que es la pasión, lo que es referido al amor personal, al enamoramiento, ese amor pasional ciego y es por eso que utilizaban mucho la filosofía, la autoayuda. Pero ojo, porque cuando hablamos de autoayuda estamos hablando de una herramienta que sirve para ayudarse a uno mismo, no sirve para ayudar a los demás y muchísima gente caía en la indiferencia y luego no ayudaban a los demás, solo se ayudaban a sí mismos, no había un concepto tan avanzado en la isla como lo que vosotros tenéis actualmente por psicointegración.

Interlocutor 2: Maestro, ¿tenían también arte, música, cine o danza? También literatura, poesía…

Ro-El-Van: Sí, amaban todo lo que tenía que ver con la literatura, las novelas, pero todo hablamos de cristales, cristales que incluso podían proyectar imágenes de tal manera que esa literatura se fue perdiendo y se fue transformando en algo parecido a lo que para vosotros es cine, pero no sería cine, ¿no? Sería otra cosa. Aparte, también creían muchísimo en el arte, sí, tenían muchísima cultura de lo que vosotros más tarde ibais a ir descubriendo. Y bueno, va dar tiempo para poco más, ¿tenéis algo más o cortamos?

Interlocutor 2: Tengo una última pregunta: ¿el significado de Bracantis cuál sería?

Ro-El-Van: El significado de Bracantis era “Tierra de todos”, puesto que se creía que todos los que vivían en esa isla habían sido “elegidos”. Ellos consideraban que habían sido elegidos por el Supremo.

Interlocutor 2: De acuerdo.

Ro-El-Van: Bien, vamos a dejarlo aquí, sé que hay más preguntas, pero lo vamos a dejar para otra vez y vamos a dejar descansar a mi 10%, al receptáculo. Hasta todo momento.

Interlocutor: Hasta todo momento maestro, muchas gracias.

 


TERCERA PARTE

Segunda sesión en el día 6 de marzo de 2015

Interlocutores: Adrián y Robert 

Médium: Raúl

Entidad: Ro-El-Van

Tercera sesión sobre la civilización de la Atlántida, en la que se habló de los supervivientes que salieron del planeta en naves espaciales antes del cataclismo final. Se comentaron aspectos referidos al lugar al que fueron y qué hicieron en él, nivel espiritual actual y algunos detalles sobre su tecnología armamentística.

Raúl: Bien, voy a intencionar nuevamente de vuelta a mi yo superior, a Ro-El-Van, para que matice algunos conceptos sobre los atlantes.

Ro-El-Van: Nuevamente con todos vosotros, aquí estoy.

Interlocutor: Bienvenido de nuevo maestro y en esta segunda sesión le hemos llamado para contestar algunas preguntas que nos quedaron a raíz de la primera canalización sobre la Atlántida. Si quiere dar algún mensaje primero…

Ro-El-Van: No, ya. ¡Que me tenéis frito ya con la Atlántida! Jejeje.

Interlocutor: Jaja, vale.

Ro-El-Van: Puedes preguntarme, por supuesto.

Interlocutor: Vale, vamos para allá. Se habló, hablaste tú en una anterior canalización sobre tres naves que salieron de la Atlántida antes del cataclismo, ¿cierto?

Ro-El-Van: Sí, así es.

Interlocutor: Queríamos saber si estas naves eran espaciales y a dónde fueron.

Ro-El-Van: Bien. Sí, vayamos por partes si quieres. Sí, fueron tres naves que pudieron llegar a por lo menos más allá de veinte mil años luz a otro brazo de la galaxia muy lejano. La idea era abandonar, no solo la isla, sino abandonar directamente el planeta porque podían pensar que la inestabilidad de la isla era tal que podía destruir el planeta entero, que por fortuna luego no fue así, pero los cataclismos eran realmente muy fuertes.

Interlocutor: ¿Cuánta gente salió en naves hacia la galaxia?

Ro-El-Van: Fueron aproximadamente entre veinte y veinticinco personas en cada una de las naves. No fue mucha gente, estamos hablando de que muy poquita gente lo sabía el tema.

