Sarda-El 07/09/12

Médium: Raúl Caballero

Entidad: Sarda-El

Interlocutor: Laura

Dialogó con la interlocutora sobre la necesidad del ego y la individualidad que nos otorga, y cómo saber donde está el equilibrio. Explicó una vida en un mundo donde parte de la población se desvivía por ayudar a los demás. En esa vida intentó enseñar el equilibro a la hora de ayudar, aunque él mismo no siguió su consejo, abandonando a su familia por enseña a los demás.


Interlocutor: Bienvenido.

Sarda-El: Gracias querida interlocutora. Es importante para mí poder expresarme porque entiendo que si en el plano físico tenéis dudas, también nosotros tenemos dudas en el plano suprafísico. ¿A qué nivel? Tal vez sería la pregunta.
Es lógico que nosotros no tenemos algunas dudas que son para vosotros naturales. Vosotros os preguntáis sobre el significado de la vida, vosotros os preguntáis sobre qué hay más allá de la muerte. En algunas civilizaciones se preguntan qué hay más allá de las estrellas. Nosotros no tenemos estas inquietudes pero tenemos otras inquietudes. En ocasiones son inquietudes a nivel interno. ¿Qué quiere decir preocupaciones a nivel interno?
Mi 10% encarnado sabe que en ocasiones duda y que esas dudas también me mueven a mí desde mi plano. Pero ¿cómo de importantes son las dudas realmente? Porque más allá de dudas, para mí, lo verdaderamente importante es que las propias dudas que yo me genero son las que le contagio también a mi parte encarnada. O sea, es como una cadena. Y ¿qué dudas tengo yo? Yo tengo dudas sobre lo que vosotros llamáis ego.
Lo que vosotros llamáis ego en ocasiones pienso que parar nosotros es importante, para nosotros entidades espirituales y para vosotros en el plano físico también.
¿Por qué es importante el ego? Algunos Maestros en alguna ocasión me han comentado que el ego es como que da esa dosis de individualidad dentro de cada ser. Nos convierte en únicos también el ego. Yo digo que es necesario el ego incluso, y lo podéis interpretar a mal si digo que es importante el ego para figurar. Porque vosotros me podéis jugar la trampa y decirme: ah bueno, pero figurar también es negativo porque también es ego. Yo digo, ojo con eso, porque yo digo que el ego es importante para ser uno mismo como es. Me parece contradictorio que en ocasiones los Maestros de Luz hablen de que se tiene que tolerar al otro con sus virtudes y con sus defectos cuando la palabra defectos engloba el 95% de roles del ego. ¿Entonces se tiene que tolerar al ego? ¿Entonces se tiene que tolerar el error? ¿y eso no se contradice con lo que dicen los Maestros de Luz? Que dicen que los, cuando dicen que verdaderamente hay que superar el ego. Ellos hablan de que el ego es un lastre pero yo digo que el ego nos hace únicos y ellos dicen que es importante ser únicos. ¿Entonces? Y a veces noto que como que hay contradicciones. Ellos dicen que no hay que ser permisivos con el error. Pero luego dicen que hay que tolerar con las virtudes y los defectos y los defectos son el 95% roles del ego ¿entonces? Y yo, como entidad espiritual es como que me saturo y si tuviera un codificador físico me entraría en cortocircuito.

Interlocutor: Porque el ego es, en cierto grado sí individualidad pero es como un porcentaje, o sea, nos tenemos que mirar a nosotros mismos pero no que todo rodea a nosotros mismos. No sé si me explico o me entiendes.

Sarda-El: Pero querida interlocutora, estar pendientes de uno mismo no es negativo.

Interlocutor: Claro.

Sarda-El: Entonces, si yo solo pienso en mí mismo eso sí es negativo.

Interlocutor: Si.

Sarda-El: Bien. Si yo solo pienso mí mismo, entonces tengo defectos, ¿cierto?

Interlocutor: Pero es que no debes de pensar solo en ti mismo.

Sarda-El: Sería un defecto.

Interlocutor: Si

Sarda-El: Y tú interlocutora, te tocaría tolerar ese defecto mío. Porque los Maestros de Luz decís que es importante tolerar defectos y virtudes.

