Inseguridades en las relaciones de pareja

26/09/12

Se habló sobre las mente reactiva y los efectos perniciosos de los roles del ego en una relación de pareja. Se explica lo bueno de una relación personal, que aun habiendo ego, nos puede beneficiar. Se explicó ademas como la inseguridad y la desconfianza pueden dañar las relaciones personales y sobre todo las de pareja.


Se ha explicado, en infinidad de oportunidades, que la mente reactiva es la que domina los impulsos, así como también se ha explicado que la mente reactiva impulsiva siempre dice la verdad, nunca miente. Cuando decimos que siempre dice la verdad y nunca miente, por supuesto nos estamos refiriendo, en relación, a lo que en ese momento sentimos en el mismo momento en el que la mente reactiva se apodera de nosotros. Al salir de esa reactividad capaz que cambiamos el punto de vista y entonces como que nos arrepentimos de lo que hemos dicho, nos corregimos, no lo pensamos. Pero la mente reactiva impulsiva se apodera tantísimo de la persona encarnada que en ese mismo momento es como que ni siquiera tiene tiempo de pensar, de razonar o de urdir una mentira.

La mente reactiva siempre es un lastre, porque sabemos que tanto el ego como los engramas son frutos de la mente reactiva.

¿Qué sucede con los roles del ego? Los roles del ego nos pueden poseer hasta tal punto, que nos pueden dejar ciegos conceptualmente hablando y no prestar atención a lo que precisa el otro. El ego no solo es pedante, el ego también es inseguro y el ego como es inseguro, siente celos, siente culpas, transmite culpas, es posesivo, seguramente, en el campo que más condicionan los roles del ego sea en una relación de pareja salvo que los roles del ego condicionan siempre en la vida diaria, estés donde estés, pero probablemente es como que condicionan más en una relación de pareja por un simple motivo. La relación de pareja es amor personal al extremo. Y sabemos que el amor personal a diferencia del amor impersonal, que es 100% puro, el amor personal sabemos que es 50% sentimiento 50% emoción. Y en la emoción hay ego. Por eso, probablemente una relación de pareja sea lo peor. Lo más fácil para que el ego se nutra porque siempre va a haber ego en una relación de pareja. El caso es, hasta que punto esta justificado que haya ego en una relación de pareja. Si bien es lógico que va a haber ego, tampoco podemos permitir que ese ego nos enceguezca hasta tal punto de que llegue al extremo y de esa manera si podemos tener realmente problemas.
Yo creo y lo he dicho en distintas oportunidades, en distintas consultas, en distintas conferencias de que el amor personal es, con equilibrio, realmente fuerte e incluso nos hace volvernos más fuerte pero con equilibrio. El amor personal al extremo, puede volver paranoica a una persona, neurótica, psicótica, y todas las demás variantes porque es como que la persona se vuelve compulsiva.

Hay algo muy frecuente, que sucede bastante en las relaciones de pareja, que es la inseguridad. La inseguridad a ser querido, ese temor a no ser querido por la pareja. Yo siempre he dicho, que una relación de pareja solo se puede dar cuando ambas personas son felices por sí mismas y se reúnen, se juntan para compartir dicha felicidad.

¿Qué quiere decir con esto y que relación tiene con lo primero que he dicho? La felicidad la obtiene cada uno por separado, la obtiene cada uno en el interior, y eso transmite seguridad, porque la persona que es feliz, es segura. La persona que es feliz siempre es segura. No estamos hablando de sobre segura, no estamos hablando de un exceso de seguridad que eso puede ser pedantería y eso ya sería un rol del ego, no, no, no, estamos hablando de seguridad, que uno sepa lo que sabe, tenga autoconocimiento y no tenga miedo de avanzar y tirar adelante. La persona insegura, es como que titubea ante todo y empieza a cuestionarse cosas y la mente reactiva, antes decíamos que es impulsiva pero la mente reactiva en muchas oportunidades es como que también se aprovecha de la mente analítica para urdir planes o para trazar distintas maneras de conseguir algo a favor.