Interlocutor: ¿A qué planeta fueron?

Ro-El-Van: El planeta vosotros lo conoceríais como Arán, era el tercer planeta de su estrella, por lo tanto sería Arán III. Se establecieron en ese planeta y actualmente es uno de los mundos más avanzados de toda la galaxia.

Interlocutor: De acuerdo. Queríamos saber también si habían salido los atlantes a la galaxia o al espacio antes de que todo esto sucediera, digamos a modo de prueba o a modo de explorar el universo.

Ro-El-Van: No, no lograron salir antes de ese momento, era tecnología experimental y tan experimental era que en el momento de la hecatombe final lo toman como una prueba de fuego. O sea, si tenemos que morir igual, por lo menos intentamos huir, por lo menos morimos huyendo. Pero la tecnología funcionó correctamente.

Interlocutor 2: Maestro, ¿cómo decidieron este lugar precisamente? ¿En base a qué?

Ro-El-Van: No, en base a nada, fue al azar. No tenían ni siquiera información cuando llegaron al planeta, no tuvieron ni siquiera información de si estaba habitado, de si no estaba habitado. Capaz podrían haber huido –utilizando la expresión terrenal vuestra- del fuego para caer en las brasas, pero afortunadamente no fue así. Se está hablando de algo que ahora puede ser más –vosotros utilizáis la palabra “popular”- popular porque de alguna manera somos ya varios los que nos hemos interesado, sobre todo varios que tenemos un “apego”, entre comillas porque las entidades espirituales no tenemos apego, pero –muy entre comillas, ¿vale?

Para que me entendáis- somos ya varias las entidades espirituales que tenemos un apego especial por la Atlántida, que hemos indagado sobre el tema, que hemos explorado sobre el tema y que hemos estado en contacto con algunos de los thetanes o espíritus 100% puros que diseñaron esas naves y por eso he podido conocer un poco el tema, pero realmente había un secretismo total de ese tema.

Interlocutor: ¿Por qué guardaban el secreto?

Ro-El-Van: Se guardaba con tantísimo recelo porque la tecnología hasta que no estaba 100% testada, hasta que no estaba 100% probada, hasta que no estaban seguros que la tecnología era funcional no la hacían pública. Sucedió con los cristales, sucedió con la cúpula energética, sucedió con muchísimas cosas, eso no es una filosofía que os es a vosotros ajena, sino que os resulta bastante familiar porque también se aplica en vuestra sociedad actual. Hasta que una tecnología no está 100% diseñada, probada, testada, no se hace pública; sucedía lo mismo en la Atlántida con todo tipo de tecnologías.

Tal vez tampoco se hubiera hecho público, porque tal vez, no lo sé porque no puedo captar la mente conceptual de cada uno que estuvieron ahí. Tal vez había intereses creados también y tal vez –puede ser- que aunque hubiera estado probada, la tecnología no hubiera interesado que llegara a la gente públicamente porque a lo mejor se hubieran marchado o bueno, yo no lo sé, no tengo manera de saber eso, pero es una idea.

Interlocutor 2: Maestro, cuando llegaron a ese planeta, ¿ellos encontraron el planeta deshabitado o había alguna especie que ya lo habitaba?

Ro-El-Van: Había civilización, pero estaba bastante poco avanzada. Cuando digo civilización me refiero a que había mente abstracta y me refiero a que había individuos que comenzaban a elaborar por sí mismos mediante creatividad. Llegaron los atlantes y con toda la tecnología que se habían llevado, con todos los cristales que se habían llevado con múltiples ideas, con múltiples teorías, con información e información de tecnología lograron ayudar a esta civilización a salir adelante, a evolucionar muchísimo más; era una civilización de tipo homo sapiens-sapiens con el ADN distinto al vuestro, pero en cuanto a morfología serían bastante parecido a vosotros y bueno, convivieron juntos hasta que los atlantes dejaron de llamarse atlantes para comenzar a llamarse aranos, ¿no? Porque es verdad que no fueron de turismo, se establecieron directamente ahí y extendieron no solo su filosofía, sino también su linaje. No solo la tecnología, sino también el linaje. Su ADN se mezcló con el ADN de la civilización que ya estaba habitando este planeta.

