Roles del ego y engramas

18/03/16

De: Raúl Caballero

Raúl Caballero nos explica la importancia de trabajar los roles del Ego uno mismo y lo peligroso de tratarlos de forma ajena a uno mismo con el consiguiente error de justificarlo todo por el Ego. Explica que los engramas también pueden influir en los roles del Ego y en la importancia de Psicointegración para, incluso, desactivar engramas.


He comentado en varias oportunidades que el Ego forma parte de uno mismo. No se trata de un ente independiente sino que se trata de uno mismo, sería muy sencillo si el Ego fuera algo independiente a nosotros ya que cada conducta podría ser justificada: -“ Bueno pero yo no lo hago, lo hace mi ego” y de esa manera se podrían justificar todo tipo de actos hostiles. Todavía hay personas que eluden la responsabilidad de sus propios Roles del Ego porque no terminan de entender que el rol de ego es lo mismo: -” Y bueno pero qué quieres que haga si tengo Ego” y así justifican pero no es así, no es tan sencillo. El Rol del Ego forma parte de uno mismo, por lo tanto dar cabida al ego es nuestra responsabilidad.

Podemos de alguna manera no dar cabida a los Roles del Ego. Sé que se trata de un trabajo, es un trabajo duro, interno que ha de realizar la propia persona. Hay personas que me preguntan: ¿Y cuánto tiempo dura el trabajo para con uno mismo? ¿Cuánto tiempo dura el trabajo de poder integrar de alguna manera esos roles perniciosos? Y lo preguntan creyendo que se puede hacer un tratamiento completo de Psicointegración como si se tratara de Psicoauditación, y pensando que es en un mes, seis meses o en un año van a tener resueltos los distintos roles. Y mi respuesta es: No. Es un trabajo sin fecha límite, es un trabajo que dura toda la encarnación desde que encarnamos hasta que desencarnamos. Es un trabajo de día a día, es un trabajo de hora a hora, de minuto a minuto, de segundo a segundo, de trabajo constante… Y la clave está, como he explicado en muchas oportunidades en ESTAR PERMANENTEMENTE ALERTA, porque en cuanto nos descuidamos y le permitimos a un rol del ego asomar la nariz -en forma figurativa- automáticamente perdemos el control de nuestros actos porque sabemos que el rol del Ego es caprichoso, el rol del ego manipula, el Rol del Ego engaña, el Rol del Ego señala, el Rol del Ego halaga para obtener algo a cambio, el Rol del Ego traslada culpas, el Rol del Ego nos hace sentir inseguros, nos hace sentir pequeños, nos hace sentir lástima pero a la vez el Rol del Ego también suprime al otro con esa prepotencia que caracteriza al Rol del Ego.

Siempre lo he explicado: Hay distintas maneras de enfocar el Rol del Ego, hay distintas maneras de ver el Rol del Ego. Son dos extremos ¿no? El extremo de la baja estima que da lástima y el extremo de la pedantería. Y la clave está, y lo he explicado muchas veces, en encontrar un equilibrio, en no dejarnos vencer por un impulso egóico en un momento dado pero tampoco por acostumbrarnos a vivir con un Rol del Ego que nos haga sentir pequeños o que nos haga sentir por encima de nuestras posibilidades. Para eso juega un papel fundamental el autoconocimiento, que ese conocimiento de uno mismo, que es con el cual uno puede identificar sus puntos débiles para más tarde identificar el Rol del Ego que lo afecta, pero el trabajo de estudiar los Roles del Ego es un trabajo constante de toda una vida porqué cada persona es distinta y como cada persona es distinta, el Rol del Ego se manifiesta de una forma completamente distinta en cada uno de nosotros. Y es por eso que yo, como estudioso del ego, soy consciente que el trabajo no va terminar nunca. Y está bien que así sea, porque seguimos aprendiendo y que triste sería decir: “Ya hemos aprendido todo”. Siempre hay algo que aprender y siempre hay algo que mejorar porque la idea tiene que estar en tratar de cometer hoy menos errores que ayer pero más que mañana. Porque la clave está en seguir progresando cada día…y llegará el día en que vamos a minimizar nuestros errores.