La mente reactiva es un instinto de supervivencia, la mente reactiva sale cuando el individuo se siente amenazado y ve que su supervivencia peligra. Supervivencia ¿de qué tipo? No solo supervivencia física, también supervivencia emocional. Cuando la persona es tan insegura que piensa que no puede obtener nada, sale la mente reactiva aprovechando esa mente analítica para preparar el terreno, para conseguir algo a nuestro favor para sentirnos querido; entonces empiezan las manipulaciones, entonces empiezan los roles de culpa, entonces empiezan los complots y eso es muy negativo porque si de verdad amamos a la otra persona no la vamos a intentar manipular, no la vamos a intentar hacer daño, de ninguna de las maneras. Lo que sucede que el amor personal y el ego es tan posesivo, pero tanto, que en ocasiones olvida el amor que siente por la otra persona porque solo piensa en el amor que uno mismo quiere sentir y el amor que uno mismo siente. Hay gente que se siente tan insegura que piensan, bueno la otra pareja no me quiere, la pareja no me ama, bueno, bien, por partes, porque tampoco quiero decir de que estemos atolondrados y que pensemos ciegamente, ¡Oh bueno! Pero la pareja me ama sino no estaría conmigo. Ojo también de pensar eso porque seria llegar a otro extremo y capaz que la otra persona nos quiere para sacar algo a su favor, para olvidar a la anterior pareja, para olvidar a un ser querido, para tapar ese agujero que existe ahí en su interior o para conseguir nuestro dinero. Entonces tampoco seamos tan atolondrados de pensar, ¡Oh bueno! Pero la otra pareja me quiere sino no estaría a mi lado. Tampoco es eso, tratemos de ser lógicos y coherentes.

Y ¿Cómo se puede ser lógicos y coherentes? Cuando uno piensa, analiza, conductas y actos de la otra persona y ya sé que puede sonar muy frío que uno analice a la otra persona. Pero no como faltando el respeto y a mala fe sino como para protegernos a nosotros mismos también. Y uno puede estar con la pareja y yo creo que el amor es a diario, yo creo que la conquista es a diario, yo creo que en toda relación de pareja la persona ha de demostrar cuanto ama a la otra a diario lo que sucede que hay gente con tan poca amplitud de criterio que piensa que solo hay una manera o dos maneras de demostrar los sentimientos, cuando resulta que hay 20 maneras diferentes o 50 maneras diferentes.

Cada persona es única, cada persona es un mundo, cada persona es un universo y cada persona tiene su manera de demostrar los sentimientos. Hay gente, que he atendido en consulta, que ya sea por engramas o por roles del ego en muchas ocasiones es por engramas incluso de vidas pasadas, están tan condicionados por ellos que les impide de alguna manera expresar sus sentimientos. Pero eso no quiere decir que no amen a la otra persona con todas las fuerzas y capaz que incluso amen más a la otra persona que la otra persona a ella, ósea no tiene nada que ver una cosa con la otra. Pero son incapaces de mostrar sus sentimientos; Demostrarlos, expresándose, pero yo creo que no todo se demuestra expresándose; las acciones a diario, cada pequeña acción que la pareja hace por nosotros, hay que analizarlo absolutamente todo para saber si de verdad la otra persona siente por nosotros lo que nosotros sentimos por ella. Las palabras quedan ahí, son palabras, son bonitas, esta bien, pero más vale una acción que mil palabras, es por eso que siempre hay que fijarse en las acciones de los demás. A mí de qué me sirve que la pareja me diga te quiero, si después de repente no me coge el teléfono, me falta el respeto cuando me ve, no me toma en cuenta para tomar esa decisión tan importante, entonces, de qué me sirve que me diga te quiero veinte mil veces al día, es falso, es hipócrita, no me vale eso. Es por eso que hay que fijarse en las acciones, no en las palabras. Por supuesto que yo siempre he explicado que el halago