Interlocutor: De acuerdo, maestro.

Ro-El-Van: Ya actualmente sigue siendo uno de los planetas más avanzados de toda nuestra Vía Láctea.

Interlocutor: Vale, ahora volvemos a eso, pero quería volver al tema de por qué se fueron del planeta, a diferencia de todos los que se quedaron allí en la Atlántida. ¿No creían en el karma fatalista?

Ro-El-Van: No. Cuando hablamos que en la isla creían en el karma fatalista, sobre todo estamos hablando de gente –sobre todo, eh, porque hay excepciones- que no tenían información y cuando hablo de información me estoy refiriendo a que la mayor parte de científicos… Bueno, la mayor parte sería discutible, pero una parte importante de científicos, de la comunidad científica tenían una intuición bastante, bastante elevada y muchos de ellos pensaban o razonaban más o menos coherentemente y se dieron cuenta que quedarse ahí era poco más que un suicidio y que tal vez podían salvar la vida, sobre todo hablando –insisto- de la comunidad científica.

Cuando hablando de gente de a pie de calle, gente que habitualmente iban a su iglesia, gente que tenían su religión muy, muy arraigada, esa gente ignorante, el pueblo ignorante, mal llamado ignorante porque podían tener muchísimo mayor compromiso para con el otro a pesar de su karma fatalista, pero sí ignorante en cuanto a conocimiento y seguramente menos intuitivo, esa gente de a pie de calle nunca se hubieran replanteado irse a pesar de tener vehículos voladores a diferencia de gran parte de la comunidad científica. Y ojo porque hay excepciones, hay parte de la comunidad científica, que aún con toda la información que poseían, que aún con toda la supuesta intuición que tenían se quedaron por apegos, en muchas ocasiones “bueno, si tal se queda, yo me quedo” o “bueno, yo me quedo porque esta es mi tierra” cuando sabemos que la tierra no es de nadie porque sabemos que en lo espiritual no existe un espíritu que sea de Francia, otro que sea de España, otro que sea de Argentina, ni existe un espíritu que sea de la Atlántida o de Bracantis, no existe eso, ni existen los espíritus aranes, no existe eso.

Entonces muchos de la comunidad científica, algunos de la comunidad científica se dieron cuenta de eso, pero –insisto- al final, por el motivo que sea, apegos, el desconocimiento de tener otras naves que les pudieran llevar fuera, muchos se quedaron en la isla porque pensaban que aunque cogieran un vehículo volador iban a morir porque el planeta entero se iba a destruir a diferencia de otros seres como el rol de Lorelei que cuando abandonó la isla había hecho un examen en profundidad -muy exhaustivo- y sabía que los temblores no iban a llegar al continente.

Interlocutor: ¿Los aranes han vuelto a la Tierra alguna vez?

Ro-El-Van: Sí, sí lo han hecho mediante misiones de exploración.

Interlocutor: ¿Y se han dado a conocer?

Ro-El-Van: Ninguna civilización fuera de otros mundos se han dado a conocer salvo que te estés refiriendo a un círculo muy, muy pequeño gubernamental y aún en este caso los aranes no se han dado a conocer ni siquiera en ese pequeño círculo. Sencillamente ir, ver y marcharse, ni siquiera han interactuado.

Interlocutor: ¿Cuándo vinieron?

Ro-El-Van: No, hace ya bastante tiempo que vinieron, pero ojo a lo que te voy a decir porque esta revelación también es interesante, porque siguen visitando este planeta actualmente. Por supuesto, de vez en cuando, no te puedo decir una rutina evidentemente, pero de vez en cuando han estado entrando y saliendo del planeta y de hecho tienen incluso avanzadas bastante cercanas para poder llegar al planeta porque se han dado cuenta de que el planeta está en una fase bastante, bastante avanzada aunque salvando las distancias, porque no hablamos de avanzado por la palabra “avanzado” que ellos entienden, ¿no?

