Salud mental

La salud mental es uno de los dos pilares fundamentales de la salud, que son salud física y psíquica. “Ánima sana in corpore sano” y viceversa.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud mental es un estado de bienestar en el que la persona realiza sus capacidades y es capaz de hacer frente al estrés normal de la vida, de trabajar de forma productiva y de contribuir a su comunidad. En este sentido positivo, la salud mental es el fundamento del bienestar individual y del funcionamiento eficaz de una comunidad.

CONCEPTOS DE SALUD Y ENFERMEDAD MENTAL 

La salud mental incluye nuestro bienestar emocional, psíquico y social. Afecta la forma en cómo pensamos, sentimos y actuamos cuando lidiamos con la vida. También ayuda a determinar cómo manejamos el estrés, nos relacionamos con otras personas y tomamos decisiones. La salud mental es importante en todas las etapas de la vida.

En otros términos, la salud mental es el estado de equilibrio entre una persona y su entorno socio-cultural que garantiza su participación laboral, intelectual y de relaciones para alcanzar un bienestar y calidad de vida.

Es un estado de bienestar psicológico y emocional que permite al sujeto emplear sus habilidades mentales, sociales y sentimentales para desempeñarse con éxito en las interacciones cotidianas.

 

 

Lo mental alcanza dimensiones más complejas que el funcionamiento meramente orgánico del individuo. La salud mental ha sido definida de múltiples formas por autores de diferentes culturas: incluyen el bienestar subjetivo, la autonomía y potencial emocional, entre otros.

Sin embargo, las precisiones de la Organización Mundial de la Salud establecen que no existe una definición oficial sobre lo que es salud mental y que cualquier definición estará siempre influenciada por diferencias culturales, suposiciones, disputas entre teorías profesionales, la forma en que las personas relacionan su entorno con la realidad, entre otras cuestiones.

 

 

La enfermedad mental es una condición grave que pueden afectar a la manera de pensar, el humor y el comportamiento. Existen muchas causas de enfermedades mentales. La historia familiar pueden jugar un papel importante, como así también sus experiencias de vida como el estrés o una historia de abuso. Así como también conductas y formas de pensar mal aprendidas que pueden acabar derivando en trastornos graves.

Traumas emocionales o dolorosos y malos hábitos mentales aprendidos son las causas más importantes. Otras causas pueden ser biológicas, causas genéticas, traumas físicos (Ej. Golpes) o abuso de drogas que hayan dejado a la mente del individuo en mal estado, dañando sus sinapsis cerebrales. Los trastornos mentales son comunes, pero existen tratamientos disponibles.

 

 

Un punto en común en el cual coinciden los teóricos es que “salud mental” y “enfermedad mental” no son dos conceptos simplemente opuestos, es decir, la ausencia de un desorden mental reconocido no indica necesariamente que se goce de salud mental y viceversa, sufrir un determinado trastorno mental no constituye siempre y necesariamente un impedimento para disfrutar de una salud mental razonablemente buena.

Dado que es la observación del comportamiento de una persona en su vida diaria es el principal modo de conocer el estado de su salud mental en aspectos como el manejo de sus conflictos, temores y capacidades, sus competencias y responsabilidades, la manutención de sus propias necesidades, la forma en que afronta sus propias tensiones, sus relaciones interpersonales y la manera en que dirige una vida independiente, el concepto es necesariamente subjetivo y culturalmente determinado.

 

 

La salud mental se relaciona con el raciocinio, las emociones y el comportamiento frente a diferentes situaciones de la vida cotidiana. También ayuda a determinar cómo manejar el estrés, convivir con otras personas y tomar decisiones. De acuerdo a estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los problemas de salud mental constituyen alrededor del 15% de la carga mundial de la enfermedad.​ El déficit en la salud mental contribuiría a muchas enfermedades psicosomáticas como la depresión o la ansiedad.

 

 

El tema de la salud mental, además, no concierne sólo a los aspectos de atención posterior al surgimiento de desórdenes mentales evidentes, sino que corresponde además al terreno de la prevención de los mismos con la promoción de un ambiente sociocultural determinado por aspectos como la autoestima, las relaciones interpersonales y otros elementos que deben venir ya desde la educación más primaria de la niñez y de la juventud.

Esta preocupación no sólo concierne a los expertos tales como psicopedagogos y psicólogos, sino que forma parte de las responsabilidades de gobierno de una nación, de la formación en el núcleo familiar, de un ambiente de convivencia sana en el vecindario, de la responsabilidad asumida por los medios de comunicación y de la consciente guía hacia una salud mental en la escuela y en los espacios de trabajo y estudio en general.