El halago es como traicionero, ¿no? Del halago no hay que fiarse, pero que en una relación de pareja siempre he dicho el halago es necesario, el halago es positivo, es bonito que te digan cuanto te aman y que tú digas cuánto amas a la otra persona

Pero también esta la tolerancia y la compresión, hay gente que por un motivo u otro le cuesta más expresarse, ya sea incluso por engramas, y hay que entender esa limitación de la persona; entonces si la amamos tal y como es no vamos a intentar cambiarla vamos a intentar ayudarla para que mejore y aprenda a expresarse. Si, no digo no, pero no vamos a convertir una no- expresión de la otra persona en algo radical para tomar una decisión. Sino que, vamos a intentar comprenderla, tolerarla y ayudarla. Y lo conseguiremos o no, pero lo importante será que la otra persona es que nos seguirá amando, en tanto y en cuanto nos lo demuestre a diario con sus acciones.

Es complicado porque hay que analizar muchas cosas, ya sé que no es fácil una cosa es la teoría y otra cosa, luego, es llevarlo a la práctica, pero bueno, por algo se empieza.
Esa inseguridad que provoca a mucha gente, no sentirse seguro y no sentirse querido con la pareja puede también llevar a ese rastro de posesividad y celos porque la mente reactiva no es tonta, piensa, también piensa, y bueno se da cuenta que si la persona no le dice te quiero o no se expresa debidamente y de repente esta alejada o se ve con otra persona, ya directamente la mente reactiva une: ¡Ah bueno! No me quiere y se va con otra persona, entonces puede llegar a entrar esa posesividad y esos celos insanos. En una relación de pareja es lógico tener celos porque en el amor personal se tiene que tener celos. Si amas a otra persona vas a tener celos. Pero hasta que punto los celos están justificados.

Los celos tienen que ser siempre controlados. Hay celos que te hacen ver fantasmas donde no los hay y ya directamente la otra persona se retrasa un minuto de la hora y ya pensamos que esta con otra persona, que nos ha puesto los cuernos y capaz que no es así, sino directamente se retrasó porque en el trabajo había mucho tráfico, mucho atasco y tardó en llegar. No tiene nada que ver una cosa con la otra. Tratemos de ser equilibrados, es lógico que si amamos a la persona, la queramos poseer, pero poseer no a costa de coartarle la libertad ni libre albedrío porque si confiamos en la persona que amamos directamente no nos va a hacer falta controlarla, no nos va a hacer falta privarle el libre albedrío porque vamos a saber que es incapaz de hacernos daño o que es incapaz de faltarnos a ese compromiso.

¿Cómo lo hacemos si no confiamos en otra persona por qué no nos dice cuánto nos quiere, no nos sentimos queridos? Ahí es donde se complica la cosa porque una cosa puede llevar a la otra. Como no nos sentimos queridos, no sabemos si la otra persona nos quiere, no podemos confiar en la otra persona plenamente y no podemos saber si se retrasa un minuto de la hora si ha sido por una cosa u otra.

Yo digo bueno, es complicado pero todo tiene una solución. Primero de todo, la explicación que he dado para saber si la otra persona nos ama o no nos ama. Segundo de todo, tratar de siempre estar alerta y ¡Ojo! Que alerta no es ser paranoico. Alerta es estar simplemente en un estado de protección como para que no nos hagan daño y tratar de volver a analizar cada acto.

Si la persona se aleja de nosotros si la persona se ve con otra persona eso no tiene porque ser negativo aunque no nos diga cuánto nos ama. Todo esto iría, por supuesto, en función a las acciones que haya demostrado la persona. Porque ya dije que hay que analizar las acciones no las palabras. Pero no tenemos porque suprimirles esa libertad, hay algo muy importante, que es pensar si la otra persona se ve, si la pareja se ve con otra persona y nos falta el respeto, es que entonces no nos merece. Entonces, automáticamente no tenemos el porque estar con esa persona. Por supuesto, por una ley lógica, tenemos miedo de que nos hagan daño, entonces nos protegemos. Nos hacen daño porque tenemos expectativas creadas sobre la persona que amamos y es lógico porque eso es amor personal también, pero hay tanto sobre este tema, la persona que es posesiva puede llegar a ser posesiva al extremo, de llegar a cortar el libre albedrío de la otra persona, yo creo que todo pasa por la confianza.