Interlocutor: Claro, porque una persona es como tener pros y contras y hay que aceptar a la persona tal y como es. Porque no todos somos iguales. Todos tenemos unas características que nos definen como únicos.

Sarda-El: ¿El ego no te hace única?

Interlocutor: Depende de hasta qué punto, de hasta qué grado.

Sarda-El: No entiendo.

Interlocutor: A ver, egocentrismo es todo lo que gira a uno mismo y lo que hay que hacer es que no gire a uno mismo. Tener el concepto de que somos uno mismo pero que también somos más personas, más gente alrededor. Hay que tener uno mismo y alrededor, a todos los que nos rodean.

Sarda-El: Bien, pero si supongamos que yo no tengo en cuenta el alrededor. Entonces tengo ego.

Interlocutor: Entonces siempre habrá alguna persona en la que te ayude para ir superando esos roles del ego y ver que no estas tú solo sino que hay más personas a tu alrededor.

Sarda-El: ¿Pero se tiene que superar?

Sarda-El: Sí.

Sarda-El: Se tiene que superar quiere decir que es un defecto. ¿Pero los defectos no hay que tolerarlos?

Interlocutor: Claro, pero es en tiempo, tú te irás dando cuenta. No todos nacemos aprendiendo. Tenemos que tener un tiempo para aprender. Y darnos cuenta de nuestros errores para ir superándolos.

Sarda-El: Yo tuve una vida atrás donde recuerdo que aprendí a que el ego nos hace humanos. El ego nos hace humanos porque nos hace equivocarnos también. Y equivocarse es humano.

Interlocutor: Claro, tenemos que aprender.

Sarda-El: No logro comprender ese significado tan negativo que le dan los Maestros de Luz a lo que es el ego. Porque el ego es humano también.

Interlocutor: Sí pero hasta cierto grado.

Sarda-El: ¿Hasta qué grado interlocutora? ¿Hasta qué grado?

Interlocutor: El darse cuenta de que no estás solo. No solo estás tú y todos están pendientes de ti. Sino eres tú que tienes que estar bien contigo mismo y luego ayudar a los demás y estar con los demás.

Sarda-El: Yo como entidad espiritual discrepo con la mayoría de Maestros de Luz porque es como escuchar un dos más dos es cuatro. O sea, es como si hubiera una ley escrita que dijera: ah bueno, tener ego es negativo. Yo no la veo la ley escrita. Yo no la comparto.
No lo entiendo. Particularmente no lo entiendo, no me entra en mi concepto.
Lo que tú estas diciendo interlocutora es como decir: bueno tienes que integrarlo porque el ego es negativo. ¿Por qué?

Interlocutor: Porque vivimos… no solo estas tú, no solo existes tú y todo lo que sucede a nuestro alrededor es en base a lo que te pase a ti. Sino estás tú y hay más. Entonces hay que vivir contigo y con más personas. ¿Me entiendes?

Sarda-El: Parcialmente, porque yo entiendo de que hay más seres como yo.
Yo no pienso solo en mí. Aún así, a veces, se contactan Maestros de Luz y me dicen: tienes ego, como, como…

Interlocutor: Igual porque piensas demasiado en ti y hay que pensar en ti y con los demás.

Sarda-El: Por eso te pregunté interlocutora hasta qué grado, ¿cómo defines la línea? Yo, para mí, particularmente no tengo ego. Pero luego reconozco objetivamente o más que reconocer objetivamente es como que copio las palabras de los Maestros de Luz que me dicen que tengo ego. Y digo: bueno tengo algunos roles del ego que me impiden subir. La prueba es que no subo al plano 4. O sea, para nosotros entidades suprafísicas existe una prueba tangible. Entre comillas, tangible porque no se palpa. Pero para lo que nosotros es tangible, ¿se entiende lo que quiero decir? Y para mí, mi prueba es mi vibración. Cuando yo no he subido al plano 4 es porque tengo roles del ego. Yo no entiendo que tenga roles del ego pero los Maestros de Luz me dicen que tengo roles del ego.