 

ASPECTOS PSICOLÓGICOS SANOS

Según Wilfred Bion, la capacidad para tolerar la frustración sería una primera capacidad sana que permitiría al individuo en desarrollo el inicio del proceso de pensamiento y comprensión del mundo y de sí mismo. La función del pensamiento sería la base de la salud mental. Esta se ve favorecida por un ambiente interno de contención que permite tolerar la frustración e iniciar el desarrollo del aparato mental, la base de la salud mental.

 

La práctica de deportes de equipo puede servir como soporte para una correcta salud mental ya que conlleva diversos beneficios debido entre otras cosas a la interacción social y los objetivos de equipo, así como la neurogénesis debido al desarrollo de habilidades motrices, cognitivas e intelectuales que permiten desarrollar actividad con mayor solvencia llegando a cumplir así las demandas establecidas por la práctica. Todas las habilidades desarrolladas pueden más tarde ser transferidas a la vida cotidiana.

 

La salud mental ha sido definida como un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, contando con la capacidad de afrontar las tensiones de la vida cotidiana y trabajar (en general y para sí mismo) de forma productiva. En la mayoría de los países, los servicios de salud mental adolecen de una grave escasez de recursos, tanto humanos como económicos.

La mayoría de los recursos de atención sanitaria disponibles se destinan actualmente a la atención y el tratamiento especializados de los enfermos mentales y, en menor medida, a un sistema integrado de salud mental. En lugar de proporcionar atención en grandes hospitales psiquiátricos, los países deberían integrar la salud mental en la asistencia primaria, ofrecer atención de salud mental en los hospitales generales y crear servicios comunitarios de salud mental.

 

 

La promoción de la salud mental requiere implementar programas médicos, sociales y sobre todo gubernamentales con un mismo fin, promover la salud mental durante todo el ciclo vital, para garantizar niños mentalmente sanos y evitar trastornos mentales en la edad adulta o la vejez. Una manera importante de hacerlo será la prevención de la inestabilidad emocional.

Es necesario no separar la realidad de la salud mental de la salud física. La relación que existe entre las enfermedades biológicas y las enfermedades mentales tienen una evidente conexión. Por el ejemplo, el tema alimentario.

 

CONSIDERACIONES CULTURALES Y RELIGIOSAS 

El concepto de salud mental es, una construcción social y cultural, aunque pueden definirse algunos elementos comunes. Por esta razón, diferentes profesiones, comunidades, sociedades y culturas tiene modos diferentes de conceptualizar su naturaleza y sus causas, determinando qué es salud mental y decidiendo cuáles son las intervenciones que consideran apropiadas (*).​

Los estudiosos tienen a su vez diferentes contextos culturales y religiosos y diferentes experiencias que pueden determinar las metodologías aplicadas durante los tratamientos.

El modelo holístico de salud mental en general incluye conceptos basados en perspectivas de antropología, educación, psicología, religión y sociología, así como en conceptos teoréticos como el de psicología de la persona, sociología, psicología clínica, psicología de la salud y la psicología del desarrollo.

 

 

Numerosos profesionales de la salud mental han comenzado a entender la importancia de la diversidad religiosa y espiritual en lo que compete a la salud mental. La Asociación Estadounidense de Psicología explícitamente expresa que la religión debe ser respetada, y también dice la Asociación Estadounidense de Psiquiatría dice que la educación en asuntos religiosos y espirituales es también una necesidad (*2).

 

MODELO DE BIENESTAR 

Este es un ejemplo de modelo de bienestar con cinco áreas vitales, desarrollado por Myers, Sweeny y Witmer:

  1. Esencia o espiritualidad.
  2. Trabajo y ocio.
  3. Amistad.
  4. Amor.
  5. Autodominio.

Además consta de doce sub-áreas:

  1. Sentido del valor.
  2. Sentido del control.
  3. Sentido realista.
  4. Conciencia emocional.
  5. Capacidad de lucha.
  6. Solución de problemas y creatividad.
  7. Sentido del humor.
  8. Nutrición.
  9. Ejercicio.
  10. Sentido de autoprotección.
  11. Control de las propias tensiones.
  12. Identidad sexual e identidad cultural.

Todos estos puntos son identificados como las principales características de una funcionalidad sana y los principales componentes del bienestar mental. Los componentes proveen un medio de respuesta a las circunstancias de la vida en una manera que proporciona un funcionamiento saludable.