La confianza es una base lógica del amor. Lo que sucede en ocasiones es que como la otra persona no sabemos si nos ama como nosotros la amamos, es como que ponemos una barrera, una barrera imaginaria se entiende, figurativa y esa misma barrera hace que no sintamos lo mismo por la otra persona, porque estamos inseguros y no sabemos si la otra persona nos ama tanto; entonces es como que nosotros dejamos de amarla tanto, entonces es cuando comienza a mermar esa confianza.

Confianza es una palabra que muchos la pueden imaginar de otra manera. Para mí la confianza es importante, para mí la confianza es positiva, pero eso no quiere decir que tenga que confiar ciegamente en todos. Por eso dije, desde un principio, analizar todas las acciones. Yo recomiendo en esos casos analizar siempre todas las acciones.

Es realmente importante, que estemos siempre despiertos, que estemos siempre en alerta, y sé que puede sonar mal que con la pareja tengamos que estar alerta o despiertos pero tampoco voy a decir que seamos tan atolondrados de confiar en todo el mundo, no, no, no, eso lo dije al comienzo.

Tenemos que aprender a ser, equilibrados, analíticos y en ocasiones es como que la mente reactiva es muy difícil de controlar, eso lo entiendo perfectamente, pero es un trabajo interno, es un trabajo interno de cada uno. En muchas ocasiones puede tardar años ese trabajo o incluso distintas vidas.

Controlar la mente reactiva, yo siempre dije, que es mucho más difícil. Es mucho más difícil controlar la mente reactiva que la mente analítica, ósea, es más fácil que la mente reactiva surja por encima de la mente analítica que al revés. Porque la mente analítica tiene muy poquito tiempo y la mente reactiva tiene miles de millones de años. Entonces siempre va a salir primero la mente reactiva antes que la mente analítica. Ahora bien, con el tiempo, con el pasar del tiempo, y aprendiendo a ser analíticos, aprendiendo a controlarlos, aprendiendo a estar siempre alerta podemos llegar a controlar esa mente reactiva como para que no aflore. Hay que estar siempre alerta, y muchos me dicen, ¡Oh bueno! Pero es un infierno estar las 24 horas del día alerta, me desgasta muchísimo. Yo digo, ¡No! Porque te acostumbras como te acostumbras a respirar. Se hace algo automático con el tiempo. Por supuesto, al principio cuesta, pero tenemos siempre que analizar y estar tranquilos y calmados como para lograr que la mente reactiva no surja.

Primero eso, la persona insegura tiene que trabajarse la autoestima. Porque hemos hablado de que la otra persona no le demuestre lo que siente a la persona y hemos dicho que hasta cierto punto es lógico que la persona quiera que la pareja le demuestre lo que siente. Y si no se sienta parcialmente inseguro. Pero ¡Ojo con eso! Porque no lo justifica, también dije al principio de que la persona ha de estar segura antes de comenzar una relación. La persona segura es la persona que tiene la autoestima fuerte. La persona que tiene la autoestima fuerte no precisa que la otra persona la ame.