Interlocutor: ¿Y qué roles del ego te dicen que tienes?

Sarda-El: Ellos piensan que yo no comprendo que el ego haya que mantenerlo equilibrado, que haya que integrarlo. Ellos hablan de integrar los roles del ego. Yo hablo de que no esta mal tener ego. Tal vez es ahí donde discrepamos. Y tal vez es por ahí por donde andan los puntos conflictivos.

Interlocutor: Si.

Sarda-El: Pero no logro comprenderlo tampoco… ¿hasta qué grado el ego es positivo? Ha habido algún Maestro de Luz que me ha dicho que el ego no es positivo nunca. ¿Cómo que no es positivo nunca?

Interlocutor: Porque siempre se intenta… llega un momento en que no hace falta pensar en… o sea, tienes que pensar en que tú estás bien, y en el momento en que tú estás bien, pensar en los demás y ayudar a los demás en todo lo que puedas sin importar creo yo.

Sarda-El: ¡Ah! Querida interlocutora, entonces tal vez no subo de nivel por mi falta de compromiso para con el otro porque no me comprometo en el servicio para con los demás o tal vez es una unión y no me comprometo con servicio para con los demás porque tengo ego.

Interlocutor: Puede ser.

Sarda-El: Solo pienso en mí mismo, eso no es cierto. Tal vez pienso demasiado en mí mismo y por ese motivo no presto atención al que tengo lado. Y al no prestar atención al que tengo al lado, no lo ayudo. Es un tema, puede ser. Estoy conceptuando ahora. Estoy dudando. Llevo varios de vuestros meses debatiendo con los Maestros de luz sobre el tema. Es complicado.

Interlocutor: Yo pienso, yo me veo en mí y entiendo que dedico un cierto tiempo, un poco de tiempo para estar bien yo y luego siempre intento ayudar a todo ser en que pueda ayudar, siempre estoy ahí. No sé, me nace también, no es una cosa que piense que deba hacer. No es porque me nace así.

Sarda-El: Es interiorizar y después exteriorizar. Es una sensación de sentir, es una sensación de ser, es una sensación de…también eso es creación dicen los Maestros de Luz.
Es un tema, es un tema, vamos a dejarlo ahí porque es un tema, necesito conceptuar sobre eso. Es complicado. Es bastante complicado. Voy entendiendo, lo que quieres decir lo estoy digiriendo, lo estoy dirigiendo. O sea, es algo que a uno le sale de adentro con todo su ser. Sería lo que dicen los Maestros de no prestar servicio para obtener una recompensa.

Interlocutor: Correcto.

Sarda-El: Aha, está bien. Yo he tenido como entidad espiritual ese sentimiento en varias ocasiones. Sé que mi parte física se encarga de ayudar siempre. Pero en ocasiones le falta, y lo voy a decir con entre comillado: “en ocasiones le falta corazón”. Tal vez es algo que le transmito yo también al igual que mis inquietudes. Como él también tiene una percepción del ego distinta al igual que yo.
En ocasiones al contrario, se deja el corazón en exceso para ayudar al otro. Es un tema de equilibrio, ¿no? También. Es complicado. Entiendo que en varias vidas atrás he podido transmitir conceptos sobre lo que era el equilibrio y no me han hecho caso tampoco. Recuerdo que tuve una vida en China donde enseñaba sobre la tranquilidad de la mente y a estar equilibrados. Y que en esa vida nadie me hizo caso y que la gente quería… Unos daban su vida por el otro figurativamente, no literalmente, figurativamente. Y otros pensaban únicamente en sí mismos porque consideraban que el camino correcto se encontraba en uno mismo, en el interior. Y como se encuentra en el interior, ¡ah bueno! Solo me presto atención a mí mismo. Y me discutían sobre el equilibrio.
Y tal vez se me han quedado engramas al respecto y ahora me estoy aliviando al recordarlo.
Porque recuerdo que yo dejé familia para fundar una escuela donde enseñaba sobre la quietud de la mente, sobre el estado meditativo, sobre la tranquilidad del espíritu y sobre el encontrar el equilibrio en uno mismo. Y el ayudar al otro porque le sale de dentro pero sin dejar la propia vida. Pero es un concepto que olvidé tal vez. Olvidé entre comillas porque nosotros tenemos memoria de todas nuestras vidas. Y que de alguna manera se eclipsó por el engrama posiblemente. Recuerdo que abandoné incluso familia entera para poder fundar una escuela para poder ayudar a todo el mundo. Entonces yo ahora me hago una pregunta. El Maestro que enseñaba el equilibrio, ¿se daba equilibrio? ¿Tal vez me equivoqué yo en esa vida? ¿Consideras que me equivoqué yo en esa vida interlocutora?