 

PROMOCIÓN DE LA SALUD MENTAL 

La promoción de la salud mental parte del principio de que todas las personas tienen necesidades de salud mental y no sólo aquéllas a las que han sido diagnosticadas condiciones deficientes de salud mental. La promoción de la salud mental concierne esencialmente a la realidad social en la que todos se sientan comprometidos con el bienestar mental.

La misma se da a través de proporcionar recursos para que se haga efectivo el mejoramiento de la salud mental en las personas con el fin de llevar una vida saludable​. En la primera conferencia internacional de promoción de la salud, se tomaron como requisitos para la promoción de salud: la paz, la educación, la vivienda, la alimentación, la renta, un ecosistema estable y la equidad.

 

Central Park, Nueva York. El rectángulo de la salud.

 

NIVELES DE INTERVENCIÓN

Se plantearon distintos niveles de intervención que sirven como base de las estrategias para la promoción de la salud: la elaboración de políticas saludables, fortalecer la acción comunitaria, creación de ambientes de apoyo, desarrollo de las habilidades personales y reorientación de los servicios de la salud.

 

 

MEDIDAS DE PROMOCIÓN DE LA SALUD MENTAL 

Las diferentes medidas de promoción de la salud mental deben tomar en consideración, en primer lugar, al concepto amplio e integrado de lo que implica la misma. El aspecto preventivo, por lo tanto, implica una intervención sobre sus distintos condicionantes: la neurobiología, personalidad y el ambiente.

 

 

En primer lugar, las medidas sobre la neurobiología en la actualidad se limitan a los psicofármacos cuando se ha identificado ya un problema a nivel psíquico sensibilidad o para evitar una recaída.

Por otro lado, medidas que puedan tomarse en el ámbito de la personalidad son destinadas a una mayor armonía en la configuración de la misma y descansan sobre intervenciones terapéuticas, estilos educativos y de vida buscados por el propio sujeto o promovidos por el entorno.

Por último, las medidas ambientales caen sobre la propia sociedad, estrategias para fomentar valores sociales y promover el bienestar, y sobre el entorno cercano que dependen del mismo individuo y de su contexto más próximo, familiares, amistades, grupo social e instituciones a las que pertenece.

 

REFLEXIÓN FINAL

Queda claro que la salud mental es imprescindible para que las sociedades sean capaces de convivir en paz y armonía. Si se lograsen los objetivos planteados se podría crear un mundo feliz o al menos con menos contrastes, incomprensión y desigualdad.

Ahora toca trabajar para mejorar lo mejorable y ayudar a que todo el mundo pueda llegar a pensar algún día lo afortunados que son de estar en un lugar en el que merece la pena vivir.

 

 

Adrián (10% de Adiron-El)


*Un ejemplo claro de esto es lo que una comunidad considera locura o estabilidad mental, corrigiendo o criticando en su conducta a la persona que se considera que comete un error o es un desestabilizado mental o social.

*2: Cabe aclarar que las religiones contienen aspectos espirituales, pero no son necesariamente verdaderamente espirituales. Ya que normalmente se estancan en conceptos estáticos que no evolucionan, dogmas, y no tiene sentido para el ser espiritual dicho estancamiento (por su propia esencia).


ENLACES DE INTERÉS:

Técnica Psicointegración: https://tetra-el.org/conocimientos-basicos/que-es-psicointegracion/

Técnica Psicoauditación: https://tetra-el.org/conocimientos-basicos/que-es-psicoauditacion/

La Espiritualidad: https://tetra-el.org/articulos/autoconocimiento-y-salud/el-concepto-de-espiritualidad/

Camino hacia el autoconocimiento: https://tetra-el.org/articulos/autoconocimiento-y-salud/camino-hacia-el-autoconocimiento/

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

Medline – Concepto de salud mental: https://medlineplus.gov/spanish/mentalhealth.html

Salud mental: https://es.wikipedia.org/wiki/Salud_mental

Mente: https://es.wikipedia.org/wiki/Mente

Cerebro: https://es.wikipedia.org/wiki/Cerebro

Asociación Estadounidense de Psicología: https://es.wikipedia.org/wiki/Asociaci%C3%B3n_Estadounidense_de_Psicolog%C3%ADa

Asociación Estadounidense de Psiquiatría: https://es.wikipedia.org/wiki/Asociaci%C3%B3n_Estadounidense_de_Psiquiatr%C3%ADa



Compartir