Yo amo a la otra persona, y la otra persona me va a demostrar su amor si de verdad me ama y si no directamente no me merece punto eso es lo que va a pensar la persona que es segura. No va a titubear, o me amara o no me amara, no, no, no. Directamente actúa, directamente analiza. La persona que es insegura se debe por un problema de roles de ego, por una autoestima baja. Y es que hay gente que necesita a otra persona para complementarse, sentirse bien. Hay gente que dice, ¡Oh bueno! Yo sin mi pareja no soy fuerte, no soy, no me siento capaz de nada y ahí tenemos un problema. Porque tiene que ser la propia persona la que sea capaz de lograr todo y la pareja simplemente es un apoyo. Nadie dice que no sea un apoyo importantísimo, pero se queda en eso, en un apoyo. Todos podemos lograr todo absolutamente por separado, no precisamos a nadie que esté a nuestro lado. Podemos lograrlo todo por separado. Pero todo pasa por nosotros mismos, todo pasa por nuestro interior, tenemos que aprender a ser fuertes nosotros mismos. La persona que es fuerte, no titubea, no duda, no es insegura.

¿Cómo conseguir esa seguridad, cómo conseguir todo eso realmente? Hay gente que depende de los resultados para ser segura y bueno si consigo un éxito en la vida ya valgo mucho. Yo creo que no es tan así, yo creo que todos valemos por nuestras intenciones, por nuestros actos. Hay que intentar llegar a una meta, pero aunque no alcancemos, la intención es lo que verdaderamente cuenta, todo el esfuerzo que hemos puesto. Yo creo que todos valemos mucho pero tenemos que demostrar lo que valemos en el día a día; en función de servicio para con los demás. Todos somos realmente importantes, porque todos, absolutamente todos, somos hijos del mismo Padre. Entonces todos podemos lograr todo

¿Queremos medir nuestra valía? No creo que sea importante, yo creo que cada uno de nosotros tenemos que hacer todo lo que podamos en función de los demás pero por nosotros mismos siempre sin compararse. Siempre mirando hacia delante, nunca hacia atrás, nunca hacia los costados, siempre hacia delante. Creo que todos somos fuertes para lograrlo, porque solo con que uno lo logre, todos lo demás podemos lograrlo. Todos los demás podemos y si podemos lograr todo, entonces de qué tenemos miedo, de qué tiene que haber inseguridad. No tiene que haber ningún tipo de inseguridad, ni ningún tipo de miedo, ni ningún tipo de temor. Tenemos que ser capaces, de intentar, ya no digo de lograr, de intentar lograr todo, aunque fracasemos. Pero nunca nos autoexcluyamos antes de tiempo porque hay gente que directamente piensa, bueno, yo no valgo para tal tarea, yo no voy a llegar a tal meta y es como que se autoexcluyen ellos mismos antes de comenzar. Bueno, el no ya lo tienes. Vamos a por el si. Si no lo intentas seguro que no lo consigues es cuestión de intentarlo y capaz lo conseguimos o capaz no. Pero eso no nos medirá como más buenos o más fuertes. Sino esa capacidad de intentarlo dónde muchos se han autoexcluido, donde muchos han fracasado antes ni siquiera de intentarlo. Ya somos importantes porque por lo menos lo intentamos. Entonces esa inseguridad desaparece, porque somos capaces de intentar las cosas y cómo no dependemos de resultados no nos va a importar fracasar. Entenderemos que directamente hemos fracasado por cualquier circunstancia que bueno, se volverá a intentar o se intentará otra cosa diferente. No pasa nada. Por eso esa inseguridad desaparece, porque ya no hay temor a lo que suceda, a los resultados, yo le digo a la persona insegura en su relación, bueno, si tu estás seguro de que amas a la otra persona, ¿De qué tienes miedo? De que la otra persona no te ame. Entonces directamente no te merece. Pero, ¿Tú no estás seguro de que la amas? ¿Entonces? ¿Dónde tienes esa inseguridad? ¿Dónde la tienes realmente? Es bonito que la otra persona nos demuestre, pero no es necesario buscar ser amado. Si nosotros amamos la otra persona amara a consecuencia. Nos amará o no, y eso demostrará su amor. Y nos amará y nos lo dirá o no, pero sea como sea siempre nos lo demostrará.

Seamos nosotros mismos.

Gracias por escucharme



Compartir