Interlocutor: El enseñar el equilibrio no creo que estuviese…

Sarda-El: Yo abandoné incluso a familia para enseñar el equilibrio. O sea, enseñé el equilibrio pero no lo predicaba.

Interlocutor: Veo que prestaste servicio a los demás aún pensando en ellos con sus extremos pero también creo que deberías haber tenido en cuenta a tu gente, a tu familia. Tampoco abandonarla.

Sarda-El: Abandoné padre, abandoné madre, abandoné esposa y abandoné dos hijos.

Interlocutor: Ahí creo que evadiste también parte de tu responsabilidad en esa vida.

Sarda-El: Aha, ¿eso también es responsabilidad?

Interlocutor: Sí.

Sarda-El: La responsabilidad no es el compromiso para con toda la humanidad. Yo lo entendí así. Para mi el nivel personal no era compromiso. En esa vida, se entiende.
¿Era necesario abandonar todo, todo a nivel personal para poder enseñar el equilibrio a una sociedad entera? Al final muy pocos me hicieron caso, me llena de frustración también que no me hicieran caso. Luego me enteré que mis dos hijos desencarnaron por hambre y mi mujer por enfermedad. Y me sentí culpable, culpable.

Interlocutor: Si

Sarda-El: Desencarné con un profundo sentimiento de soledad. Abandoné a toda mi gente y me quedé solo. Al final nadie me hizo caso tampoco de mis enseñazas, pero yo lo hice con el sentido de ayudar a toda la humanidad

Interlocutor: Creíste en su momento que hacías lo correcto.

Sarda-El: Y tú interlocutora, ¿crees que hice lo correcto? Sé sincera.

Interlocutor: Yo creo que… si tú creíste en ese momento que era lo correcto porque hacías el bien para toda la humanidad, sí es correcto. Pero creo que también tienes responsabilidad si tú tenías ya familia. Si tenías familia tienes que estar con tú familia y con toda la humanidad.

Sarda-El: Me siento mal.

Interlocutor: Yo ya te digo, creo que si en ese momento creías que era lo correcto…Pero bueno… ¿cómo te sientes ahora?

Sarda-El: Mas aliviado, necesito tiempo para conceptuar.

Interlocutor: ¿Te puedo hacer una pregunta que quiere saber JoseCarlos?

Sarda-El: Adelante.

Interlocutor: ¿Cuál es tu nombre conceptual?

Sarda-El: Sarda-El.

Interlocutor: De acuerdo.

Sarda-El: Quiero …

Interlocutor: ¿Quieres darle algún mensaje final?

Sarda-El: No, no, ahora no, no es eso. Quiero retirarme para poder conceptuar yo. Quiero disculparme ante el receptáculo por haberle transmitido de golpe una carga tan grande.

Interlocutor: Espero haber sido de ayuda.

Sarda-El: Gracias interlocutora. Gracias por todo. Tu labor ha sido muy importante para mí. Me siento ahora mucho mejor y voy entendiendo las cosas. Es un paso, ¿no?

Interlocutor: Si, poco a poco.

Sarda-El: Espero poder visualizar pronto ese plano maestro. Porque estoy en el 3.9 y anhelo estar en ese plano. Tal vez también sea ego pero poco a poco como has dicho.

Interlocutor: Todo llega, a su debido momento.

Sarda-El: Gracias por escucharme y por orientarme interlocutora.

Interlocutor: Gracias a ti también.



Compartir