Ellos la palabra “avanzado” la tienen para otro tipo de terminología teniendo en cuenta lo avanzados que están ellos, pero entienden que aquí se ha hecho un progreso enorme, teniendo en cuenta la historia porque ellos poseen la historia de cómo era prácticamente el planeta en ese entonces.

Interlocutor 2: Maestro, una consulta, ¿ellos tienen concepto espiritual y se encuentran en planos –podríamos decir- medianamente elevados?

Ro-El-Van: Sí, se encuentran en un plano muy, muy elevado, incluso en plano 5. Plano 4, plano 5… Muchísima noción del bien, muchísima idea de ayudar al otro, es una civilización que incluso se ha llegado a extender a otros sistemas, a otros mundos, para conseguir ayudarlos mediante su tecnología. Los han ayudado a descubrir la tecnología de cristales, los han ayudado a descubrir tecnología defensiva, los han ayudado a descubrir a sobre cómo preservar los alimentos, sobre cómo lograr unas cosechas mejores, los han ayudado a muchísimas cosas que estas civilizaciones luego han logrado en muchos casos agradecer a los aranes.

Interlocutor 2: ¿Tienen alguna base cerca del planeta o en el planeta ellos?

Ro-El-Van: ¿Cerca de vuestro planeta?

Interlocutor 2: Sí.

Ro-El-Van: Tienen varias bases en distintos planetas de distintos sistemas bastante cerca, sobre todo cerca comparado con la distancia a la que están, ¿no? A unos ciento y pico de años luz.

Interlocutor: ¿Toda la tecnología que tenían de Atlántida la conservaron?

Ro-El-Van: No, pero lo que no conservaron lo redescubrieron. Estamos hablando de una civilización que tiene actualmente muchísimos científicos y que se han dedicado muchísimo a la ciencia.

Interlocutor: Vale y ¿nos puede comentar un poco la tecnología que tienen actualmente?

Ro-El-Van: Sería bastante complicado porque tendríais que precisar a lo mejor en qué aspecto, ¿no? Porque tecnología va en muchísimos aspectos, pero es una tecnología avanzadísima, incluso a nivel de tecnología defensiva tienen una cúpula de energía y las cúpulas de energía son capaces de detectar hasta el más pequeño de los microbios que se acerca a esas cúpulas. Aparte, tienen sensores que les permiten detectar todo tipo de naves a muchísima, muchísima distancia más allá de su sistema a nivel defensivo estamos hablando. Estamos hablando que tienen cúpulas que son capaces de desmaterializar al acto la persona o la nave que se acerque.

De todas maneras, prácticamente no hay nave que logre llegar a menos que desactiven la cúpula, aunque no hay nave tampoco que consiga llegar por los sistemas defensivos que tienen a nivel de armamento de tal manera que ellos no solo poseen, porque ellos se han extendido a lo largo del sistema, a lo largo de distintos sistemas y tienen colonizados todos los planetas de su sistema y todos sus satélites, de tal manera que tienen avanzadillas defensivas en cada uno de esos planetas y en cada uno de esos satélites. Cada uno de esos planetas posee cúpulas que son capaces de detectar y poseen sensores que llegan a decenas de años luz.

Interlocutor: Muy interesante, ¿y a nivel ofensivo?

Ro-El-Van: A nivel ofensivo no colonizan, no atacan, no es una civilización guerrera, a diferencia de Orión. No colonizan, no atacan, no hacen daño, sino que las armas ofensivas que tienen las utilizan únicamente en defensa propia. Son armas incluso avanzadísimas porque incluso poseen un arma estremecedora, que solamente tienen ellos en toda la galaxia y que solo posee también una civilización de la galaxia vecina, de la galaxia de Andrómeda, que es un arma de vacío, que es capaz de hacer desaparecer absolutamente todo lo que toca.

Interlocutor: ¿Cómo funciona? ¿Crea el vacío de alguna manera?