Al margen de esto que comento, volviendo otra vez al comienzo de la Psicointegración, comentaba la importancia de ver que el Rol del Ego es uno mismo y no es algo externo y que por lo tanto somos nosotros los responsables de trabajar ese rol del ego para que esas conductas inapropiadas no salgan a la luz y nos destruyan relaciones, proyectos, aprendizajes… Pero hay un factor, un factor que he comentado en no muchas oportunidades por el hecho de tratar de que las personas nos resten importancia a sus acciones para con los roles del ego. ¿Cuál es ese factor?: EL FACTOR ENGRAMA.

¿Los Engramas influyen en los roles del ego? ¿Puede un Engrama dictarte una conducta errónea? La respuesta es Sí. ¿Y eso resta de alguna manera? Es decir, ¿Se puede justificar el rol del ego que viene por -precedido- por un impulso engrámico? Seguramente Sí, porque seguramente la persona no depende de ella. Tener esos engramas -digámoslo así ¿no?- en funcionamiento.

No quiero decir con esto que tengamos que excusarlo y he visto casos, creedme, he visto casos de excusar conductas egoicas porque: -“Eh que tengo un Engrama y por eso me equivoco”. Porque he podido comprobar en distintas personas con esas conductas que justificando sus Roles del Ego en base a Engramas se han dejado estar y no se han trabajado porque han pensado: “Es algo que va más allá de mi”, Pero eso no es así, si bien un Engrama puede modificar no sólo la conducta sino incluso el ADN ( o el DNA) de una persona, se puede luchar contra esto… Pero ¿Cómo se puede luchar contra esto? Si de alguna manera sin Psicoauditación… ¿Cómo puedo luchar contra un rol del ego que viene precedido por un engrama?: Con Psicointegración.

Lo que mucha gente sabe es que Psicointegración es una herramienta que ayuda a integrar los Roles del Ego, pero lo que mucha gente ignora es que Psicointegración puede lograr desactivar Engramas muy puntuales, muy concretos que dicten esas conductas egoicas. -“¿Cómo? A ver si he entendido bien. ¿Psicointegración puede borrar Engramas?” Sí, has oído bien, puede borrar Engramas. ¿Cómo? ¿De qué manera? Está bien te lo voy a explicar: Con Psicointegración la persona obtiene las herramientas para controlar los Roles del Ego, una conducta irracional engrámica puede llegar analizándola fríamente, muy fríamente analizándola -y hago un juego de palabras- con la mente analítica. Y ese episodio que tanto daño nos hacía… de repente lo entendemos, lo comprendemos y lo restamos fuerza, de tal manera que ese episodio engrámico deja de afectarnos. Hay que tener mucho dominio de la mente analítica y de los roles del ego para alcanzar lo que estoy contando. Una persona integrada va a grabar menos Engramas por el hecho de tener la situación bajo control, por el hecho de tener la situación controlada, por el hecho de tener los Roles del Ego dominados y aun así es lógico que va haber circunstancias, situaciones que va a escapar a nuestro control porque no somos robots, porque no somos autómatas, porque no tenemos todo controlado pero se va a minimizar el daño de los engramas o la influencia que éstos pueden tener sobre nuestra mente reactiva y sobre nuestros roles del ego. Por eso es tan, tan importante tener los Roles del Ego controlados porque hasta los engramas se rinden ante la mente analítica.

Volviendo al “quid” de la cuestión entonces… ¿Es excusa que un Engrama esté condicionando un Rol del Ego? Seguramente tiene parte de justificación como dije al principio porque es algo que no controlamos, pero es algo que con trabajo y con esfuerzo como he dicho se puede llegar a controlar. ¡Haced la prueba!

Y por eso cobra tanta importancia esta grabación y todas las demás, y por eso cobra tanta importancia Psicointegración. Es por eso nada más. En esa pequeña humildad reside la importancia de Psicointegración. Pensadlo.

Gracias por escucharme.



Compartir