Ro-El-Van: Sí, es un arma que sería complicadísimo de explicar a nivel físico, pero se trataría de un arma que crea el vacío dentro de una zona de vacío de tal manera que todo lo que pasa en ese vacío, en esa zona de vacío, automáticamente lo desintegra, automáticamente y estamos hablando que no es un arma a corto alcance, estamos hablando que es un arma que colocado desde uno de los planetas de su sistema –y estamos hablando que el sistema tiene trece planetas-, ubicado en alguno de estos planetas tiene la distancia suficiente –y estamos hablando ubicado en la estructura, en la superficie del planeta-, tiene una distancia tal que podía llegar a disparar una nave que se encontré fuera del sistema. O sea, que el alcance además del arma es tremendo, porque no es un arma de mano, se trataría de un arma que es una estructura colosal muy, muy grande.

Interlocutor: Tremendo.

Ro-El-Van: Desarrollaron no solo con tecnología punta, sino además con una física cuántica muy avanzada. Aparte, es una civilización que ha descubierto la antimateria, es una civilización que ha descubierto todo tipo de anti-gravedad, de hecho la anti-gravedad ya se conocía en tiempos atlantes y han llegado incluso han llegado a extenderse por otros mundos de tal manera que les han plantado cúpulas defensivas para evitar amenazas externas, si eran mundos que estaban siendo agredidos o colonizados o atacados. Imagina la moral que tenían para defender otros planetas.

Interlocutor: Esta arma que comentas, ¿sería capaz de destruir un planeta?

Ro-El-Van: No, un planeta no se puede destruir, pero sí que sería capaz de hacer desaparecer cualquier tipo de estructura enorme. Podría llegar a hacer desaparecer vuestro Pentágono perfectamente en cuestión de segundos.

Interlocutor: ¿Y no quedaría rastro?

Ro-El-Van: No quedaría ningún tipo de rastro, porque quedaría directamente desintegrado creando vacío. Lo que sucede que el arma está pensada para dispararse sobre el vacío, por lo pronto se utiliza en el universo, no se utiliza en una superficie.

Interlocutor: De acuerdo, pero ¿llegaría a atravesar las cúpulas energéticas este arma?

Ro-El-Van: Muchas cúpulas energéticas las podría llegar a atravesar, hay otras que no.

Interlocutor: ¿Qué nivel de ataque podría soportar una cúpula si estuviéramos hablando de las más potentes?

Ro-El-Van: ¿Una cúpula de las más potentes?

Interlocutor: Sí.

Ro-El-Van: Podría llegar a desmaterializar prácticamente cualquier tipo de arma de energía, desmaterializar un arma de energía, de tal manera que la energía no llegaría ni siquiera a entrar y estamos hablando de que las armas de energía son de las armas más avanzadas en todas las civilizaciones de vuestra galaxia, por eso no he hablado de armas nucleares, porque las armas nucleares no son tan avanzadas como las armas de energía.

Interlocutor: Realmente muy interesante el tema que nos comenta.

Ro-El-Van: Daría para varias sesiones más, eh, pero no vamos a excedernos más del tiempo ya y no sé si había una última pregunta para cerrar.

Interlocutor: No, maestro, quedó claro y si quiere dar un último mensaje y ya podemos dar por concluida la sesión.

Ro-El-Van: Bien, vamos a cerrarlo aquí. Os dejo con toda mi luz, hasta todo momento.

Interlocutor: Bien, hasta todo momento.

 


ENLACES RECOMENDADOS:

Bracantis

Los extraterrestres

Orión III al descubierto

Misterio revelado de las pirámides

REFERENCIAS:

La Atlántida – Wikipedia

Hipótesis sobre la Atlántida – Wikipedia

Teorías sobre la Atlántida – Sobre Leyendas

En busca de la Atlántida – Youtube (Documental de National Geographic)

Misterios sin resolver: La ciudad perdida de la Atlántida – Youtube (Documental de Canal Historia)

En busca de la Atlántida perdida – Youtube (Documental de National Geographic)



Compartir

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion